CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Cómo hemos superado las pandemias pasadas

Por John Avlon

Nota del editor: John Avlon es analista político sénior en CNN. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNN.

(CNN) — Estos son días extraños y difíciles. Estamos viviendo una pandemia, y todo lo normal de nuestra vida cotidiana se ha suspendido. Un abrazo o un apretón de manos podrían propagar una enfermedad mortal que ya está galopando fuera de control.

Se va a empeorar antes de mejorar. Más personas se enfermarán y algunas morirán. Pero lo superaremos.

¿Sabes cómo podemos decir eso con certeza? Porque hemos pasado por cosas mucho peores antes.

Hace poco más de 100 años, el mundo sufrió la epidemia de gripe española. A pesar de su nombre, la mayoría de los investigadores creen que en realidad comenzó en una base del ejército de Kansas en la primavera de 1918. Mató a unos 50 millones en todo el mundo, incluidos miembros de mi familia, y más de 675.000 personas murieron aquí en Estados Unidos a la vez, cuando nuestra población era un tercio de su tamaño actual.

Para ponerlo en perspectiva, son más estadounidenses de los que fueron asesinados en la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea y en Vietnam… combinados.

Tenía una tasa de mortalidad del 2%, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), alrededor del doble de lo que los expertos creen que es la tasa de mortalidad del coronavirus, y 20 veces la de la gripe común. Afortunadamente, la ciencia médica ha mejorado dramáticamente desde entonces, cuando la salud pública estaba en su infancia.

Pero las lecciones que se pueden aprender de la epidemia de gripe española son principalmente lo que no se debe hacer.

El gobierno estaba en negación al principio. El presidente Woodrow Wilson nunca habló en público, a pesar de estar afectado él mismo. Se creía que hablar sobre el virus podría dañar la moral, a medida que el país emergía de la Primera Guerra Mundial.

Mientras las escuelas públicas y la Corte Suprema estaban cerradas en Washington, el cirujano general de los Estados Unidos dijo a la gente que «no hay motivo de alarma si se toman precauciones».

En Filadelfia, los funcionarios locales ignoraron las advertencias de salud pública y permitieron que continuara un desfile patriótico masivo días después de que llegara a puerto un barco que transportaba soldados a casa desde Europa. En 10 días, según un historiador, hubo más de 1.000 habitantes de Filadelfia muertos y aproximadamente 200.000 enfermos.

A pesar de eso, el alcalde de Pittsburgh, en el extremo occidental del mismo estado, se resistió a las órdenes de cerrar restaurantes y bares, diciendo que no parecía estar afectando a su ciudad en grandes cantidades. Pronto lo hizo. Otras ciudades como Denver y Cheyenne, Wyoming, reabrieron demasiado pronto y las muertes volvieron a aumentar.

Finalmente, la gripe española siguió su curso. Pero el costo humano era asombroso. No teníamos la ciencia para combatirlo o contenerlo.

Necesitamos aplicar las lecciones de la historia para evitar repetirlas.

Primero, la verdad y la transparencia son importantes. Como John M. Barry, autor de «La gran influenza», le dijo al Washington Post: «la lección número uno… es que si quieres evitar el pánico, dices la verdad».

Segundo, el distanciamiento social funciona: esto no es ciencia espacial. Sabían lo suficiente como para hacerlo en 1918. Funcionó entonces en las ciudades que lo impusieron temprano, como St. Louis. Así que quédese en casa si puede.

En tercer lugar, practique una buena higiene personal: lavarse las manos es esencial y usar máscaras puede ayudar a no transmitir el virus, si puede conseguir alguna.

Finalmente, escuche a los expertos en salud pública. La ciencia importa. Vamos a innovar para salir de esto, pero llevará tiempo encontrar un tratamiento y mucho más una vacuna.

Durante el siglo pasado, hemos vencido enfermedades temibles como el polio, que se aprovechó principalmente de los niños y se cree que paralizó a Franklin Delano Roosevelt 12 años antes de convertirse en presidente. Y cuando el científico estadounidense Jonas Salk descubrió una vacuna, cedió los derechos de forma gratuita para ayudar a la mayor cantidad de personas posible.

Hemos superado pandemias como la gripe en gran parte olvidada de 1957-58, que mató a aproximadamente 1,1 millones de personas en todo el mundo, incluidos 116.000 estadounidenses. También detuvimos posibles pandemias como la del virus del Ébola a través de iniciativas proactivas de salud pública que ayudaron a contener su propagación a África occidental. Y algunas pandemias, como el VIH, continúan afligiéndonos, después de más de medio millón de muertes en EE.UU. y 32 millones en todo el mundo, a pesar del desarrollo de medicamentos que ahora mantienen a las personas con vida.

Si te sientes ansioso, no estás solo. Pero el pánico nunca resolvió un problema.

Puede parecer que el mundo se está acabando, pero no es así. Recientemente, la canción de REM de 1987 «It’s the End of the World As We Know It» ha vuelto a aparecer en las listas, pero es la mitad posterior de ese título lo que más importa… «tal como lo conocemos».

El mundo ha cambiado y no será lo mismo por un tiempo. Pero cuanto más ajustemos nuestros hábitos ahora, más exitosamente surgiremos.

Necesitaremos aprender las lecciones correctas de la crisis del coronavirus, desde las inequidades de nuestro sistema de atención médica, hasta la fabricación nacional de artículos críticos como máscaras, hasta una red de seguridad fortalecida para pequeñas empresas y autónomos. En estas y muchas otras áreas, tenemos que volver a examinar si tenemos nuestras prioridades directamente como nación.

Pero sepa que lo superaremos: especialmente si aprendemos las lecciones de la historia y escuchamos a la ciencia.