CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Bolivia

Jeanine Áñez acuerda reunirse este sábado con grupos de oposición para «traer la paz» a Bolivia

Por Stefano Pozzebon

El Alto, Bolivia (CNN) — La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, acordó reunirse con grupos de oposición este sábado para «traer la paz al país» después de semanas de enfrentamientos políticos mortales.

El ministro de Obras Públicas, Yerko Núñez, dijo que la reunión tendrá lugar el sábado alrededor de las 4 pm (hora local) en el Palacio Quemado, la residencia presidencial en La Paz.

Los movimientos sociales que aceptaron el diálogo se organizaron bajo la Central Obrera Bolivia, una federación sindical.

La reunión se anunció mientras la capital boliviana de La Paz se aísla cada vez más después de cinco semanas de violentos enfrentamientos políticos que han dejado más de 30 personas muertas, según el defensor del pueblo del país.

Los partidarios del expresidente Evo Morales, quien renunció a principios de este mes después de protestas masivas y por sugerencia de los militares, han establecido bloqueos en todo el país y particularmente alrededor de La Paz. Exigen la renuncia de Áñez y piden que Morales regrese al poder.

«Vamos a continuar hasta que ella se vaya», dijo Lucio Kesper, de 65 años, refiriéndose a Áñez, mientras encabezaba uno de los bloqueos en las afueras de la ciudad.

publicidad

En el centro de La Paz, la gente hace cola para comprar tantos comestibles como sea posible en preparación para lo que podría ser una larga espera antes de que se restablezcan los suministros regulares. Esto ha sucedido antes; en 2003 y 2005, la capital se quedó aislada durante varios días durante las protestas antigubernamentales.

La Paz, una ciudad de más de 1 millón de personas, se encuentra en el fondo de un profundo cañón en el altiplano o meseta andina. Alrededor y con vistas a la capital se encuentra la extensa ciudad hermana de El Alto, que alberga una gran población indígena.

La mayoría de las carreteras que unen la capital con el resto del país pasan por El Alto y sus habitantes pueden bloquear los suministros y el tránsito como una forma de influencia política.

La mayor parte de las rutas de autobuses que conectan las capitales de provincia con La Paz han sido suspendidas desde el martes. Volar es ahora la única forma efectiva de llegar a la ciudad.

Los ciudadanos de La Paz están preocupados por los bloqueos.

Los disminuidos suministros de gasolina de la ciudad son particularmente sensibles. El jueves por la mañana, los autobuses públicos hacia y desde el aeropuerto fueron cancelados debido a la falta de combustible. Las estaciones de servicio fueron cerradas y las calles estaban vacías de tráfico.

Elecciones disputadas

La situación es el resultado de las elecciones presidenciales disputadas en octubre, que tuvieron lugar en un clima de profunda desconfianza entre los partidarios de Morales, que gobernó Bolivia durante más de 14 años, y sus oponentes.

Las protestas callejeras estallaron poco después de las elecciones, ya que los ciudadanos plantearon preguntas sobre un proceso de conteo de votos que pareció darle a Morales otro mandato. Un informe independiente de la Organización de Estados Americanos (OEA) luego encontró «serias fallas de seguridad» en el recuento de los votos.

Morales prometió celebrar nuevas elecciones, pero ya era demasiado tarde, en medio de las protestas en curso y después de que el jefe del ejército recomendó que renunciara, huyó a México, donde recibió asilo político.

Desde entonces, Áñez se ha declarado presidenta interina, a pesar de no haber obtenido el mínimo legal de votos de sus colegas legisladores. Su administración interina dice que convocará nuevas elecciones dentro de 90 días.

Los críticos de Morales, incluido el gobierno de Estados Unidos, han elogiado estos eventos como una historia de éxito democrático. Pero los partidarios de Morales dicen que él, el primer presidente indígena en la historia boliviana y a quien se le atribuye haber sacado a muchos de la pobreza, fue víctima de un golpe de Estado.

Argumentan que Áñez carece de un verdadero mandato al poder y que el estado de Derecho solo puede restablecerse una vez que abandone la presidencia. «Solo estamos defendiendo la democracia», dijo a CNN Jony Luna, un descendiente indígena de 48 años de El Alto.

«No estamos locos, ni somos irracionales, como nos llaman. Nuestros padres lucharon cuando ni siquiera podían leer y escribir, ahora es nuestro momento de luchar, de defender a nuestro pueblo y al pueblo de Bolivia», dijo.

El gobierno aprobó una ley que otorga a las fuerzas de seguridad bolivianas una amplia discreción en el uso de la fuerza.

El Alto es uno de los bastiones políticos históricos de Morales. Los manifestantes aquí han recurrido a la táctica probada durante mucho tiempo de cortar el acceso a la capital para expresar su inconformidad, bloqueando carreteras con piedras, postes de madera a medio quemar y cercas de hierro.

La estación de peaje en la carretera principal entre las dos ciudades fue completamente sellada por grandes bloques de cemento el jueves. La gente prendió fuego a montones de basura para evitar que los vehículos ingresaran y realizaron vigilias durante toda la noche.

Si bien los ciudadanos de La Paz están cada vez más nerviosos por la inminente escasez, El Alto está afligido por un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad que dejó a ocho personas muertas el martes.

«¡Aquí no tenemos armas, ni siquiera teníamos un palo, y la policía simplemente nos disparó!», gritó una mujer de Senkata, el vecindario de El Alto que experimentó la peor violencia cuando los manifestantes intentaron asaltar una planta de almacenamiento de gasolina. La mujer pidió no ser identificada.

Los manifestantes exigen la renuncia de la presidenta interina Jeanine Áñez.

«¿Dónde están los ministros? ¡No están aquí! No vienen aquí; simplemente envían a los militares. ¿Pero qué pasa ahora con los muertos?», dijo ella. «Estos son padres, hijos, esposos. ¿Quién los pagará? ¿Quién cuidará de sus familias? ¡Necesitamos ayuda! ¡Alguien debe ayudarnos!».

«¡Hay una guerra civil aquí!», gritó Elena Yughra, de 38 años.

Detrás de ella, un graffiti que decía «Jeanine, la muerte es para siempre» era un recordatorio escalofriante de las consecuencias de la profunda división política del país.

«Solo quiero que [Áñez] se vaya. Desde el primer día ella no causó más que problemas», dijo Luisa Lejo, de 52 años, y agregó que no le tiene miedo a las fuerzas de seguridad ni a los enfrentamientos.

El jueves por la tarde, miles de personas marcharon llevando los ataúdes de cinco manifestantes desde El Alto a La Paz. Fueron recibidos por las fuerzas de seguridad disparando gases lacrimógenos y los enfrentamientos estallaron una vez más.

En las afueras de la ciudad, la gente observaba ansiosamente el progreso de la marcha, mientras se escuchaba la detonación de los botes de gas desde lejos.

Mariana Mamane, una vendedora de mango de 23 años, le dijo a CNN que le resulta cada vez más difícil encontrar fruta para vender en la calle, pero que, sin embargo, apoya los bloqueos mientras el gobierno interino permanezca en el poder.

Los ataúdes de ocho víctimas fueron llevados desde El Alto a La Paz.

El gobierno hasta ahora ha demostrado ser incapaz de eliminar los obstáculos. Pero a principios de este mes, aprobó una ley que otorga a las fuerzas de seguridad bolivianas una amplia discreción en el uso de la fuerza, una medida criticada por activistas en todo el mundo y que solo enardeció aún más a los manifestantes.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha enviado una delegación para investigar las muertes y el Congreso boliviano está discutiendo dos proyectos de ley en competencia para convocar nuevas elecciones para fines de enero.

El jueves por la noche, Rodolfo Piza, el enviado de la OEA a Bolivia, instó a todas las partes a comprometerse a elecciones libres y justas lo antes posible.

«Hemos visto en muchos casos que las elecciones pueden convertirse en un medio de pacificación», dijo.

Taylor Barnes de CNN contribuyó a este informe.