CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

El escenario está listo para el dramático y divisivo acto final del juicio político

Por análisis de Stephen Collinson

Washington (CNN) — El inminente acto final de la terrible experiencia del juicio político en Estados Unidos se jugará por intereses políticos mucho más altos de lo que cabría esperar dada la casi segura absolución del presidente Donald Trump en el juicio en el Senado liderado por los republicanos.

La larga espera para que comience el juicio –casi cuatro semanas vibrando con estrategia política después de que la Cámara de Representantes votara para consignar a Trump a la ignominia histórica– finalmente parece haber terminado.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata de California, se reunirá con sus tropas el martes y se espera que finalmente ceda en su negativa a enviar los cargos de juicio político a la otra cámara, un retraso provocado por un intento de dictar los términos del juicio.

Finalmente, el Senado tendrá la oportunidad de evaluar si Trump, el tercer presidente acusado por la Cámara de Representantes, es culpable del estándar de «altos crímenes y delitos menores» por tratar de obligar a Ucrania a proporcionar información negativa sobre su posible rival electoral en 2020, Joe Biden.

La forma en que el público vea el clímax del escándalo determinará el resto del mandato del presidente, sus esperanzas de un segundo periodo y el destino del Senado en las elecciones de noviembre.

Los demócratas esperan presentar a los republicanos como escudos de un presidente históricamente corrupto y crear una poderosa línea de argumento para su eventual nominado en 2020, la cual argumentará que el episodio muestra que Trump no es apto para quedarse en la Casa Blanca.

Pero Trump seguramente verá su escape como una reivindicación de un estilo de liderazgo impulsivo y desencadenado, mientras que los republicanos compiten para mostrar lealtad a un presidente que domina su partido como pocos de sus predecesores.

La presidenta de la Cámara de Representantes está usando cada gota de su poder para mantener a Washington enganchado. Cuando CNN le preguntó el lunes si había elegido los gerentes del juicio político para presentar en el Senado el caso de que Trump abusó de su poder en Ucrania para luego encubrirlo, ella respondió: «Cuando lo haga, se los haré saber».

Se espera que los demócratas de la Cámara voten el miércoles para nombrar a los gerentes, un paso que pondrá en marcha la maquinaria constitucional en todo el Capitolio, donde los senadores tomarán juramento y el dramático juicio dirigido por el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, comenzará en unos días.

Múltiples posibilidades en el rompecabezas del juicio político

Nada cambiará el hecho de que Trump se encuentra a perpetuidad en el club más dudoso de la política presidencial. Solo Andrew Johnson y Bill Clinton comparten ese destino. Pero la batalla ahora es sobre una política más inmediata. Es por eso que la disputa entre republicanos y demócratas por los testigos es tan importante.

Los demócratas creen que los testigos que ya llamaron en la investigación de la Cámara de Representantes y a los que esperan escuchar en el Senado pintan una imagen de una presidencia no responsable y corrupta que podría asustar a los votantes no comprometidos.

Al destacar la resistencia de los republicanos, como el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, a escuchar ese testimonio, pueden acusar al Partido Republicano de encubrir a un presidente delincuente.

«La mayoría de los estadounidenses saben que el presidente Trump … parece tener miedo de la verdad», advirtió el lunes el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York. «Un juicio sin todos los hechos es una farsa. Los veredictos de un tribunal canguro son vacíos».

Los republicanos tienen poco interés en desenterrar conductas nuevas y cuestionables por parte del Presidente o en arrojar luz sobre los condenatorios testimonios de funcionarios de política exterior sobre la conducta de Trump escuchados en la Cámara.

El liderazgo del Partido Republicano está bajo presión tanto para orquestar la rápida absolución de Trump para complacer a los votantes como para proteger a los legisladores en funciones vulnerables mientras luchan por mantener el control del Senado.

Las encuestas recientes muestran que ambas partes tienen interés en enfocarse en sus partidarios más comprometidos, independientemente de que la Constitución prevea que la Cámara actúe como árbitro no partidista del comportamiento presidencial.

En una nueva encuesta de la Universidad de Quinnipiac, el 51% de los votantes aprueba el voto de la Cámara de Representantes para acusar a Trump, pero una muestra un poco más pequeña, 46%, piensa que el Senado debería votar para destituirlo de su cargo.

El Partido Republicano argumenta que no es tarea del Senado continuar investigando, especialmente después de que los demócratas de la Cámara optaron por no emprender acciones legales para obligar a testigos como el ex asesor de seguridad nacional John Bolton a declarar.

¿Qué ganó Pelosi?

Pelosi, quien dice que sus tácticas dilatorias permitieron más tiempo para que surgieran pruebas críticas, insta a McConnell a que solicite nuevos documentos y testigos que la Casa Blanca se ha negado a proporcionar hasta ahora.

«Ahora la pelota está en su cancha para hacer eso o pagar un precio», dijo la presidenta de la Cámara de Representantes en ABC News «This Week».

Pero Pelosi no logró obligar a McConnell a aceptar un plan para escuchar a una serie de testigos antes de que comience el juicio.

«En términos de influir en los procedimientos del Senado, esta extraña apuesta no ha logrado absolutamente nada», dijo el lunes el líder de la mayoría.

Aún así, McConnell no tiene el control absoluto. No puede permitirse el lujo de perder más de tres senadores en las votaciones procesales. Y varios senadores republicanos han expresado inquietud sobre la forma en que él ha coordinado la defensa de Trump con la Casa Blanca.

Por ejemplo, el senador Mitt Romney, de Utah, dijo el lunes que «le gustaría» escuchar a Bolton, pero no llegó a pedir que este fuera citado.

La senadora Lisa Murkowski, de Alaska, dijo a periodistas que está trabajando en un proceso para celebrar votaciones sobre testigos y posible información, de ser necesario.

Según el testimonio jurado en la investigación de la Cámara de Representantes, Bolton considera al negociador sobre Ucrania y abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, como una «granada de mano». El ex asesor de seguridad nacional ahora dice que estaría dispuesto a comparecer en el juicio del Senado si lo citan, aunque es probable que la Casa Blanca busque limitar su testimonio con afirmaciones de privilegio presidencial.

En un momento dado, el presidente estaba ansioso por un juicio de exhibición, junto con testigos que podrían ensuciar a Biden con acusaciones de que él y su hijo Hunter son culpables de corrupción en Ucrania. No hay evidencia para corroborar tales cargos.

Luego, el presidente parecía estar presionando por una absolución rápida que podría usar en la campaña electoral. Ahora está pidiendo a los senadores republicanos que destrocen los cargos tan pronto como lleguen.

«Muchos creen que si el Senado da crédito a un juicio basado en la ausencia de evidencia, sin ningún delito, lean las transcripciones, el engaño de impugnación ‘sin presión’, en lugar de un rechazo absoluto, le da cierta credibilidad a la cacería de brujas del partido demócrata que de otro modo no tendría. ¡Estoy de acuerdo!», tuiteó Trump el domingo.

Pero tal estrategia casi seguramente sería contraproducente.

«Creo que estoy seguro al decir que casi no hay interés en una moción para desestimar» los cargos, dijo el lunes a periodistas el senador Roy Blunt de Missouri, miembro del equipo de liderazgo del Senado.

«Ciertamente, no hay 51 votos para una moción para desestimar» los cargos, dijo.

A pesar de las preferencias del presidente, la Casa Blanca se ha estado preparando arduamente para el juicio. El abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, ha estado trabajando en la defensa de Trump durante semanas. Se espera que trabaje en conjunto con el abogado externo del presidente Jay Sekulow, un presentador de televisión.

CNN confirmó el lunes que Giuliani ha cabildeado con Trump por un lugar en la sala del Senado. Pero el abogado del presidente se ha hecho conocido por las presentaciones inflamatorias en televisión que dejan más preguntas que respuestas sobre el comportamiento de su cliente.

Y Giuliani es testigo de gran parte del esquema diplomático extraoficial de Trump en Ucrania y podría convertirse en un regalo para los demócratas del Senado.

Manu Raju, Jeremy Herb, Lauren Fox, Phil Mattingly, Ted Barrett, Pamela Brown, Jeremy Diamond y Kevin Liptak contribuyeron a esta historia.