CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

No se puede confiar en Trump para tomar la decisión correcta en la crisis del coronavirus

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, ex productora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora del Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Leer más opinión en CNN.

(CNN) — La primera vez que la mayoría de nosotros supimos que el presidente Donald Trump estaba pensando en relajar las medidas existentes para frenar la propagación de la pandemia de coronavirus fue el domingo por la noche, justo antes de la medianoche. Fue entonces cuando su tuit gritó en mayúsculas: «NO PODEMOS DEJAR QUE LA CURACIÓN SEA PEOR QUE EL PROBLEMA MISMO».

Continuó diciendo que tomaría una decisión al final del período actual de 15 días de las pautas de los CDC que recomiendan el distanciamiento social.

La idea de cambiar el curso puede haber surgido de su red favorita, Fox News, donde un anfitrión del domingo por la mañana sugirió que cuando se trata de combatir el coronavirus, «la cura es peor que la enfermedad». La pregunta para el resto de nosotros es, ¿podemos confiar en Trump para tomar una decisión de esta magnitud? Para ser franco, la pregunta es si las restricciones relajantes provocarán enfermedades y la muerte de un gran número de estadounidenses.

Confiar en Trump con esta decisión es aún más desconcertante porque lo hemos visto en el podio de la Casa Blanca comportándose de manera irresponsable. Sus actuaciones han incluido no solo las presuntas jactancias egoístas habituales y los ataques que provocan estremecimiento contra los medios y sus enemigos políticos, sino algo más; Algo nuevo e inquietante.

Durante días, Trump ha utilizado las sesiones informativas diarias para promover una combinación médica no probada para luchar contra Covid-19, declarando: «Soy un tipo inteligente» y explicando que tiene «un sentimiento» de que la combinación funciona. El Dr. Anthony Fauci, el principal experto del país en enfermedades infecciosas, ha recurrido repetidamente al micrófono para decir que no hay pruebas de que los medicamentos funcionen, y aún así Trump persiste. Como resultado, los funcionarios de salud pública, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS) y un comisionado de salud estatal han tenido que perder un tiempo precioso para limpiar la información errónea del presidente. Tres personas en Nigeria se han envenenado siguiendo el consejo médico de este político convertido en desarrollador de bienes raíces, y muchas han comprado los medicamentos que la escasez ha desarrollado para aquellos que tienen lupus y otras enfermedades para las cuales los medicamentos en cuestión han demostrado ser efectivos.

Esa es solo una de las razones por las que es inquietante escuchar que Trump aparentemente se prepara para estar en desacuerdo con los expertos en salud pública nuevamente, esta vez no solo si debemos tomar algunas píldoras, sino también si debemos ignorar la opinión de los mejores epidemiólogos del mundo y dejar que Los estadounidenses regresan a trabajar en masa mientras se desata una pandemia.

Para ser justos, es comprensible que el Presidente esté preocupado. Lo que está en juego es enorme, no solo para él personal y políticamente, después de todo es un año electoral, sino para todos en el país. Trump, con razón, está profundamente preocupado por lo que le está sucediendo a la economía. El no esta solo. El aumento del desempleo, más alto que durante la Gran Depresión, y una contracción económica aplastante, podría ocurrir como resultado de los esfuerzos para detener o al menos desacelerar la propagación de una pandemia que amenaza con matar a millones.

Pero, ¿tiene sentido levantar las restricciones mientras el virus se desata en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos?

Cierran sitios de recreación en Los Ángeles por covid-19

El lunes por la mañana, cuando Trump agregó encendido a su fuego en Twitter, retuiteando ideas de un seguidor devoto de que solo las personas de alto riesgo toman precauciones y todos los demás regresan al trabajo, la OMS advirtió que la pandemia se está acelerando. Eso es cierto en todo el mundo. El número de casos confirmados en los EE. UU., A medida que las pruebas ganan tracción, está explotando. Más de 40.000 casos en este escrito, seguramente muchos más mientras lee esto, más de 500 muertos, 100 de ellos en un día, y los números están en camino de seguir creciendo exponencialmente.

Trump tardó mucho tiempo en reconocer que Covid-19 es una gran amenaza. Pero el costo que hemos visto en la economía y en el mercado de valores, hasta ahora su indicador favorito de destreza presidencial, lo está haciendo repensar su decisión de escuchar a los expertos, aunque de mala gana.

En su informe de la tarde del lunes, Trump fue simultáneamente desafiante y despectivo. Cuando se le preguntó si alguno de los médicos de su equipo está de acuerdo con la idea de facilitar las pautas, dijo: «Si fuera por los médicos, podrían decir que mantengamos el cierre. Cerremos el mundo entero». Entonces, no, no están de acuerdo.

Trump fue impertinente sobre los riesgos. «Se observan los accidentes automovilísticos, que son mucho mayores que los números de los que estamos hablando», sugirió a modo de justificación, «Eso no significa que les vamos a decir a todos que no conduzcan más automóviles».

Los accidentes automovilísticos no son contagiosos. Si cada accidente automovilístico produjera dos o tres accidentes más, y la curva proyectara que millones, quizás cientos de millones de estadounidenses aplastarían sus automóviles en cuestión de unas pocas semanas o meses, con cientos de miles, quizás millones muriendo, apostaría le diríamos a las personas que dejen de conducir hasta que descubramos cómo resolver el problema.

El virus se puede detener evitando que se propague. Así es como lo sofocamos. Así es como volvemos a encender la economía. Las pruebas generalizadas, incluidos los anticuerpos para ver quién ya lo ha tenido y tiene inmunidad, podrían marcar la diferencia.

El deseo de Trump de ver que la economía regrese al crecimiento es compartido por el pueblo estadounidense. Pero la causa de la crisis económica, como señaló el senador Lindsey Graham, es el virus. Esta es una situación de causa y efecto. Para salvar la economía necesitamos detener el virus. Trump ya intentó detenerlo negando que fuera un problema.

El nuevo plan que está considerando podría resultar tan ineficaz y mortal. La decisión sobre cómo avanzar debe dejarse en manos de los expertos.