CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Chile

Llegan a acuerdo en Chile para redactar una nueva constitución

Por Daniel Silva

(CNN Español) — El Congreso de Chile logró esta madrugada un acuerdo para redactar una nueva Constitución y alcanzar la paz en el país.

Según Jaime Quintana, presidente del Senado, se realizará un plebiscito en abril de 2020 con dos preguntas.

Se le preguntará a la ciudadanía si «aprueba o rechaza» una nueva constitución y «qué tipo de órgano debería redactar la nueva constitución».

Según la decisión que ofrezca la consulta plebiscitaria, conjuntamente con las elecciones regionales de octubre de 2020, se elegirán bajo sufragio universal los miembros de la Convención Constitucional.

LEE: Gobierno de Chile anuncia el inicio del camino hacia una Constituyente

La otra opción sería una Convención Mixta Constitucional que sumaría (en partes iguales) a los miembros electos, los parlamentarios en ejercicio.

publicidad

Según Quintana, el órgano constituyente solo «tendrá como objeto redactar la nueva constitución» y se disolverá finalizado el proceso. Quienes sean candidatos a su integración deberán renunciar a cualquier cargo público y quedarán inhabilitados al servicio público por un año después de concluir su trabajo. La Nueva Carta fundamental de Chile, cuando esté redactada, será sometida a plebiscito de ratificación «con sufragio universal obligatorio».

MIRA: Chile y la reforma constitucional: ¿riesgos y oportunidades?

De acuerdo con el presidente del Senado de Chile, este acuerdo busca una «salida pacífica y democrática a la crisis, de construir un verdadero contrato social y eso ha sido posible gracias a la ciudadanía que ha estado movilizada» y dijo que el ofrecimiento es hacer una «constitución 100% democrática» en alusión a la constitución vigente que fue escrita y aprobada en 1980, bajo el régimen de Augusto Pinochet.

El acuerdo alcanzado establece «el restablecimiento de la paz y el orden público» sin olvidar el respeto de los derechos humanos y la institucionalidad del país.