CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

Daniel Quintero Calle, el independiente que le ganó al uribismo en Medellín

Por CNN Español

(CNN Español) — En Medellín, la segunda ciudad más importante de Colombia, y el bastión más fuerte del uribismo en este país, la corriente política del expresidente Álvaro Uribe Vélez fue derrotada por un candidato que se definió como independiente y sin maquinarias, y que fue elegido como el nuevo alcalde de Medellín con la votación más alta en años.

«La esperanza derrotó al miedo», dijo el alcalde electo tras conocer los resultados.

Daniel Quintero Calle nació en Medellín en 1980. A sus 39 años ganó las elecciones a la alcaldía de Medellín con poco más de 303.000 votos, logrando el 38,5% de la votación sobre su contendor más cercano, Alfredo Ramos, que obtuvo unos 235.000 votos, el 29,8% de la votación. Ramos era candidato del Centro Democrático, el partido liderado por el expresidente y senador Uribe, con el que también fue elegido en 2018 el presidente Iván Duque.

La victoria de Quintero Calle, que se lanzó por un movimiento impulsado por firmas, sorprendió a muchos pues ganó contra todo pronóstico. Antes de las elecciones varias encuestas lo ponían como segundo en la intención de voto. Invamer, por ejemplo, le daba un 25% frente a un 36% que tendría Ramos. Otra, la de la encuestadora Guarumo, le daba un 46% de intensión de voto a Ramos, y 28,2% a Quintero Calle. Pero en las urnas hubo un resultado diferente: el candidato independiente le sacó 8,6 puntos de ventaja, casi 70.000 votos más, al que las encuestas daban como ganador.

«Hemos vencido sí, al miedo con esperanza», dijo Quintero Calle en su discurso de victoria en Medellín este domingo. «Al cinismo (lo vencimos) con trabajo duro, con el trabajo de todo un equipo que se movió en la calle sin partidos, sin jefes políticos. Una política diferente».

Para la Alcaldía de Medellín la votación por el partido Centro Democrático bajó del 34,41% en 2015 al 29,88% en 2019. Además, en todo el país, este partido pasó de tener el 7,81% en 2015 al 5,52% en 2019.

En Antioquia, los resultados para el Centro Democrático en la Gobernación también fueron adversos. El candidato del uribismo, Andrés Guerra, fue derrotado en las urnas con el 28,70% de los votos, frente al ganador, Anibal Gaviria, que obtuvo el 36% de los votos, una diferencia de 170.000 votos.

En las elecciones presidenciales de 2018 el candidato del Centro Democrático, Iván Duque, obtuvo un 53,1% de los votos en Antioquia, en primera vuelta y en la segunda alcanzó un 72,53% de los votos.

El expresidente Álvaro Uribe reconoció este domingo que su partido perdió las elecciones.

No responde a los ataques

Daniel Quintero Calle creció en los barrios populares de Medellín y ganó gracias al trabajo «de todo un equipo que se movió en la calle sin partidos, sin jefes políticos», dijo en Caracol Radio.

Fue un niño prodigio: se graduó del colegio a los 14 años y empezó a estudiar en la universidad, pero con la muerte de su mamá se retiró de estudiar y empezó a trabajar vendiendo postres, siendo mensajero y otros oficios más. A los 16 intentó nuevamente estudiar en la universidad, pero por los altos costos de la matrícula tampoco pudo estudiar. A los 17 se ganó una beca y pudo ingresar a la Universidad de Antioquia donde estudió Ingeniería Electrónica, dice su página web.

En su haber de estudios tiene una especialización en Finanzas en la Universidad de los Andes, en Bogotá; un Magíster en Administración de Negocios (MBA) en la Universidad de Boston, EE.UU, y un un curso para líderes globales en Administración de Finanzas Públicas en Harvard Kennedy School of Government, según su perfil.

Durante su campaña, el candidato fue objeto de lo que él llamó una campaña sucia, en la que fue vinculado, en principio por el expresidente Álvaro Uribe como «el agente de Petro en Medellín» e invitó a votar por su candidato Alfredo Ramos.

Más adelante, a pocos días de las elecciones, fueron instalados carteles que lo vinculaban con el líder de izquierda Gustavo Petro, que junto a Uribe tienen polarizada a Colombia bajo la dicotomía de izquierda o derecha. El candidato se desmarcó de Petro.

Y Petro dijo que era una «podredumbre de la extrema derecha de Medellin» vincular su nombre con el de Quintero y aclaró que su candidato en esa ciudad era Jairo Herrán.

En septiembre, cuando denunció la campaña sucia en su contra, el candidato bloqueó a Uribe y a Petro en Twitter «para evitar que se contaminara la contienda en Medellín con la disputa nacional», le dijo a Caracol Radio.

‘Hay que unir a Medellín’

Esa independencia que reclama Quintero Calle fue con la que, según él, le ganó al uribismo: «Haciendo una campaña respetuosa» y «sin ataques personales».

«Me preguntaban ‘¿por qué no responde los ataques?’: porque íbamos a ser los alcaldes de Medellín y quien quiera gobernar a Medellín debe pensar en unirla y no en dividirla», dijo este domingo.

El alcalde electo de Medellín se desmarcó de los principales líderes políticos tanto de Medellín como del país y dijo que una de sus estrategias fue no polarizar.

«Yo personalmente los respeto a todos, a Uribe a Petro, a Duque, a Fajardo, a todos, pero yo no fui ni el de Uribe, ni el de Fajardo, ni el de Petro, ni el de Duque. Esta fue una campaña independiente», dijo a Caracol Radio.

«Hemos demostrado que se puede hacer una política sin personalismos, sin ataques personales, una política respetuosa y que los medellinenses prefieren esa política de respeto», dijo en su discurso este domingo.

Ahora dice que gobernará para todos en su ciudad. Entre sus propuestas están la de hacer de Medellín la capital de la cuarta revolución industrial, una ecociudad que respire el aire limpio y, para los animalistas, crear «una ciudad que respeta a los animales y que le dice nunca más a las corridas de toros».

Pero sobre todo, su objetivo es unir a la capital antioqueña, «sanar las heridas que ha dejado la polarización y a llevar la esperanza a los que han sido sometidos al miedo».

Y ese miedo al que se refiere Quintero Calle, quizá se deba a las huellas que dejó la violencia en esta ciudad, que alguna vez tuvo tan mala reputación que algunos lugareños la apodaban “Metrallo”. Aunque fue la ciudad natal del infame capo de la droga Pablo Escobar y un foco de delincuencia en la década de 1990 y principios de 2000, plagada de miles de asesinatos, las tasas de criminalidad en Medellín han disminuido, y ahora, según el alcalde electo «hay una sola Medellín» que él gobernará y unirá.

Quintero Calle será alcalde de Medellín entre el 1 de enero de 2020 y el 31 de diciembre de 2023.