CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Armas en Estados Unidos

Policía de Chicago confiscó aproximadamente 1 arma cada 47 minutos en el último año

Por Christina Maxouris

(CNN) — La Policía de Chicago ha confiscado más de 10.000 armas este año, dijo el superintendente de la policía de Chicago, Eddie Johnson.

Eso es aproximadamente una pistola cada 47 minutos.

«No hay nada más peligroso para un agente de policía que enfrentar a un sospechoso armado con una pistola», dijo Johnson en una conferencia de prensa el martes. «La tensión es alta en estos escenarios y los riesgos son aún mayores».

La semana pasada, un agente de Chicago recibió un disparo en la cabeza mientras perseguía a un ladrón de bancos, dijo Johnson.

«El daño psicológico por estar involucrado en un tiroteo como ese es otro factor», dijo Johnson. «Estas heridas pueden ser más difíciles de ver, pero pueden ser igual de devastadoras».

publicidad

Las incautaciones de armas de este año ya superaron las cifras del año pasado, dijo Johnson, cuando el departamento recuperó un total de 9.800 armas. La policía de Chicago promedia 7.000 incautaciones de armas por año, dijo.

«La verdad es que Chicago tiene un problema con las armas», dijo. «Lo que va de la mano con el crimen violento en la ciudad».

El mes pasado, la policía dijo que Chicago había visto una reducción significativa en el número de asesinatos y tiroteos, con una reducción del 11% en los tiroteos.

Pero la tercera ciudad más grande de Estados Unidos aún enfrenta desafíos, expresó Johnson durante el verano, cuando 52 personas fueron baleadas, incluidas 10 fatalmente, durante un fin de semana.

Una parte de la solución está en el «sentido común en la leyes de armas», dijo en la conferencia de prensa del martes.

«Las leyes estrictas destinadas a reducir la prevalencia de armas ilegales deben provenir no solo de los legisladores de la ciudad y del estado», dijo. «También necesitamos funcionarios electos en los estados vecinos que echen un vistazo a sus leyes y se pregunten si al facilitar la compra de un arma en Indiana, Wisconsin o Mississippi, están contribuyendo al crimen violento en Chicago».