CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

El asteroide que acabó con los dinosaurios favoreció a las bacterias

Por Scottie Andrew

(CNN) — El asteroide que aniquiló a los dinosaurios hace unos 66 millones de años casi le quitó la vida a la Tierra.

El impacto del asteroide Chicxulub devastó el 76% de todas las especies y casi toda la vegetación del planeta. Como el polvo nubló la atmósfera y bloqueó el sol, la fotosíntesis disminuyó y el fitoplancton en los océanos dejó de producir oxígeno.

Estaba oscuro y extremadamente caliente en el cráter dejado por el asteroide y extremadamente frío en todas partes, condiciones que hicieron imposible que la mayoría de la vida prosperara.

Pero en los días, semanas y décadas después del evento catastrófico, las microbacterias volvieron al cráter.

“Estamos hablando de organismos que se recuperan en días o décadas”, dijo Timothy Bralower, profesor de geociencias en la Universidad Estatal de Pensilvania. “Desde un punto de vista geológico, ese descubrimiento es bastante importante”.

LEE: Exoplanetas, agujeros negros y dinosaurios… ¿Cuáles fueron los principales descubrimientos científicos de la década de 2010?

Millones de años después del impacto del asteroide, los geólogos perforaron el anillo máximo del asteroide, el centro del cráter, y basándose en los biomarcadores que dejaron las microbacterias millones de años antes, tejieron una línea de tiempo de cómo la vida regresó después del golpe del asteroide.

Los hallazgos fueron publicados el mes pasado en la revista Geology.

“(Las bacterias) se recuperaron”, dijo Bralower, coautor del artículo, a CNN. “Esto es muy consistente con lo que sabemos sobre las bacterias hoy en día: pueden crecer en cualquier lugar”.

Un tsunami gigante depositó la primera bacteria

Las bacterias son algunos de los organismos más resistentes de la Tierra. Han sido encontrados alojados dentro del hielo, en cuevas subterráneas profundas y escondidos dentro de las aguas termales.

Así que no es de extrañar que hayan podido sobrevivir en el cráter Chicxulub, enterrado en la península de Yucatán en México. Lo más raro, dijo Bralower, es lo rápido que los microbios pudieron regresar.

Después de que el asteroide golpeó la Tierra hace unos 66 millones de años, desencadenó un tsunami masivo, que se cree que midió 90 metros de altura, que depositó sedimentos en el asteroide.

This artist's interpretation shows what the asteroid that killed most dinosaurs might've looked like. It couldn't kill many of Earth's microbacteria, though, which were largely responsible for fueling the return of life on the planet.

Interpretación de artista del asteroide que mató a los dinosaurios.

Entre ese sedimento había cianobacterias, microorganismos capaces de hacer fotosíntesis y jugadores importante en el ciclo del nitrógeno. El registro geológico muestra que estos microbios se depositaron inmediatamente después de que se formó el cráter.

“Básicamente, los primeros sobrevivientes, los primeros habitantes del cráter, fueron microbios”, dijo Bralower.

Las comunidades microbianas en el cráter permanecieron en un “estado constante de flujo dinámico” en los millones de años que siguieron, escribieron los autores.

Eventualmente, después de que el polvo que nublaba el sol se asentara, el fitoplancton se recuperó rápidamente y comenzó a fotosintetizar y producir más oxígeno, en gran parte en parte al resurgimiento de las plantas terrestres.

LEE: Científicos desarrollan una envoltura de plástico autodepuradora y resistente a las superbacterias

“Los microbios allanaron el camino para órdenes superiores de vida”, dijo Bralower.

Kliti Grice, coautora de papel y directora del Centro de Geoquímica Orgánica e Isotópica de Australia Occidental, calificó la actividad en el cráter como “caos microbiano post-apocalíptico”.

“El desarrollo y la productividad del fitoplancton estuvo acompañado por transiciones importantes en los suministros de nutrientes y oxígeno que dieron forma a la recuperación de la vida microbiana”, dijo Grice, profesora de la Universidad de Curtin. “Pasaron muchas cosas en tan poco tiempo”.