CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Una nueva imagen revela la historia de explosión que vivió el centro de la Vía Láctea

Por Ashley Strickland

(CNN) – Los astrónomos utilizaron un telescopio para observar con gran detalle el corazón de nuestra galaxia, la Vía Láctea, y encontraron una historia sorprendente.

El Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral detectó evidencia que indica que más de cien mil explosiones de supernovas fueron causadas por un estallido gigante de formación estelar.

Los hallazgos fueron publicados el lunes en la revista Nature Astronomy.

Previamente, los astrónomos creían que la formación de estrellas fue continua en la región central a lo largo de la historia de la galaxia.

Pero ahora, los nuevos datos del telescopio revelaron que durante los primeros años de la galaxia, el 80% de sus estrellas se formaron en la región central. Este período duró entre 8 y 13.500 millones de años desde el comienzo de la galaxia. Luego, pasaron 6.000 millones de años con una caída significativa en el nacimiento de estrellas.

Pero hace mil millones de años, la sequía de estrellas terminó cuando la formación volvió a aumentar. Una fase que duró 100 millones de años.

  • MIRA: Así nacen las estrellas en la Vía Láctea

“Las condiciones en la región estudiada durante este estallido de actividad debieron parecerse a las de las ‘galaxias con brote estelar’, que forman estrellas a tasas de más de 100 masas solares por año”, dijo Francisco Nogueras-Lara, autor del estudio en el Instituto Max Planck para Astronomía en Heidelberg, Alemania. “Esta explosión de actividad, que debe haber resultado en el estallido de más de 100.000 supernovas, fue probablemente uno de los eventos más enérgicos en toda la historia de la Vía Láctea”, añadió.

Actualmente, la totalidad de la galaxia forma estrellas a un ritmo aproximado de una o dos masas solares del tamaño de nuestro Sol por año.

Las observaciones fueron posibles porque los instrumentos del telescopio son sensibles a la luz infrarroja y pueden ver el centro galáctico a través de la bruma de polvo que normalmente lo oculta de la vista.

“Nuestra medición sin precedentes de una gran parte del centro galáctico nos ha proporcionado información detallada sobre el proceso de formación de estrellas en esta región de la Vía Láctea”, señaló Rainer Schödel, responsable de observación del estudio en el Instituto de Astrofísica de Andalucía en Granada, España