CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Las compras de pánico ahora son por el ‘tinte de pelo’, dice el presidente ejecutivo de Walmart

Por Alicia Wallace

(CNN Business) — Primero fueron los geles antibacteriales,  los desinfectantes y el papel higiénico.

Ahora las cortadoras de pelo y el tinte de cabello están volando de los estantes.

En las últimas semanas, los patrones de compra de los estadounidenses están sirviendo como un reflejo de cómo la pandemia de coronavirus continúa evolucionando y afectando la vida cotidiana.

«Definitivamente se puede ver que a medida que la gente se quedó en casa, su enfoque cambió», afirmó el  presidente ejecutivo de Walmart, Doug McMillon, en el Today Show el viernes.

Después de abastecerse de alimentos y productos consumibles, los compradores recurrieron a rompecabezas, juegos y otras formas atemporales de entretenimiento y educación, indicó.

Ahora, las ventas muestran que, sin la posibilidad de aventurarse a una peluquería, la gente se está poniendo… peluda.

«Las personas empiezan a necesitar un corte de pelo», dijo McMillon. «Ves más afeitadoras y color de pelo y cosas por el estilo. Es interesante observar cómo se desarrolla la dinámica».

Este es un vistazo a cómo han cambiado los patrones de compra en las últimas semanas:

Semana 1: antibacteriales para manos, jabones y desinfectantes

El jabón y el desinfectante para manos salieron de los estantes en las primeras semanas de la pandemia. Crédito: Smith Collection/Gado/Getty Images

La primera ola de compras intensas mostró que los consumidores compraron varios artículos para protegerse a medida que el virus se propagaba en Estados Unidos Estados: máscaras, productos de limpieza y desinfectantes para manos.

Durante la semana que terminó el 7 de marzo, las ventas de desinfectantes para manos se dispararon 470% respecto al año anterior, según datos de Nielsen. Las ventas de productos desinfectantes en aerosol aumentaron un 385%.

Los consumidores en todo el país se comportaron como si se estuvieran preparando para una gran tormenta.

«Estamos trabajando para mantener nuestros estantes llenos de productos similares a cuando se alerta de una tormenta de nieve y la gente sabe que podrían estar atrapados en casa», le dio a CNN Andrea Karns, vicepresidenta de ventas y marketing de Karns Foods, una cadena familiar de nueve tiendas en Pensilvania, a principios de marzo.

Semana 2: papel higiénico

A principios de marzo, los clientes hicieron fila para comprar papel higiénico por temor a que el coronavirus se propagara y obligara a las personas a permanecer en el interior.
Crédito: ROBYN BECK/AFP via Getty Images

Luego, en un atracón de compras que desconcertó a muchos y sirvió de inspiración para memes sobre el virus y calculadoras, los compradores almacenaron papel higiénico.

La compra de pánico engendró aún más compras de pánico, y la corrida en el papel higiénico tuvo efectos en la cadena de suministro.

«La mayoría de las fábricas ya tienen operaciones las 24 horas, los 7 días de la semana. Están funcionando con capacidad fija», le contó a CNN Business Tom Sellars, presidente ejecutivo de Sellars Absorbent Materials en Milwaukee, Wisconsin. «No es que haya una máquina inactiva que se pueda poner en marcha para aumentar la producción».

Nielsen informó que los productos como toallitas de baño, toallitas faciales y toallas de papel registraron incrementos de ventas de tres dígitos durante la semana que terminó el 14 de marzo. Esa misma semana, las ventas de desinfectantes en aerosol aumentaron un 519%, según Nielsen.

Semanas 3 y 4: Jamones espirales y levadura para hornear

Una vez que muchos estados cerraron los negocios, excepto los esenciales, muchos estadounidenses se volvieron locos horneando. Las ventas de levadura aumentaron. Crédito: Smith Collection/Gado/Getty Images

Mientras se acurrucaban en casa para establecerse un buen rato, los estadounidenses se pusieron a hornear.

En las semanas que terminaron el 21 y el 28 de marzo, las ventas de levadura para hornear crecieron más que cualquier otro producto de consumo envasado, un 647% y un 457%, respectivamente, en comparación con las mismas semanas en 2019. Los jamones también fueron populares, con un aumento en las ventas de 622 % y 413%, en ese mismo período, según Nielsen.

Los fabricantes de harina y levadura dicen que no hay escasez de suministro de sus productos (además, en realidad nunca hay escasez de levadura). Solo están tratando de ponerse al día como otros fabricantes cuyos productos están repentinamente en demanda.

«Será un minuto para que la cadena de suministro reaccione a tanta demanda en tan poco tiempo», dijo Sherri Merrill, gerente de compras de Bob’s Red Mill, a Quartz.

Semana 5: Cortadoras de pelo y tinte para el cabello en aumento

Con las peluquerías y los salones cerrados, muchos estadounidenses se arreglan en casa. Las ventas de cortapelos y productos para teñir el cabello se han disparado. (Anthony Souffle / Star Tribune / Getty Images)

El jamón fue el rey durante la semana que terminó el 4 de abril, pero los datos de Nielsen también mostraron que los consumidores empezaron a gravitar hacia otros productos para mantener su pelo.

Las ventas de cortapelos aumentaron 166% y los productos para colorear el cabello se incrementaron 23% respecto al mismo período del año anterior, según Nielsen.

Los estadounidenses se han convertido en sus propios barberos y estilistas, ya que los salones de belleza en todo el país han cerrado temporalmente para mantener las medidas de distanciamiento social.

Monique Campbell, propietaria de Endless Extensions en Dallas, le dijo al Dallas Morning News que cerrar es financieramente estresante, pero entiende la situación.

«Al pedirle a un estilista que se acerque a ti o que vayas a ellos, sigue siendo un riesgo muy alto», afirmó, según el informe. «No quiero ponerme en riesgo [de contraer el coronavirus] solo para asegurarme de que el pelo de alguien quede bonito».