CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Los murciélagos son la fuente de muchos virus y podrían ser el origen del coronavirus de Wuhan, según expertos

Por Katie Hunt

(CNN) — Científicos dijeron que un tipo de serpiente puede ser la fuente original del coronavirus de Wuhan. Sin embargo, otros expertos en enfermedades infecciosas dicen que es más probable que el culpable final sea el murciélago.

«Cuando uno observa la secuencia genética del virus y la compara con cada coronavirus conocido, los parientes más cercanos son de murciélagos», dijo el Dr. Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance, una organización de salud ambiental sin fines de lucro.

LEE: Las serpientes serían el origen del brote del coronavirus de Wuhan

Autoridades inspeccionan un pozo para atrapar murciélagos en Changaroth en Kozhikode, en el estado indio de Kerala, el 21 de mayo de 2018, durante un brote del mortal virus de Nipah, portado principalmente por murciélagos de la fruta.

La profesora Guizhen Wu, del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo en un estudio publicado por la revista médica Lancet el miércoles que los datos que tenían hasta ahora eran consistentes con el virus inicialmente alojado por murciélagos.

Durante mucho tiempo, el murciélago ha sido visto como un supervillano biológico.

El mamífero alado ha sido el reservorio de varios virus mortales diferentes como Marburg, Nipah y Hendra, que han causado enfermedades en humanos y brotes en Uganda, Malasia, Bangladesh y Australia. Se cree que los murciélagos son el huésped natural del virus del Ébola, la rabia, el SARS y el MERS, siendo estos últimos dos coronavirus similares al que ahora surgió en Wuhan.

publicidad

A menudo, hay un intermediario involucrado, como fue el caso con el SARS en 2003 –el gato de civeta– y MERS, que surgió más tarde en la década de 2000 y fue llevado por camellos.

Los científicos llaman zoonóticos a estos virus porque se transmiten de animales a humanos.

En el caso del virus Nipah, que puede causar una variedad de síntomas, incluida la encefalitis mortal (inflamación del cerebro), las infecciones se remontan al jugo hecho de la savia de una palmera datilera que había sido contaminada con orina o saliva de murciélago. Los murciélagos se habían posado en los árboles donde los lugareños instalaban espitas para recoger la sabrosa savia.

El hecho de que este nuevo coronavirus se haya relacionado con los murciélagos «no sorprende a los virólogos que trabajan con virus transmitidos por murciélagos», dijo el Dr. Stathis Giotis, virólogo del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Imperial College de Londres. «Los murciélagos son reconocidos como reservorios importantes para virus emergentes y reemergentes con potencial zoonótico».

Giotis dijo que era posible que el murciélago chino de herradura, una especie de murciélago común en China, fuera el responsable.

¿Por qué es tan común que los murciélagos porten y propaguen virus?

Los murciélagos son un grupo diverso, con más de 1.300 especies, y solo superan a los roedores en la diversidad de mamíferos. Son geográficamente diversos y viven en todos los continentes, excepto en la Antártida. En comparación con los animales terrestres, tienen una vida útil más larga y muchos se alojan densamente con millones de otros en cuevas, lo que significa que potencialmente entran en contacto con más virus y estos circulan fácilmente entre ellos.

Si bien se sabe que los murciélagos son portadores de varios virus de alto perfil, no parecen sufrirlos, a excepción de la rabia.

Una teoría plantea que el vuelo, que es compartido por todos los murciélagos pero no por otros mamíferos, ha permitido que los murciélagos desarrollen mecanismos que los protejan de los virus. Volar eleva el metabolismo del murciélago y la temperatura corporal, similar a la fiebre en humanos y otros mamíferos, y los científicos dicen que esto, en una escala evolutiva, podría estimular el sistema inmunológico de un murciélago y hacerlo más tolerante a los virus.

«La hipótesis actual entre los científicos es que el sistema inmunitario de los murciélagos se ha adaptado a lo largo de siglos de evolución debido a su capacidad de vuelo», dijo Giotis.

Los científicos han encontrado algunas pistas prometedoras en la composición genética del animal para respaldar esta hipótesis.

«Los componentes clave de inmunidad antiviral se conservan en los murciélagos, pero algunos genes que activan la inflamación o los mecanismos de defensa antivirales especializados faltan o tienen una función alterada», dijo Giotis, explicando por qué no tienen una respuesta inmune típica a los virus.

Los murciélagos a menudo viven en cuevas como esta en Sudáfrica, donde científicos realizan pruebas para detectar la rabia.

Por supuesto, los murciélagos no son los únicos animales que transmiten enfermedades que se extienden a los humanos. La plaga fue llevada por roedores y el VIH se propagó de los chimpancés.

En un artículo de 2017, científicos descubrieron que los murciélagos albergaban virus más peligrosos que otras especies. Un equipo de científicos, incluido Daszak, observó 188 virus zoonóticos conocidos y descubrió que los murciélagos albergaban una proporción «significativamente mayor» de estos que otros mamíferos.

Sin embargo, algunos científicos dicen que los murciélagos han sido analizados de manera más exhaustiva para detectar virus a raíz del brote de SARS de 2003 y que otros animales podrían tener una diversidad similar de virus si los científicos observaran de manera más sólida.

Pero la deforestación y la urbanización, especialmente en lugares densamente poblados como China, están poniendo a los humanos en contacto más cercano con murciélagos y otros animales, lo que permite la propagación de los virus, dijo Giotis.

¿Se propagó el virus de Wuhan a partir de los murciélagos?

Científicos en China han estudiado activamente a los murciélagos cuidadosamente dado que durante mucho tiempo se pensó que tenían el potencial de ser el punto de partida de la próxima pandemia.

En un artículo publicado el año pasado, los científicos del Instituto de Virología de Wuhan hicieron una observación inquietantemente premonitoria: «En general, se cree que los CoV (coronavirus) transmitidos por murciélagos resurgirán para causar el próximo brote de la enfermedad», dijeron. «En este sentido, China es un punto de acceso probable. El desafío es predecir cuándo y dónde, para que podamos hacer todo lo posible para prevenir tales brotes».

Daszak dijo que los científicos han encontrado alrededor de 50 coronavirus relacionados con el SARS en murciélagos en toda China y que se ha encontrado el coronavirus del SARS en personas en la provincia suroccidental de Yunnan que vivían cerca de cuevas donde se había encontrado el virus en los murciélagos, aunque no mostraron síntomas de enfermedad respiratoria durante el muestreo.

«Estos virus tienen un riesgo muy alto de aparición de pandemias. Están en murciélagos, están en el sudeste asiático, las personas están expuestas a ellos regularmente y de hecho se están infectando», dijo Daszak.

Es demasiado pronto para decir con certeza si el coronavirus de Wuhan se originó en los murciélagos y si un intermediario jugó un papel. El brote se remontó inicialmente a un mercado de mariscos que vendía animales vivos en Wuhan y los científicos están trabajando para rastrear la fuente tanto en el laboratorio como en el campo.

Wu, del Centro Chino para el Control de Enfermedades, dijo que los datos apuntaban a que el virus pasa de murciélagos a otro animal salvaje desconocido, y luego a los humanos. Ella dijo que no se vendieron ni se encontraron murciélagos en el mercado de mariscos y que el brote se informó por primera vez a fines de diciembre, cuando la mayoría de las especies de murciélagos en Wuhan están hibernando.

«Hay informes iniciales, aunque controvertidos, de que el virus ya se ha detectado tanto en murciélagos como en serpientes y que las cepas en murciélagos y serpientes son similares entre sí y con las cepas de casos humanos», dijo Paul Hunter, profesor de medicina en la Universidad de East Anglia, dijo al Science Media Center en Londres.

«Todo el trabajo en torno a este nuevo brote es nuevo y continuo, lo que puede explicar por qué hay diferentes teorías sobre cuál puede ser la fuente».

Julia Hollingsworth de CNN en Hong Kong contribuyó a este informe.