CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Crisis EE.UU. - Irán

Bajando la tensión: cómo decidió Trump que no devolver el golpe era su mejor opción respecto a Irán

Por Pamela Brown, Barbara Starr, Zachary Cohen, Jim Acosta

Washington (CNN) — El principal diplomático de Estados Unidos sobre Irán estaba a solo unos minutos de dar un discurso el martes por la tarde cuando recibió una nota urgente.

Brian Hook, el representante especial para Irán, estaba en Los Ángeles para hablar sobre la política de Estados Unidos hacia ese país. Pero cuando subió al podio, ya llevaba más de una hora de retraso, ya que había pasado gran parte del día en una línea segura hablando con funcionarios estadounidenses en Washington, incluido su jefe, el Secretario de Estado Mike Pompeo.

Y ahora, tenía que irse.

«Los pueblos de Iraq, Líbano e Irán, quieren recuperar su país», dijo Hook. «Y están cansados de que Irán no pueda permanecer dentro de sus propias fronteras. Gracias».

Con eso, Hook salió rápidamente del escenario. El aparato de defensa de Estados Unidos estaba girando en acción.

Minutos antes, los satélites de inteligencia de EE.UU. habían detectado señales de calor provenientes de Irán, lo que sugería que el país acababa de lanzar misiles balísticos de corto alcance. Estados Unidos sabía que era probable un ataque inminente, gracias a un aviso del gobierno iraquí, al que los iraníes le habían anunciado que se acercaba un ataque y qué bases había que evitar.

publicidad

Aún así, utilizando información de los satélites y aviones estadounidenses en la región, que habían interceptado las comunicaciones iraníes, analistas de inteligencia estadounidenses rápidamente determinaron que dos bases en Iraq eran los objetivos, al-Asad y Erbil. En cuestión de minutos, los soldados estadounidenses estacionados allí fueron advertidos. Ya estaban en alerta máxima y buscaban seguridad en los búnkeres, según una fuente familiar.

Los soldados se cubrieron a corto plazo el día anterior por temor a un posible ataque. Ahora, la amenaza era inminente, y se informó a los soldados de los misiles entrantes.

A las 7:30 p.m. ET salió el anuncio oficial: Irán había lanzado más de una docena de misiles balísticos contra las fuerzas militares estadounidenses y de coalición en Iraq.

Justo cinco días después de matar al principal líder militar de Irán, Qassem Soleimani, en un ataque con aviones no tripulados en Bagdad, este fue el momento para el que la administración Trump se estaba preparando: un ataque de represalia directa de Irán.

La noticia del ataque con misiles llegó cuando la administración había pasado días atrapados en una serie caótica de heridas autoinfligidas. Primero, Trump había amenazado con atacar sitios culturales iraníes. Luego llegó la impactante carta anunciando la retirada de los soldados estadounidenses de Iraq, de la cual el Pentágono tuvo que retractarse al calificarla como «un error».

Todo esto planteó dudas sobre el manejo de la situación por parte de la administración, e incluso algunos aliados republicanos del presidente expresaron en privado su preocupación acerca de si la administración estaba realmente preparada para enfrentar los eventos que había desatado con la huelga de Soleimani.

Esta situación no pasó inadvertida entre los principales asesores de Trump, quienes se reunieron en la Sala de Situación del sótano sabiendo que las horas siguientes podrían redimir varios días caóticos o consolidar la impresión de un barco sin timón.

El martes por la noche, los asesores observaron cómo la situación pasaba de un potencial conflicto dramático a uno que parecía ofrecer a Trump una nueva oportunidad para reducir el escalamiento. Reforzados por los mensajes entrantes de Irán enviados a través de canales secundarios, los asesores de Trump se dieron cuenta de que el daño sería limitado.

«Irán parece estar bajando la tensión, lo cual es algo bueno para todas las partes interesadas y algo muy bueno para el mundo», dijo Trump el miércoles por la mañana.

La siguiente descripción de los eventos que se desarrollaron en el pasado se basa en entrevistas con docenas de funcionarios de la administración Trump, diplomáticos extranjeros, así como empleados y legisladores de alto nivel en la colina.

Dificultades para informar

Una hora después de los ataques, se informó a los líderes del Capitolio. En la Cámara de Representantes, la presidenta de la cámara, Nancy Pelosi, estaba discutiendo la situación en Irán con un grupo de altos demócratas cuando le entregaron una nota con noticias de un ataque con cohetes contra una base militar estadounidense en Iraq. Entre los presentes estaba el representante Dan Kildee, quien le dijo a CNN que Pelosi detuvo la discusión para alertar a los miembros de la situación. «Oren», dijo Pelosi a los miembros, según la representante Debbie Dingel.

No mucho después, Pelosi se puso al teléfono con el vicepresidente Mike Pence, quien le informó sobre los ataques iraníes. El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, también recibió una llamada de Pence casi al mismo tiempo y se le informó sobre el ataque.

Mientras tanto, el presidente informaba directamente a los líderes republicanos.

En el Pentágono, el secretario de Defensa Mark Esper se reunió con los Jefes de Estado Mayor Conjunto y altos funcionarios de defensa tan pronto como se enteró del ataque. Menos de una hora después de la noticia del ataque iraní, la oficina de Esper contactó al primer ministro de Iraq, Adil Abdul al-Mahdi, quien solo unos días antes había criticado el ataque de aviones no tripulados de EE. UU. contra Soleimani como una «violación flagrante de las condiciones para la presencia de las fuerzas estadounidenses en Iraq».

Al principio, el equipo de Esper no pudo contactarlo. Eran alrededor de las 3 de la mañana en Bagdad y el número que el Pentágono tenía de la oficina de Mahdi no funcionaba, dijo una fuente familiarizada con la situación. Se pusieron en contacto con el embajador en Washington en su casa, quien logró conectar a las dos partes.

Después de hacer algunas llamadas a altos funcionarios del Congreso, Esper y el general del ejército Mark Milley, director del Estado Mayor Conjunto, se dirigieron a la Casa Blanca.

En la Sala de Situación

Justo antes de las 7:30 pm ET, Esper, Milley y Pompeo llegaron a la Casa Blanca con unos pocos minutos de diferencia. Pompeo llegó primero. Mientras esperaba a los demás, Pompeo encendió la luz en el asiento trasero de su sedán Cadillac y leía desde dos teléfonos celulares. Una vez que llegaron los otros dos autos, Pompeo, Esper y Milley entraron todos juntos al Ala Oeste.

Pronto, un grupo de altos funcionarios de la administración se reunieron en la Sala de Situación. Junto con Pence, Pompeo, Esper y Milley, el grupo incluía al asesor de seguridad nacional Robert O’Brien, el director interino de Inteligencia Nacional Joseph Maguire y el jefe de personal interino Mick Mulvaney. El abogado de la Casa Blanca, Pat Cippolone, y la secretaria de prensa, Stephanie Grisham, estaban allí, mientras que la directora de la CIA, Gina Haspel, se unió por teleconferencia.

El primer objetivo era determinar si algún estadounidense había muerto en el ataque. Un senador que habló con Trump le dijo a CNN que el presidente parecía listo para atacar las instalaciones iraníes si hubiera habido una baja estadounidense. Aunque tardó bastante en confirmarse, la evidencia preliminar sugería que no hubo muertes estadounidenses.

La falta de bajas alimentó una sensación de moderación en la habitación, según las fuentes. Si bien se consideró la posibilidad de devolver el golpe a Irán esa noche, según un funcionario de la Casa Blanca, se tomó la decisión de esperar hasta que llegara más información sobre las intenciones de Irán y las condiciones en el terreno.

Una de las reacciones iniciales en la sala fue de sorpresa por que los iraníes dispararon tan pocos misiles de su arsenal de miles, dijo esta fuente. Eso, junto con la expectativa de que Irán seguro devolvería el golpe, creó una sensación de calma. Aunque había un nivel obvio de tensión debido a las altas expectativas, parte de la razón por la que el grupo estaba más relajado fue la opinión inicial entre muchos funcionarios de la administración de que los iraníes estaban más inclinados a enviar un mensaje que a matar estadounidenses.

Una fuente señaló cuán precisos han sido los iraníes en el pasado con sus misiles balísticos, como el ataque a una refinería de petróleo saudita, sugiriendo que el ataque podría haber sido letal.

A las pocas horas del ataque, el presidente dejó en claro que quería dar un discurso público y comenzó a dictar un resumen de cómo debería ser, según una persona familiarizada con la situación. Mientras Trump y sus asesores continuaban reuniéndose en la Sala de Situación, los asistentes comenzaron a hacer planes urgentes para un mensaje a la nación, incluida la preparación de la Oficina Oval. El boceto de un discurso comenzó a realizarse con el asesor Stephen Miller al timón y la opinión de los asesores principales.

En los últimos días, altos funcionarios de la Casa Blanca lamentaron que Trump no se hubiera dirigido a la nación poco después del ataque que mató a Soleimani, y les preocupaba haber perdido la oportunidad de dar forma a la narrativa a su favor. Justo después del ataque, el asistente de la Casa Blanca y yerno de Trump, Jared Kushner, se encontraba entre los que presionaban a Trump para que pronuncira un discurso, pero se tomó la decisión de esperar.

En el Capitolio, los líderes republicanos recibían actualizaciones constantes de la Casa Blanca, incluido el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, y el presidente dela comisión de Servicios Armados del Senado, James Inhofe. El mensaje general a la Casa Blanca por parte de los republicanos, según varias fuentes, era de moderación, y de que este era un momento para reducir la tensión.

Al final, funcionarios de la Casa Blanca dijeron que Trump no saldría el martes por la noche para dar un discurso. La noticia fue recibida con un suspiro de alivio colectivo en el Capitolio, según varios asistentes republicanos que hablaron con CNN.

Alrededor de las 9 p.m. ET, Trump comenzó a hacer llamadas a varios legisladores republicanos, incluido Inhofe, quien dijo a los periodistas el miércoles que el presidente estaba de un humor «muy, muy positivo» y que estaba dispuesto a negociar con Irán. Inhofe estuvo de acuerdo, diciéndole al presidente que esta era una oportunidad no solo para reducir la escalada sino para comenzar las negociaciones.

A las 9:45 pm ET, Trump tuiteó: «¡Todo está bien! Misiles lanzados desde Irán en dos bases militares ubicadas en Iraq. Evaluación de víctimas y daños están teniendo lugar ahora. ¡Por ahora, todo bien! Tenemos el ejército más poderoso y mejor equipado que cualquiera en el mundo,¡por mucho! Haré una declaración mañana por la mañana».

Pero la noche estaba lejos de terminar.

Mensajes de Irán

A partir del martes por la noche y hasta la mañana del miércoles, Irán inició contacto con la administración a través de al menos tres canales secundarios, incluidos Suiza y otros países, según un alto funcionario de la administración. El mensaje de Irán era claro: esta sería su única respuesta. Ahora esperarían a ver qué haría Estados Unidos.

Como parte de su respuesta, EE. UU. transmitió que era plenamente consciente de que Irán controla sus subsidiarios en la región, incluido Hezbollah. La fuente le dijo a CNN que Irán intentó «deslindarse», diciendo que no son responsables de esos subsidiarios, pero Estados Unidos dejó en claro que no compraba ese argumento.

Alrededor de la 1 a.m. ET, llegó la evaluación del campo de batalla, confirmando que no había víctimas estadounidenses. Trabajando toda la noche sin dormir en habitaciones seguras en la Casa Blanca, los equipos de seguridad nacional reunieron opciones de respuesta, incluidos los planes para sancionar a Irán.

A primera hora de la mañana del miércoles, los equipos se reunieron nuevamente con el presidente, quien recibió una actualización sobre la última evaluación. Fue entonces cuando Trump tomó la decisión final de que la respuesta de EE. UU. serían las sanciones, señalando a los asesores que la amenaza de escalada estaba fuera de la mesa.

«Han dado un paso atrás, ahora nosotros hemos dado algo así como un paso atrás», dijo un alto funcionario de la administración.

Trump luego comenzó a hacer sus propios comentarios en el borrador del discurso, al igual que otros asesores de seguridad nacional, incluidos Esper, Pompeo y Milley. Mientras la Casa Blanca se preparaba para un discurso a las 11 a.m. ET, los asesores seguían ponderando el borrador de los comentarios del presidente, retrasando el discurso de Trump en casi media hora.

Mientras los subalternos y los periodistas se apiñaban en el vestíbulo de la Casa Blanca, forrado de alfombra roja, los principales funcionarios de seguridad nacional del presidente, muchos de ellos con sus uniformes militares, se alinearon a ambos lados del podio.

Las puertas de madera se abrieron detrás de ellos y salió Trump, recortado por el sol de la mañana.

Kaitlan Collins, Jennifer Hanlser, Manu Raju, Alex Marquardt y Kylie Atwood de CNN contribuyeron a este informe.