CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Internet

La nostalgia de Edward Snowden por Taco Bell (y otros detalles íntimos del denunciante del NSA)

Por Simón Posada

(CNN en Español) — Edward Snowden es fanático de la comida rápida, y en Moscú, donde vive desde el 23 de junio de 2013, puede encontrarlo casi todo, menos Taco Bell, un restaurante que recuerda con nostalgia. Esta revelación se la hizo al periodista Ewen MacAskill en el diario inglés The Guardian a raíz de la publicación de su libro, “Sin lugar donde esconderse” (“Permanent Record”), publicado el 17 de septiembre de este año, que consiste en una suerte de memorias sobre sus 36 agitados años de vida.

MIRA: Edward Snowden buscó en las redes de la CIA pruebas de que los extraterrestres existen. Esto es lo que encontró.

La agitación en la vida de Snowden comenzó cuando sólo era un adolescente que amaba las computadoras y los juegos como Legend of Zelda y Super Mario Bros. En su libro cuenta que accedió a una instalación nuclear e informó a las autoridades de sus vulnerabilidades. También cuenta, además, que durante su tiempo trabajando como contratista de la NSA buscó información clasificada sobre extraterrestres, estelas químicas y el cambio climático, y encontró que las teorías de la conspiración sobre estos temas son falsos: “los extraterrestres nunca se han puesto en contacto con la Tierra, o al menos no se han puesto en contacto con la inteligencia estadounidense”, escribe Snowden en sus memorias.

En entrevista esta semana en el podcast del comediante Joe Rogan, Snowden le dijo “Lo sé, Joe, sé que quieres que haya extraterrestres […] Sé que Neil deGrasse Tyson tiene muchas ganas de que haya extraterrestres. Y probablemente los hay, ¿verdad?”.

Pero la intromisión que lo haría reconocido a nivel mundial no tiene que ver con extraterrestres. Comenzó a sus 29 años, cuando fue fue asignado a un equipo de Booz Allen Hamilton en Hawai. Snowden está acusado de espionaje y robo de propiedad del gobierno en Estados Unidos por filtrar volúmenes de información sobre inteligencia estadounidense y operaciones de vigilancia a los medios. En julio de 2015, la Casa Blanca rechazó una petición para perdonarlo a Snowden y mantiene, desde entonces, su posición de que Snowden debería regresar a Estados Unidos.

LEE: Diego Luna y Edward Snowden discuten sobre “Privacidad”

En las instalaciones de Hawai, Snowden se dio cuenta de un programa estadounidense de altísimo secretismo que consistía en recopilar vastas secuencias de datos telefónicos e Internet. En la película que Oliver Stone hizo sobre su vida en 2016, se le ve ocultando tarjetas SD en un cubo Rubick, pero en la entrevista con The Guardian Snowden no confirmó que eso hubiera sido así. Sólo se limitó a decir: “Un cubo de Rubik puede ser muy útil y funciona como un dispositivo de distracción y también funciona como un dispositivo de ocultación”.

Sin embargo, le contó a The Guardian como guardó datos en una computadora vieja que un día, al intentar pasar por una puerta de seguridad, le llamó la atención a un guardia. “¿Qué estás haciendo con esta máquina”, recuerda Snowden que le dijo el guardia. “Robando secretos”, fue la respuesta que le dio, y ambos rieron. Allí trabajó hasta el 10 de junio de 2013, pero antes de eso, el 16 de mayo, ya había hecho contactos con el periodista Barton Gellman de Washington Post. Snowden le revelaría a él y a periodistas de The Guardian la existencia del programa del gobierno de captación de datos.

Snowden voló a Hong Kong el 20 de mayo de 2013. Luego, el 23 de junio de 2013 llegó a Moscú, donde el mismo presidente del país, Vladimir Putin, confirmó que estaba en en el área de tránsito del Aeropuerto Internacional Sheremetyevo de Moscú. Ese mismo día su pasaporte estadounidense fue revocado. Casi un mes después, el 24 de julio, medios de comunicación rusos informaron que Rusia había aprobado documentos para Snowden que le permitirían “ingresar al resto del país mientras se consideraba su solicitud de asilo temporal”.

MIRA: Rusia extiende hasta 2020 asilo de Edward Snowden

Desde entonces, no hay registro de que Snowden haya salido de Rusia ni mucho menos haya regresado a Estados Unidos, país que ha hecho todo para llevarlo de vuelta y juzgarlo. De hecho, el día que su libro salió al mercado, fue demandado por el Departamento de Justicia, quien alegó en la demanda que no recibiría el dinero de las regalías porque, según el Gobierno, pertenecen a Estados Unidos.

“‘Al firmar los Acuerdos de Secreto de la CIA, Snowden reconoció expresamente que entendía y aceptaba que el Gobierno de Estados Unidos estaba poniendo especial confianza en él al otorgarle acceso a información clasificada […] Su editor ‘no tiene ningún reclamo legítimo sobre las ganancias de Snowden, que pertenecen propiamente a Estados Unidos’”, dice la demanda presentada el 17 de septiembre pasado en el Distrito Este de Virginia.

¿De qué vive, entonces, Edward Snowden hoy en día? “¿Están tomando dinero de los rusos? No, por supuesto que no, la respuesta es no”, le respondió entre risas Snowden a Joe Rogan en su podcast, y explicó que vivía de hablar, de dar charlas vía internet a personas de todo el mundo desde Moscú y que, de hecho, eso lo obligaba a tener que pasar en vela muchas noches, por cuenta de la diferencia horaria.

LEE: ¿Es un caso de privacidad o de espionaje el de Edward Snowden? 

Según le dijo a The Guardian, después de vivir seis años en Moscú ya tiene una residencia permanente –su asilo está extendido hasta 2020–, similar a una green card estadounidense, y ya no tiene miedo de salir a la calle. En una entrevista que fue portada de la revista Wired en junio de 2014, se le describe llegando al encuentro con la revista escondido debajo de unas gafas oscuras y una gorra de béisbol. Hoy, en cambio, “ha prescindido de las bufandas, sombreros y abrigos que alguna vez usó como disfraces y ahora se mueve libremente por la ciudad, montando en el metro, visitando galerías de arte o el ballet, reuniéndose con amigos en cafés y restaurantes”, escribió MacAskill en The Guardian.

De hecho, desapareció la soledad que sintió alguna vez. Snowden le reveló a The Guardian que hace dos años se casó en un juzgado ruso con Lindsay Mills, una mujer que conoció en un sitio web de citas llamado HotOrNot, donde las personas calificaban fotografías de personas: él la calificó a ella con un 10 sobre 10, y ella a él con un ocho. Según le dijo a The Guardian, viven en un apartamento de dos dormitorios a las afueras de Moscú. Él mismo se define como “un gato de interior por elección”, y aunque le dijo a The Guardian que le gustaba viajar y que el exilio ha evitado eso, ha podido visitar San Petersburgo y la localidad de Sochi, en el Mar Negro.

“Una de las cosas que se pierde en todas las políticas problemáticas del gobierno ruso es el hecho de que este es uno de los países más bellos del mundo. La gente es amigable. La gente es cálida”, dijo a The Guardian. Sin embargo, aunque pareciera estar cómodo en Rusia, Snowden le dijo a Gayle King y Tony Dokoupil en “CBS This Morning” que regresar a Estados Unidos es su objetivo final: “Pero si voy a pasar el resto de mi vida en prisión, la única exigencia que todos debemos aceptar es que al menos tenga un juicio justo. Y eso es lo único que el gobierno se ha negado a garantizar porque no proporcionarán acceso a lo que se llama una defensa de interés público”, dijo Snowden.