CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Corea

Racismo, historia y política: por qué los surcoreanos están molestos por el bigote del embajador de EE.UU.

Por Joshua Berlinger

(CNN) — Podría ser la crítica más extraña de un embajador de Estados Unidos en la historia reciente.

Harry Harris, enviado de Washington a Corea del Sur, ha sido sometido a un fuertes críticas en las redes sociales y por internautas anónimos por su bigote.

Ese pequeño trozo de vello facial, como dijo Harris, «se ha convertido en algo fascinante aquí en los medios».

«Si miras las redes sociales, todo está ahí afuera», dijo Harris, el ex jefe de las Fuerzas del Pacífico de EE.UU.

En la superficie, las críticas bordean la ridiculez. Es solo un pequeño parche de cabello.

Pero el bigote de Harris ha provocado discusiones sobre temas mucho más grandes que el propio embajador: las emociones aún crudas entre muchos coreanos sobre el legado de la ocupación japonesa; la prevalencia del racismo en una sociedad tan homogénea; y grietas que aparecen en el futuro de la alianza de décadas entre Seúl y Washington cuando las dos partes intentan llegar a un acuerdo sobre cómo cubrir el costo de las tropas estadounidenses estacionadas en Corea del Sur, en medio de informes de que el presidente Donald Trump exigió un incremento del 400% en el pago.

La esencia de la crítica es que con el bigote, Harris se parece a los vilipendiados líderes japoneses que gobernaron la península de Corea con  puño de hierro durante la ocupación japonesa.

Algunos de los líderes de guerra más prominentes de Japón, como Hideki Tojo, el primer ministro que luego fue ejecutado por un tribunal de la posguerra, y el emperador Hirohito, tenían bigotes.

Bajo el dominio japonés, muchos coreanos fueron brutalizados, asesinados y esclavizados. Todavía es memoria para los coreanos mayores y sigue siendo un tema muy emotivo tanto en Corea del Norte como en Corea del Sur.

En los últimos años, los problemas relacionados con la guerra se han convertido en un punto de discusión entre Japón y Corea del Sur. Se han desatado intensos debates sobre el estado de las «mujeres de consuelo» (mujeres coreanas obligadas a proporcionar servicios sexuales a soldados japoneses) y si las corporaciones japonesas deberían pagar reparaciones individuales para los coreanos que fueron forzados a trabajar.

Hideki Tojo durante los juicios del Tribunal Internacional en Tokio en 1947.

Harris nació en Japón de una madre japonesa y un padre estadounidense, que era un oficial de la Marina, y algunos comentaristas en línea han señalado la herencia de Harris junto con el bigote en sus críticas.

Pero Harris no es japonés, es ciudadano estadounidense. Y llamarlo por su ascendencia japonesa casi seguramente se consideraría racista en Estados Unidos.

Corea del Sur es una sociedad homogénea sin diversidad racial como la de Estados Unidos. El World Factbook de la CIA ni siquiera enumera otros grupos étnicos que viven en Corea del Sur en la página del país, sino que simplemente se refiere al país como «homogéneo». Las familias de raza mixta son raras y la xenofobia sigue siendo sorprendentemente común.

Harris, quien dedicó años de su vida al servicio de su país, dijo en una entrevista con el Korea Times en diciembre que las únicas veces que su origen étnico entró en juego fue cuando criticó a China por sus acciones en el Mar del Sur de China y, recientemente, en Corea del Sur en relación con su bigote.

«Entiendo la animosidad histórica que existe entre ambos países, pero no soy el embajador japonés-estadounidense en Corea, soy el embajador estadounidense en Corea», dijo. «Y tomar esa historia y ponérmela simplemente por un accidente de nacimiento, creo que es un error».

Harris dijo que cree en el argumento de que se parece a la historia de los líderes japoneses en tiempos de guerra es «deliberadamente selectivo». Citó a dos figuras de independencia coreanas con bigote, Ahn Jung-geun y Ahn Chang-ho, como prueba.

Miembros de Seúl Jinbo, un grupo cívico de activistas progresistas, realizan una manifestación cerca de la residencia del embajador de Estados Unidos en Corea del Sur, Harry Harris, en Seúl el 11 de noviembre de 2019. Su cara se superpone en la de un gato porque bromeó en Twitter que sus gatos estaban bien después de que un grupo de estudiantes irrumpió en su casa.

«No me dejé crecer el bigote por mi herencia japonesa, por el movimiento de independencia de Corea o incluso por mi padre. Lo hice porque pude y pensé que lo haría y lo hice», dijo.

Harris explicó que se dejó crecer el bigote para marcar una nueva etapa en su vida, después de retirarse como comandante de la Flota del Pacífico de EE.UU. y comenzar a trabajar como diplomático.

«No podía crecer más, no podía crecer el pelo en la parte superior de mi cabeza, pero podía crecerlo en frente de mi cabeza y así lo hice. Nada nefasto en eso, quería tener un cambio», dijo.

Cuando se le preguntó si se afeitaría el bigote para ayudar a mejorar las relaciones, Harris dijo al Korea Times que alguien tendría que convencerlo de que beneficiaría la relación bilateral entre Estados Unidos y Corea del Sur.

«Soy quien soy. Todo lo que puedo decir es que cada decisión que tomo se basa en el hecho de que soy embajador estadounidense en Corea, no el embajador estadounidense japonés en Corea», dijo el jueves.

Paula Hancocks y Sophie Jeong de CNN contribuyeron a este informe.