CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Está bien ir a la playa? ¿Y hacer senderismo?

Por Stacey Lastoe

(CNN) – Las prohibiciones de viaje y las fronteras cerradas han puesto la pasión por los viajes en espera, y a medida que Estados Unidos y otros países lidian con un aumento en los casos de coronavirus, incluso los viajes nacionales son cada vez más improbables.

Estos mandatos han dejado a muchos estadounidenses aislados en sus hogares, con suerte prestando atención a la guía de distanciamiento social esbozada por los funcionarios de salud y solo se aventuran a lugares como la tienda de comestibles o la farmacia.

Manteniéndote lo más cerca posible de tu hogar, millones de estadounidenses se están adaptando a la nueva normalidad.

Pero la claustrofobia por la cuarentena es una consecuencia real, a menudo desagradable, de evitar el mundo exterior. Lo peor de esta claustrofobia se puede evitar en áreas que no están cerradas al salir regularmente, moverse y presenciar cambios estacionales que continúan a pesar de la pandemia.

De hecho, muchas autoridades y expertos recomiendan actividades al aire libre, con precaución.

“No puedes simplemente sentarte en tu casa. Hay un cierto punto en el que te vuelves loco”, dice el Dr. Daniel Griffin, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Columbia.

Por supuesto, hay varios factores a considerar y varias limitaciones (por ubicación o nivel de vulnerabilidad personal) en cuanto a qué tan lejos puedes aventurarte. Y en las áreas actualmente más afectadas por el aumento de casos, la mayoría de las actividades al aire libre simplemente no son posibles ya que las autoridades trabajan para combatir el virus.

Sigue leyendo para obtener algunos consejos generales sobre cómo estar al aire libre durante la pandemia y asegúrate de estar atento a las reglas de tu localidad a medida que evoluciona.

Caminar al aire libre en áreas despobladas puede aliviar el estrés.
(Crédito: Alex Davidson/Getty Images Europa)

Si vives cerca de un espacio abierto, considéralo tu zona cero para tomar un poco de aire fresco.

El psicólogo Baruch Fischhoff, que estudia la toma de decisiones, entre otras cosas, dice que está bien salir, ir a cualquier lugar al aire libre realmente, siempre y cuando te comprometas a seguir los protocolos de distanciamiento social descritos por expertos médicos.

Eso significa mantenerte al menos a casi dos metros de distancia de cualquier persona con la que no estás viviendo. Los parques o playas repletos de gente no funcionarán.

Los parques infantiles y las instalaciones públicas como los baños deben evitarse debido a su naturaleza de alto contacto.

En Italia, los funcionarios han cerrado parques, jardines y áreas de juego, y han prohibido correr y otras actividades de ocio al aire libre, que ahora solo se permitirán en las cercanías de los hogares de las personas. En otras áreas, los parques y vecindarios sin multitudes aún se consideran una buena opción para tomar aire fresco.

Fischhoff, profesor en el Departamento de Ingeniería y Políticas Públicas de la Universidad Carnegie Mellon, alienta a las personas a pensar en todos los que están a su alrededor (fuera de las personas con las que viven) como portadores de virus, ya que no hay suficientes pruebas para asumir lo contrario.

“Las personas mayores y más vulnerables, como las personas mayores de 60 años, las personas con diabetes, enfermedades cardíacas o pulmonares deberían considerar refugiarse en su hogar en determinadas circunstancias, ya que estas personas estarían en alto riesgo si estuvieran expuestas e infectadas”, dice Griffin.

La regla de los casi dos metros no se aplica a las personas con las que vives ni a las que has abrazado en tu cohorte social, un término más reciente que describe a las pocas personas con las que has elegido aislarte.

Griffin explica que el concepto de una cohorte social relacionada con el coronavirus está ganando fuerza en la comunidad médica.

“Con un periodo potencial de 18 meses por delante, esta es una forma menos draconiana y, con suerte, factible de distanciamiento social y aislamiento social en grupos que son del tamaño de una gran familia extendida que evita la propagación entre estos grupos aislados”.

Al igual que el distanciamiento social, puede posicionarse para ser el próximo fenómeno introducido en la ola de nuevas normas de comportamiento social.

Un paseo por el bosque

Tanto Griffin como Fischhoff están de acuerdo en que el senderismo es una actividad al aire libre aceptable, siguiendo la regla de los casi dos metros, aunque no está exento de riesgos no relacionados con el coronavirus.

Si sales a una caminata de una hora con tu cónyuge o con un amigo con el que vives y uno de ustedes tiene un accidente que requiere ir a la sala de emergencias, esencialmente estás agregando estrés al sistema de atención médica ya sobrecargado.

Por lo tanto, junto con la práctica del distanciamiento social y los esfuerzos de higiene mejorados, debes tener cuidado con los riesgos mundanos.

“Siempre ten cuidado, pero ahora sé un poco más cuidadoso”, indicó Griffin.

Debes conducir al lugar donde harán la caminata en autos separados, dice, si la otra persona no es alguien con quien vives para mantener el distanciamiento social.

Si te aventuras en una caminata, evitar las instalaciones públicas es primordial. Ese banco a lo largo del sendero puede parecer atractivo, pero sentarse en él es arriesgado ya que no sabes quién más ha estado allí recientemente.

Griffin señala la fuerza del virus: puede vivir durante días en cualquier cantidad de superficies, incluido ese banco.

“No hemos abordado los aspectos poco intuitivos de dónde van las manos”, dice Fischhoff, y enfatiza que hay más trabajo por hacer en esta área.

Sugiere que si puedes mantener tus manos lejos de las cosas o asegurarte de no tocarte la cara hasta que te laves las manos, puedes tomar una mejor decisión de salir a caminar o hacer senderismo.

Sin embargo, cruzarte brevemente con otros humanos no es un gran problema. Afortunadamente, este contacto pasajero, explica Griffin, no se considera de alto riesgo.

Pero hazle un favor a tu vecino y espera para estornudar o toser una vez que tengas la acera o el sendero para ti solo.

Reglas de campo

Si bien algunos parques nacionales de EE.UU. han cerrado a los visitantes, muchos otros en el Servicio de Parques Nacionales permanecen abiertos y están eximiendo las tarifas de entrada.

Kathy Kupper, especialista en asuntos públicos para el Servicio de Parques Nacionales, informa que las tarifas no se aplicaron “para ayudar a proporcionar a las personas acceso a la naturaleza y los muchos beneficios mentales y físicos que acompañan el tiempo que se pasa al aire libre”.

Además de cumplir con las pautas de distanciamiento social, Kupper dice que los visitantes “también deben adherirse a los principios de “Leave No Trace” y estar preparados para que algunas instalaciones no estén disponibles, incluidos los centros de visitantes, baños, fuentes de agua o servicio de alimentos”.

En cuanto a acampar en parques nacionales o en otros lugares, si usas una carpa, se respetuoso con las reglas y no te instales cerca de otro campamento, comentó Griffin.

Muchos campamentos han cerrado en respuesta al coronavirus, dejando sitios dispersos y más remotos como las únicas opciones.

“Los baños públicos en los campamentos son un poco preocupantes con la evidencia de que el virus podría excretarse en las heces, por lo que puede haber algún riesgo aquí”, señala Griffin.

Puedes consultar el sitio web de NPS o los sitios del departamento de parques estatales para obtener la información más reciente sobre las instalaciones individuales y las operaciones del parque.

La gente camina por la playa en Lyme Regis en West Dorset, Inglaterra, el 21 de marzo. (Crédito: Alex Pantling/Getty Images Europa)

Algunas áreas tienen acceso cerrado a la playa, particularmente en destinos populares en los que hay alta densidad durante las vacaciones de primavera.

Miami Beach, Fort Lauderdale y Tampa han emitido mandatos para cerrar algunas de las playas más populares de Florida. En Australia, Bondi Beach está cerrando en respuesta a las multitudes de personas que ignoran los consejos de distanciamiento social.

Pero las playas que están abiertas y despobladas pueden proporcionar un poco de alivio al aire libre.

“Está bien ir a la playa. Animo a la gente a ir a la playa”, agrega Griffin, nuevamente señalando la necesidad de encontrar formas de disfrutar la vida y hacer lo que nos encanta hacer.

Visitar una playa vacía en temporada baja es una actividad de bajo riesgo. (Crédito: Len Holsborg/Alamy Stock Photo)

Griffin se refería a las playas durante la temporada baja, no al tipo de playas abarrotadas en Florida que recientemente llegaron a los titulares durante las vacaciones de primavera, repletas de jóvenes que aparentemente no se inmutaban por los llamados al distanciamiento social.

¿Pero una playa de Jersey Shore o una playa en los Hamptons en marzo o abril? Debería estar bien si no está lleno de gente y estás manteniendo tu distancia de otros visitantes de la playa en temporada baja.

“No es más inseguro estar en la playa de lo que estarían sentados juntos en su sala de estar”, añadió Griffin, pero agregó que la seguridad de ir a la playa debería ser reevaluada si el brote aún es grave cuando comience la ocupada temporada de verano.

En pocas palabras (por ahora): Sí, está bien aventurarse al aire libre. Está bien estirar las piernas o acurrucarse sobre una manta en un tramo de playa despoblado. Coloca una carpa que respete los requisitos de distanciamiento social.

Sin embargo, si perteneces a uno de los grupos de mayor riesgo, quedarte adentro es una buena idea.

“Por ahora, tal vez tendremos que dejar el aire libre a los jóvenes y saludables”, dijo Griffin.