CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Planeta en peligro

Una mancha de agua caliente en el océano Pacífico mató a un millón de aves marinas, dicen científicos

Por Jessie Yeung

(CNN) — Hasta un millón de aves marinas murieron en el mar en menos de 12 meses en una de las muertes masivas más grandes de las que se tiene registro en la historia, y los investigadores dicen que las aguas cálidas del océano tienen la culpa.

Las aves, una especie que se alimenta de peces llamada murre común, estaban severamente demacradas y parecían haber muerto de hambre entre el verano de 2015 y la primavera de 2016, arrastrándose a lo largo de la costa oeste de América del Norte, desde California hasta Alaska.

Ahora, los científicos dicen que saben lo que lo causó: una gran sección de agua tibia del océano en el noreste del Océano Pacífico apodada «la Mancha».

Una ola de calor marino severa de un año comenzó por primera vez en 2013, y se intensificó durante el verano de 2015 debido a un poderoso fenómeno climático llamado El Niño, que duró hasta 2016.

La ola de calor creó la Mancha – un tramo de océano de 1.600 km que se calentó entre 3 y 6 grados centígrados. Una cresta de alta presión calmó las aguas del océano, lo que significa que el calor permanecía en el agua, sin tormentas para ayudar a enfriarlo.

MIRA: ¿Por qué los huracanes ayudarían a salvar los arrecifes de coral?

Dead common murres washed up in Whittier, Alaska, on January 7, 2016.

Murres muertos en Whittier, Alaska, en enero de 2016.

Esos pocos grados de calentamiento causaron estragos en los ecosistemas marinos de la región. Hubo una gran caída en la producción de algas microscópicas que alimentan a una variedad de animales, desde camarones hasta ballenas. El calor causó una floración masiva de algas nocivas a lo largo de la costa oeste, que mató a muchos animales y costó a la pesca millones de dólares en ingresos perdidos.

Otros animales que experimentaron muertes masivas incluyen leones marinos, frailecillos copetudos y ballenas barbadas. Pero ninguno de ellos comparado, en escala, con los murres.

A common murre -- a fish-eating seabird of the North Pacific.

Murre común en el Pacífico Norte.

Cerca de 62.000 murres muertos o moribundos llegaron a la costa, pero es probable que el número total de decesos se acerque al millón, ya que solo una pequeña fracción de las aves que mueren en el mar llegan con las olas, dijeron investigadores de la Universidad de Washington, que publicó el estudio en la revista Plos One el miércoles.

Alaska registró el mayor número de aves arrastradas: en Prince William Sound, al sur del estado, se encontraron más de 4.600 cadáveres de aves por kilómetro, según el estudio.

Los murres probablemente murieron de hambre porque la Mancha causó más competencia por menos presas pequeñas. El calentamiento aumentó el metabolismo de los peces depredadores como el salmón, el bacalao y el halibut, lo que significa que estaban comiendo más de lo habitual. Estos peces comen el mismo pez pequeño que los murres, y simplemente no había suficiente para todos.

A colony of common murres.

La Mancha devastó la población de murres. Con alimentos insuficientes, las colonias reproductoras en toda la región tuvieron dificultades reproductivas durante años después, según el estudio. La población no solo disminuyó drásticamente, sino que los murres no pudieron reponer esos números.

Durante la temporada de reproducción de 2015, tres colonias no produjeron una sola cría. Ese número aumentó a 12 colonias en la temporada 2016, y en realidad podría ser aún mayor, ya que los investigadores solo monitorean una cuarta parte de todas las colonias.

«La magnitud y escala de este hecho no tiene precedentes», dijo el investigador principal John Piatt en un comunicado de prensa de la Universidad de Washington. «Fue sorprendente y alarmante, y una advertencia de bandera roja sobre el tremendo impacto que el calentamiento oceánico sostenido puede tener en el ecosistema marino».

LEE: Cómo detener la sexta extinción masiva

El estudio advirtió que aún se desconoce cuánto tiempo le tomaría a la población recuperarse, o si se recuperaría, «a la luz de las tendencias pronosticadas del calentamiento global y la probabilidad asociada de olas de calor más frecuentes».

Ha habido otras olas de calor marinas emergentes en los últimos meses. En septiembre de 2019, los investigadores de la Universidad de Washington descubrieron una casi tan grande como la Mancha, que se formó frente a la costa del estado de Washington, y se preparan para sus posibles efectos.

También se formó otra en la costa este de Nueva Zelandia. Esta mancha es tan grande que es detectable desde el espacio: tiene aproximadamente un millón de kilómetros cuadrados, un área más grande que el tamaño de Texas.

LEE: Hay una «mancha» de agua caliente del tamaño de Venezuela frente a la costa de Nueva Zelandia

Es especialmente raro ver un parche de agua oceánica cálida en un área tan grande, pero los científicos dicen que el cambio climático global está haciendo que estos fenómenos sean más comunes.

De 1982 a 2016, hubo un aumento del 82% en el número de días de olas de calor en la superficie del océano global, según un estudio de 2018. Esto se debe a que las olas de calor están aumentando tanto en frecuencia como en duración, con el nivel más alto de actividad de olas de calor marítimo en el Atlántico Norte.