CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Redes sociales

La más reciente y controvertida tendencia de los padres que comparten todo en redes: graban reacción de sus hijos al reporte de notas

Por Samantha Murphy Kelly

(CNN Business) — Una madre mete la mano en un sobre y saca la boleta de calificaciones de su hijo mientras él, cerca de ella, se ve visiblemente ansioso. La temporada de boletas de calificaciones puede ser un momento estresante para cualquier estudiante, pero en esta situación, las apuestas son aún mayores: ella lee en voz alta las impresiones de los maestros de su hijo, grabando el proceso para sus millones de suscriptores de YouTube.

El video, que se une a una colección de casi 20 videos similares que CNN ha encontrado en YouTube, es parte de una tendencia emergente de padres que filman reacciones en tiempo real a las calificaciones de sus hijos y las publican en Internet. En un video tras otro, un padre sienta a su hijo, abre la boleta de calificaciones y anuncia cómo se desempeñó en cada tema, destacando los comentarios positivos y negativos.

Muchos de los comentarios en los videos son positivos, y los espectadores alientan al niño a mantener el buen trabajo. (Por lo general, los niños en estos videos obtuvieron altas calificaciones en general). Sin embargo, algunos expertos en psicología infantil instan a los padres a pensar dos veces antes de grabar y compartir públicamente este tipo de videos de reacción, argumentando que podría causar ansiedad, vergüenza e incluso crispar las relaciones entre padres e hijos.

Durante gran parte de la última década, las familias y los expertos han luchado con esto del «sharenting», el concepto de que los padres compartan detalles en las redes sociales sobre sus hijos. Muchos vloggers de padres de YouTube publican varios videos cada mes, compartiendo detalles íntimos sobre sus vidas, desde problemas financieros familiares y el nacimiento de un nuevo bebé hasta el teléfono de un niño.

El aumento en el intercambio de boletas de calificaciones en YouTube podría renovar el debate a largo plazo sobre lo que es apropiado que los padres documenten en línea y si un niño realmente puede dar su consentimiento para participar. CNN se comunicó con la mayoría de los padres detrás de estas cuentas, pero se negaron a comentar o no respondieron.

«Hay una diferencia entre estar orgulloso de tu hijo y mostrarlo en tu refrigerador y compartirlo en las redes sociales sin consentirlo o discutirlo con ellos por adelantado», dijo Alexandra Hamlet, psicóloga clínica del Child Mind Institute que se especializa en trastornos del estado de ánimo y ansiedad.

Incluso si los padres piden permiso a sus hijos primero, Hamlet dijo que «es realmente difícil tener una conversación adulta con un niño sobre si quieren que sus cosas se publiquen para las masas cuando ni siquiera entienden el alcance de la huella digital».

En algunos de los clips de YouTube, los niños parecen avergonzados. Después de revisar los videos, Hamlet dijo que no proporcionan mucho contexto sobre lo duro que pueden haber estado trabajando o sus fortalezas y debilidades académicas. La decisión de publicar algo tan personal como la boleta de calificaciones, que en teoría podrían ser vistos en línea por los compañeros de un niño, también podría crear posibles problemas de confianza.

«Un niño podría pensar: ‘Si un padre publica cosas sin mi consentimiento, ¿puedo confiar en ellos con secretos o cosas de las que estoy orgulloso?'», dijo Hamlet.

A medida que crecen y obtienen acceso a las principales plataformas sociales, muchas de las cuales restringen el registro a usuarios menores de 13 años, algunos niños descubren un tesoro de fotos, videos y subtítulos en línea que documentan momentos personales de sus vidas a lo largo de los años.

Tiffani Beaston, una madre que dirige el canal de YouTube Beauty & the Beaston y que tiene más de 375.000 suscriptores, dice que ve por qué algunas familias no dejan ningún tema sin tratar, incluido el intercambio de boletas de calificaciones.

«Algunas personas se acostumbran a compartir todo sobre sus vidas, y esto es parte de eso», dijo Beaston, cuyo canal generalmente presenta consejos de cocina y limpieza, pero también destaca la rutina diaria de su familia y se sumerge en temas más profundos como la depresión posparto.

Pero Beaston, que se gana la vida en YouTube, dijo que siente que no debe capturar nada que sea vergonzoso: «Sabemos que compartimos una vida en línea, pero la privacidad y la dignidad de mis hijos significa mucho más».