CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Foro Económico Mundial

Príncipe Carlos: Necesitamos un nuevo modelo económico o el planeta arderá

Por Max Foster, Mark Thompson

(CNN Business) — Solo una revolución en la forma en que funciona la economía global y los mercados financieros puede salvar al planeta de la crisis climática y asegurar la prosperidad futura, advirtió el miércoles el príncipe Carlos.

«No podemos seguir así, cada mes se rompe otro récord de temperaturas», dijo a CNN en una entrevista exclusiva en el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en Davos, Suiza. «Si lo dejamos demasiado tiempo, y lo hemos hecho, solo dejar crecer las cosas, se volverá difícil».

El heredero del trono británico y ecologista de toda la vida habló con CNN después de lanzar un desafío a las élites empresariales y financieras mundiales en Davos para liderar un «cambio de paradigma, uno que inspire la acción a niveles y ritmo revolucionarios» para evitar la catástrofe que se avecina.

«¿Queremos pasar a la historia como las personas que no hicieron nada para rescatar el mundo y restablecer el equilibrio a tiempo cuando podríamos haberlo hecho? No quiero», dijo a la audiencia en el 50ª reunión anual del WEF.

«Y solo piensen por un momento: ¿de qué sirve toda la riqueza adicional en el mundo, obtenida de ‘negocios de siempre’, si no se puede hacer nada con ella excepto verla arder en condiciones catastróficas?».

publicidad

Justo este año, los grandes incendios forestales exacerbados por el cambio climático han devastado enormes áreas de tierra en Australia y matado a millones de animales. Investigaciones recientes muestran que los océanos del mundo están absorbiendo tanto calor como el generado por cinco bombas atómicas por segundo. El esmog tóxico sigue asfixiando las ciudades de la India a pesar de las reiteradas promesas de aire más limpio del gobierno, y la última década fue la más cálida de la historia registrada.

Los incendios forestales han destruido grandes áreas de Australia en los últimos meses.

La crisis climática ocupó los titulares el primer día completo de la reunión de esta semana en Davos. La activista adolescente Greta Thunberg criticó el martes a la élite empresarial y política por no hacer «básicamente nada» para reducir las emisiones de carbono que están alimentando el calentamiento global.

En declaraciones más tarde en el día, el presidente Donald Trump, que retiró a Estados Unidos del acuerdo climático de París 2015, se inscribió en una iniciativa global para plantar 1 billón de árboles, pero rechazó a los activistas climáticos como «profetas perennes de la fatalidad» y los «herederos de los tontos adivinos de ayer». Dijo que los avances que resultan del dinamismo de las economías de mercado son capaces  de resolver cualquier problema.

El príncipe Carlos, quien discutió el cambio climático con Trump el verano pasado, se reunió con Thunberg por primera vez después de su discurso.

«Ella es notable, representa una de las principales razones por las que he estado tratando de hacer todo este esfuerzo todos estos años», dijo a CNN. «Siempre me ha preocupado el hecho de que tan a menudo, en términos de humanidad, dejamos las cosas demasiado tarde para que tengas que golpear una pared de ladrillos y experimentar una catástrofe antes de que algo suceda».

El príncipe de Gales usó el discurso del miércoles para lanzar su «Iniciativa de mercados sostenibles». Dijo que se necesitaban acciones urgentes para reconfigurar los mercados para poner a las personas y al planeta «en el corazón de la creación de valor global».

El próximo jefe de Estado de Gran Bretaña, que pronunció su primer discurso sobre el medio ambiente en 1968, dijo que se necesitaban acciones audaces e imaginativas para enfrentar la mayor amenaza que la humanidad haya enfrentado. Esbozó un plan de 10 puntos para poner el mundo natural en el corazón del mundo de los negocios.

«Se estima que la contribución de la naturaleza a la economía mundial tiene un valor de US$ 125 billones anuales», dijo. «La naturaleza es, de hecho, el alma de nuestros mercados financieros y, como tal, debemos, rápidamente, realinear nuestra propia economía para imitar la economía de la naturaleza y trabajar en armonía con ella».

Los pasos recomendados por el príncipe incluyen revertir los subsidios perjudiciales, invertir en innovación tecnológica, crear nuevos productos y servicios sostenibles y brindar a los consumidores mucha más transparencia sobre las cadenas de suministro.

La cumbre mundial sobre el clima del año pasado en Madrid vio algunos avances en la lucha contra la crisis, pero estuvo muy por debajo de lo que muchos activistas climáticos y científicos habían esperado y no lograron finalizar las reglas de un nuevo mercado global de carbono, un elemento clave del acuerdo de París.

El príncipe Carlos se reunió con la activista climática Greta Thunberg por primera vez el miércoles.

Ha habido promesas llamativas de algunas de las principales empresas del mundo en las últimas semanas. Microsoft dijo que planeaba convertirse en emisiones «negativas» para 2030 como un paso hacia la erradicación de su huella de carbono histórica. Y BlackRock, que gestiona US$ 7 billones en activos, prometió deshacerse de las inversiones que considera un riesgo para la sostenibilidad.

El príncipe Carlos dijo que convocaría una serie de discusiones en una variedad de industrias con innovadores, inversores y tomadores de decisiones para ayudar a diseñar un nuevo curso y formar una alianza global para movilizar los billones de dólares necesarios para poner la economía «en el camino correcto».

«Tengo la intención de hacer todo lo posible para garantizar que se escuche el mensaje de urgencia, el cambio sistémico, la colaboración e integración», dijo. «Simplemente no podemos perder más tiempo: el único límite es nuestra voluntad de actuar, y el momento de actuar es ahora».