CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN: Cómo mejorar tus posibilidades contra el coronavirus

Por James P. Phillips

Nota del editor: James P. Phillips, MD, es profesor asistente de Medicina de Emergencia en la Universidad George Washington, donde se desempeña como jefe de la Sección de Medicina de Desastres y Operativa. Síguelo en Twitter @DrPhillipsMD. Las opiniones expresadas en este comentario son propias del autor. Ver más en la sección de opinión en CNN.

(CNN) — No tenemos que estar indefensos ante el coronavirus.

Entiendo que las personas quieren sentir que están en control en lo que se siente como una situación fuera de control. Llamo a mi padre con más frecuencia que hace un mes, y él me ayuda a comprender la ansiedad que él y otras personas mayores de 60 años sienten cuando los inundan con informes de que son los más «vulnerables» a los efectos del virus.

La ansiedad se extiende mucho más allá de los estadounidenses mayores. Basta con mirar la cantidad de conferencias canceladas, la cantidad de compañías que le dicen al personal que trabaje desde casa, la escasez nacional de papel higiénico, desinfectante para manos, toallitas desinfectantes y otros productos en tiendas físicas y en línea.

Los pacientes que veo en mi trabajo como médico, en el departamento de Emergencias, hablan de una sensación general de impotencia, como si se acercara un maremoto, y no hay nada que puedan hacer excepto lavarse las manos, tratar de encontrar desinfectante para manos en el mercado negro, quedarse en casa y rezar.

publicidad

El virus conocido como SARS-CoV-2, que causa la enfermedad llamada Covid-19, actualmente se está extendiendo por todo el mundo a pesar de nuestros mejores esfuerzos, y creo que continuará haciéndolo. Por cada estado, por cada país. Como escribí para CNN la semana pasada, acepto que mi profesión hace que mi propio contagio parezca casi inevitable. Naturalmente, las personas claman por respuestas a preguntas que actualmente no tienen respuesta. ¿Lo conseguiré? ¿Cuántas personas se infectarán y qué porcentaje de ellas morirá? ¿Quién morirá?

Nadie puede decirlo con certeza. Si escucha que alguien dice que puede, no debe creerle y debe evaluar su agenda.

Hay demasiadas variables para permitir predicciones perfectas: variación estacional potencial, qué tan bien una población sigue las recomendaciones de salud pública y el posible descubrimiento de medicamentos terapéuticos, por nombrar algunos.

A medida que los nuevos números de infección parecen disminuir en China y Corea del Sur, hay que tener en cuenta que nuestros países tienen diferentes normas sociales y culturales que podrían desempeñar un papel, incluidas las diferencias en el cumplimiento de los deseos del gobierno y un cierto grado de privacidad social. Además, existen diferencias políticas: las medidas autoritarias utilizadas para aislar socialmente a decenas de millones de ciudadanos chinos no son opciones realistas en las democracias occidentales como la nuestra.

De los que contraen el virus, muchos requerirán hospitalización por neumonía y / o complicaciones de sus enfermedades preexistentes. Entre los hospitalizados, los estudios muestran que un número significativo desarrollará un proceso de enfermedad complicado llamado síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA). Muchos de estos pacientes requerirán atención en la UCI y un ventilador mecánico, y la simple matemática nos hace temer, a muchos de los que trabajamos en los servicios de salud, que podamos quedarnos sin habitaciones y ventiladores en los próximos meses. Las matemáticas importan.

Hasta ahora, el coronavirus no parece estar afectando a niños sanos y, como padre de un niño de 2 años, me consuela. Un estudio reciente publicado en la revista médica “The Lancet”, aunque pequeño, también ofrece cierta esperanza de que las mujeres embarazadas no transmitan el virus a sus bebés. Como esposo de una esposa muy embarazada y comprensiva, esta también es una noticia esperanzadora.

Yo ofrezco esto: no está indefenso. Hay otras cosas que pueden hacerse para fortalecerse. En primer lugar, las medidas de salud pública que se nos recomiendan, como lavarse las manos, mantener las distancias físicas y evitar grandes reuniones, son realmente el mejor medio para protegerse de la exposición. La prevención es y seguirá siendo la mejor medicina. Sin embargo, muchos aún se infectarán a pesar de seguir estas prácticas.

¿Qué más puede hacer para mejorar sus probabilidades de vencer a Covid-19 si se infecta? Un paso clave: fortalezca su salud ahora, antes de enfermarse. Los estudios han demostrado que las personas con mayor riesgo tienen más de 60 años y / o tienen problemas de salud preexistentes como diabetes, obesidad, enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar o deterioro generalizado.

Si tiene estos (u otros) problemas médicos, puede elegir ser proactivo y comenzar a abordarlos con su mayor esfuerzo, a partir de hoy. Esa medicina para la presión arterial que nunca toma porque odia tomar pastillas y le hace sentir viejo, empiece a tomarla hoy. Si rara vez, si es que alguna vez, verifica su azúcar en la sangre y ha permitido que su diabetes se descontrole porque los pinchazos en los dedos y las inyecciones de insulina son molestos, controle su azúcar a partir de hoy. ¿Tienes asma o enfermedad pulmonar? Comience a usar constantemente sus inhaladores recetados.

Y, por amor de Dios, deje de fumar y consumir cigarrillos electrónicos de inmediato. Comprométase a perder 10 libras este mes y oblíguese a caminar al menos una milla todos los días, a partir de hoy. Vacúnese contra la gripe ahora mismo.

Incluso las personas sin problemas médicos diagnosticados, deben supervisar su salud. El ejercicio, la pérdida de peso, una dieta saludable y un buen sueño son ciertamente beneficiosos para su cuerpo. Comprometerse a hacer esas cosas simples que sus médicos le han recomendado durante años, tiene el poder de mejorar su capacidad de recuperación. ¿Cuánto cuesta? Depende. Pero frente a este virus, incluso un paso muy pequeño en su salud general podría ser la diferencia entre síntomas leves o más graves, y para algunos, podría significar la diferencia entre la vida y la muerte.

No se sienta indefenso. Haga todo lo posible para no contraer el virus. Pero asegúrese de que si lo haces, ya está en una posición más fuerte.

Esté preparado, no asustado.