CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

El “regalo de Navidad” de Corea del Norte podría ser una nueva política de línea dura antiestadounidense, dice una fuente

Por Will Ripley, Joshua Berlinger

(CNN) — Corea del Norte planea adoptar una política de línea dura hacia Estados Unidos que implica quitar la desnuclearización de la mesa en medio de las percepciones de que el presidente Donald Trump es vulnerable políticamente, le dijo a CNN una fuente familiarizada con la mentalidad actual del liderazgo norcoreano.

La fuente dijo que esta nueva política es probablemente el llamado “regalo de Navidad” presentado por un alto funcionario norcoreano a principios de este mes. Se espera que incluya el abandono de las negociaciones con Washington y la consolidación del estatus de Pyongyang como un Estado de armas nucleares.

Corea del Norte ya no buscará el alivio de las sanciones como un medio para lograr el desarrollo económico a corto o largo plazo, sino que aumentará su compromiso con la ideología de autosuficiencia del Estado, conocida como Juche.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, anunció en 2018 que Corea del Norte había “completado” su búsqueda para desarrollar armas nucleares y prometió centrar plenamente los esfuerzos del país en el desarrollo económico y mejorar la vida de su pueblo.

No está claro cómo Trump y su administración responderían a tal decisión. Después de que Trump asumió el cargo, en 2017, él y Kim se enfrentaron verbalmente cuando Corea del Norte disparó un grupo de misiles balísticos cada vez más avanzados, el tipo diseñado para lanzar ojivas nucleares.

Después siguió una oleada de diplomacia que incluyó tres reuniones en persona entre Trump y Kim, pero las negociaciones no han progresado mucho. A medida que el reloj se acerca a la fecha límite de fin de año impuesto para las conversaciones por los norcoreanos, la retórica de cada lado ha adquirido parte del veneno de 2017.

La fuente dijo que se espera que Kim “espere y vea” el enfoque. Esto se basa en la percepción de que Trump es políticamente vulnerable debido a su juicio político y las inminentes elecciones presidenciales de 2020.

Corea del Norte dice que realizó una prueba ‘significativa’ en sitio de misiles

Los analistas creen que Pyongyang está preocupado de que si llega a un acuerdo con Trump y pierde en noviembre, es posible que su sucesor no cumpla con el acuerdo. Corea del Norte y Estados Unidos han alcanzado acuerdos previos que no sobrevivieron a las sucesivas administraciones, y más recientemente los diplomáticos de Kim han citado rápidamente la decisión de la administración Trump de abandonar un acuerdo nuclear con Irán como una razón por la que no puede confiar en que Estados Unidos se comprometa a un acuerdo a largo plazo.

Si Trump gana un segundo mandato, los norcoreanos pueden estar más dispuestos a volver a participar en las conversaciones, dijo la fuente. Pero definitivamente se ha elevado el listón para regresar a las conversaciones con Washington.

La desnuclearización, dijo la fuente, parece estar fuera de la mesa por ahora.

Las posibilidades de una prueba de misiles es “muy baja”

Los expertos y analistas han especulado que la advertencia del “regalo de Navidad” podría presagiar algún tipo de lanzamiento avanzado de misiles o prueba satelital, acciones que probablemente requerirían una respuesta de Estados Unidos y otras potencias globales.

Las recientes fotografías de satélites comerciales parecen mostrar actividad en la instalación de lanzamiento de satélites Sohae de Corea del Norte y en otro sitio vinculado a la producción de misiles balísticos de alcance intercontinental (ICBM).

Sin embargo, las posibilidades de que Corea del Norte realmente realice una prueba provocativa como un lanzamiento de satélite, disparando un ICBM o detonando un arma nuclear, son “muy bajas” porque esos actos se considerarían demasiado provocativos para partes como China y Rusia, los dos socios comerciales internacionales más importantes de Pyongyang, dijo la fuente.

Ambas naciones tienen lazos históricos con Corea del Norte. Se cree que China, en particular, representa casi el 90% de las importaciones de Corea del Norte, un elemento vital para Pyongyang.

Las líneas de suministro de puertas traseras de China y Rusia están comenzando a reabrirse, dijo la fuente, y los norcoreanos son conscientes de que parte de sus socios económicos más importantes consideran un lanzamiento como algo demasiado extremo.

Los analistas dicen que si bien China y Rusia quieren que Corea del Norte renuncie a sus armas nucleares y misiles balísticos, su prioridad número uno es la estabilidad en la península coreana.

Moscú y Beijing han estado en el pasado dispuestos a castigar a Corea del Norte por el desarrollo de su programa de armas nucleares. Ambos países aprobaron las sanciones internacionales punitivas impuestas a Pyongyang, en 2017, en respuesta a sus diversas pruebas nucleares y de misiles.

La fuente dijo que las recientes pruebas de motores en el sitio de Sohae ayudaron a los científicos norcoreanos a “obtener un valioso conocimiento”, pero no cruzaron una línea roja que dañaría las relaciones con China y Rusia.

Corea del Norte ha llevado a cabo una serie de pruebas de misiles y cohetes de corto alcance en los últimos meses, una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, pero no el acuerdo alcanzado entre Trump y Kim. El líder norcoreano solo se comprometió a dejar de probar misiles de largo alcance y armas nucleares.

Si Kim violara su promesa a Trump, eso probablemente requeriría una respuesta de Estados Unidos.

“Mi relación con Kim Jong Un es realmente buena, pero eso no significa que no cumpla con el acuerdo que firmamos”, dijo Trump al margen de una reunión de la OTAN a principios de este mes.

“Espero que esté a la altura del acuerdo, pero lo vamos a averiguar”, agregó Trump.