CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Muchas personas perdieron su sentido del olfato hace semanas con el coronavirus. Todavía están esperando que regrese

Por Sarah Dean

Londres (CNN) — «Me desperté y no pude saborear ni oler nada. Fue lo más intenso que he experimentado», dice la londinense Holly Bourne.

Bourne no ha tenido los síntomas del coronavirus ampliamente reconocidos (tos o fiebre alta) y, por lo tanto, no es elegible para ser examinada por el Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido. Pero su experiencia de perder repentinamente su sentido del olfato, combinada con «sensaciones extrañas en la cabeza», dolores de cabeza y agotamiento llevaron a su médico a diagnosticarla «de inmediato» con covid-19 por teléfono.

Si bien aún no se han realizado estudios sólidos sobre el vínculo entre el coronavirus y el olfato, los médicos han informado anecdóticamente que perder la capacidad de oler puede estar entre los síntomas del virus, pero no está claro qué tan extendido es y cuánto durará.

«Me siento afortunada de no tener los síntomas realmente aterradores», dice la autora de 33 años. Sin embargo, ella describe su pérdida del sentido del olfato, o anosmia, como «una de las cosas más perturbadoras por las que he pasado porque no estás en el asiento del conductor… Me siento realmente impotente y asustada».

Aparte del impacto psicológico de creer que has contraído un virus mortal y de cómo perder el sentido del olfato te quita la alegría de comer, la anosmia también puede ser peligrosa.

Eso descubrió Bourne cuando su novio le preguntó por qué un tubo plástico de mantequilla se estaba derritiendo en la estufa en su casa de Londres. Estaba de espaldas mientras hacía sándwiches y no podía detectar el olor a quemado.

Al igual que las docenas de personas que experimentan pérdida del olfato con las que CNN ha hablado para este artículo, con la falta de asesoramiento oficial de la autoridad sanitaria disponible, Bourne recurrió a Google y las redes sociales para obtener respuestas. Ella compartió lo que encontró en un hilo en Twitter, donde algunas personas informan que su sentido del olfato aún no ha regresado después de tres o cuatro semanas.

Lo que muchas personas que experimentan anosmia o hiposmia de nueva aparición (una pérdida parcial de olor) durante la pandemia de coronavirus quieren saber es ¿cuánto tiempo durará? ¿Será permanente?

La respuesta, según el profesor Steven Munger, director del Centro para el Olor y el Sabor de la Universidad de Florida, es desconocida.

LEE: Pérdida del olfato por coronavirus: ¿cómo poner a prueba tus sentidos?

«Lo que hemos sabido durante mucho tiempo es que una de las principales causas de pérdida de olfato son las infecciones del tracto respiratorio superior debido a virus, un resfriado común, influenza, un subconjunto de personas pierde el sentido del olfato, la mayoría de ellas temporalmente, pero un pequeño subconjunto pierde ese olor permanentemente», le dijo Munger a CNN.

Para que regrese el sentido del olfato, «puede llevar días, puede llevar semanas, a veces incluso lleva meses o años en raras ocasiones. A veces es gradual, a veces es todo a la vez y realmente no sabemos por qué», agrega.

«Llevo casi dos semanas y aproximadamente el 70% de mi sentido del olfato ha regresado. Una de las fosas nasales está mejor que la otra», dice Bourne.

Mark Driver, un enólogo de 55 años de Londres, comenzó a sentirse mal con tos, dolor de garganta y temperatura leve después de entrar en contacto con un excolega que dio positivo en Dubai por covid-19. Alrededor del día 8 de la enfermedad, Driver perdió el sentido del olfato. «Esto coincidió con dolores de cabeza muy severos en la parte delantera de mi cabeza, justo por encima de los ojos», dice.

«El olor es muy importante para mi trabajo, así que me preocupé un poco de que no volviera». Veinte días desde que enfermó, Driver dice que su cata de vinos es «pésima» y que todavía no puede oler mucho.

Sian Griffiths, de 60 años, que normalmente dirige un Bed and Breakfast en Argyll, Escocia, comenzó a sentirse cansada el 28 de marzo y se dio cuenta de que había perdido el sentido del olfato al cocinar un curry al día siguiente. «Me di cuenta de que no podía saborearlo, incluso cuando inadvertidamente masticaba una vaina de cardamomo. Esto fue bastante desconcertante ya que no tenía otros síntomas como la nariz tapada», dice.

Al igual que muchos otros en el Reino Unido, siguió las directrices del Gobierno y no se comunicó con su servicio de salud local porque no tenía tos ni fiebre. Pero ella se preocupó después de un par de días. «Traté de meter la nariz en una jarra de café, nada. Whisky, nada. Freír el tocino, ni un poco».

«Comer algo era muy desagradable, incluso repelente porque no podía estar segura de que lo que estaba comiendo era realmente comida», agrega Griffiths.

La pregunta sobre si las personas están experimentando pérdida del olfato o del gusto se reduce al uso científico o coloquial de la palabra gusto, dice Munger. «Cuando los científicos hablan sobre el sabor, están hablando de lo que puedes detectar en tu boca que te da una sensación: dulzura, salinidad, amargura, acidez o umami (salado). Pero el gusto más el olor es lo que tu cerebro crea para crear función del sabor», explica Munger.

Griffiths notó que perder el sentido del olfato significaba que ya no podía saber si la comida se había vencido, diciendo «es casi automático olfatear una botella de leche antes de verterla en caso de que haya expirado». Hablando sobre lo que es el día 12 sin su sentido del olfato completo, Griffiths dice: «Ahora tengo leves indicios de que está regresando. Casi como si algunas moléculas estuviesen atravesando. Capté un olor a pintura fresca donde había estado pintando carpintería algunos días antes … diría que ahora tengo un 10% de olor y sabor».

Amy Walker, de 30 años, gerente de finanzas y negocios de Londres, sintió que se había resfriado y había perdido el olfato el 18 de marzo, hace más de tres semanas.

«Estaba extremadamente letárgica, al ir de mi cama al baño sentía que había corrido una maratón», recuerda. Walker había entrado en contacto con alguien que dio positivo por coronavirus y llamó a la línea de ayuda del NHS, pero después de pasar mucho tiempo en espera, se dio cuenta de que debido a que sus síntomas no estaban afectando su sistema respiratorio, solo debía seguir los consejos dados en el sitio web del NHS.

«El gusto y el olfato se fueron juntos. Me estoy recuperando de un trastorno alimentario que he tenido durante más de la mitad de mi vida y la pérdida del gusto es algo extremadamente desencadenante para mí psicológicamente. Inmediatamente me hizo sentir completamente miserable», dice Walker.

«Trajo de vuelta el miedo a la comida y una actitud de ‘Bueno, no puedo saborearlo, ¿cuál es el punto de comer algo?'», agrega. «Estar confinado y tan agotado con esos dos sentidos quitados mientras hay pánico y miedo en todas partes es más que agotador».

Walker dice que su sentido del gusto y el olfato ahora es de alrededor del 50%, sin embargo, tener un poco de sabor y olfato y que luego no haya más progreso la ha hecho preguntarse si «ahora se quedó así».

Una médico otorrinolaringóloga que lidera la pérdida del sentido del olfato reconocido por la Organización Mundial de la Salud como un síntoma de coronavirus es Claire Hopkins, presidenta de la Sociedad Británica de Rinología.

Hopkins presionó para que se incluyera la pérdida del sentido del olfato en una aplicación móvil de seguimiento de síntomas de coronavirus desarrollada por King’s College London. Posteriormente, el 1 de abril, King’s informó que su investigación encontró que la pérdida del sentido del olfato o del gusto es un predictor más fuerte de infección por coronavirus que la fiebre. De 400.000 personas en el Reino Unido que informaron uno o más síntomas entre el 24 y el 29 de marzo, el 18% había perdido el sentido del olfato o el gusto y el 10,5% sufría fiebre.

Hopkins ha estado abrumada por los cientos de personas que la han contactado para compartir sus experiencias desde que emitió una carta el 20 de marzo a través de ENT UK, una organización que representa a cirujanos de oído, nariz y garganta en el Reino Unido. La carta decía que los pacientes con anosmia que acababa de aparecer deberían autoaislarse.

Cuando uno de sus colegas del Hospital Guys & St Thomas de Londres hizo circular su carta, en cinco minutos tenía 20 médicos que le decían «esto es exactamente lo que tengo». Uno de ellos recibió una prueba privada de covid-19 y dio positivo ese día, dice ella.

MIRA: ¿Cómo funcionan y por qué escasean las pruebas para diagnosticar el covid-19?

Todavía hay una escasez de pruebas de coronavirus en el Reino Unido. Por ejemplo, el 9 de abril, el Departamento de Salud informó que poco más de 10.000 personas habían sido examinadas; el objetivo del Gobierno para fin de mes es evaluar 100.000 por día, según el secretario de Salud, Matt Hancock.

Esto significa que tanto los pacientes como los médicos tienen que autoaislarse según los síntomas, lo que obviamente hace que sea aún más importante saber cuáles son los síntomas del coronavirus.

Desde que fue inundada de consultas después de que se publicó su carta, Hopkins realizó una encuesta por correo electrónico a casi 2.500 pacientes que experimentaron una pérdida repentina del sentido del olfato. Al momento de completar la encuesta, alrededor del 50% dijo que ya estaban comenzando a ver una mejora. En una semana de seguimiento, dos tercios informaron que ya estaban comenzando a ver una mejora, dice Hopkins.

Ella aconseja que si no se recupera debe consultar a un médico cuando sea posible tener consultas cara a cara nuevamente.

Consejos para quienes lo padecen

Entonces, ¿qué puede hacer la gente para ayudar a recuperar su sentido del olfato durante la pandemia de coronavirus?

Para aquellos que se sienten ansiosos y preocupados, Munger dice que las personas deberían «reconocer que es legítimo» sentirse así.

Desde una perspectiva de seguridad, existe la posibilidad de no detectar incendios y consumir alimentos en mal estado, pero también hay «un componente emocional real para oler, una conexión que viene con él» que está vinculado a nuestras interacciones sociales que a menudo giran en torno a la comida o beber.

«También existe esa conexión con el mundo: las flores, el olor del cabello de la pareja, todo ese tipo de cosas son muy reales y no tenerlas puede ser un aislamiento emocional», razona.

Uno de los tratamientos que los médicos otorrinolaringólogos a veces usan para la pérdida del olfato que podría provenir de una respuesta inflamatoria es usar esteroides nasales, dice Munger. Esto implica rociar esteroides en la nariz para tratar de reducir la inflamación.

Hopkins explica que normalmente en la anosmia post-viral «consideraríamos el uso de tabletas de esteroides», sin embargo, ese no es el caso en este momento porque la Organización Mundial de la Salud advierte contra el uso de esteroides orales para personas con infecciones por covid-19, citando el riesgo potencial de aumentar la gravedad de las complicaciones respiratorias.

«Hasta que sepamos con certeza que los esteroides no causarán daño, los estamos evitando, particularmente en las primeras dos semanas. La mayoría de las personas que enfrentan deterioro de su estado de salud, se deterioran entre los días 8-12, en términos de complicaciones respiratorias. Existe la posibilidad de que si pasas esa ventana de 14 días, el riesgo de esteroides podría ser menor, pero nadie lo sabe realmente», agrega Hopkins.

Para esos tipos de tratamientos necesitarías ir a ver a un especialista, pero existe otra ayuda potencial que Munger y Hopkins sugieren probar en casa.

Se llama «entrenamiento del olfato»: esencialmente olfatear cosas de la casa que son seguras para oler para ayudar a estimular una respuesta en el epitelio olfativo. Ese es un tejido en la parte superior de la cavidad nasal, justo contra el cráneo, que contiene el sistema sensorial que responde a los olores.

Esa es la parte de la nariz que parece estar dañada por el coronavirus, dijo Hopkins.

LEE: Síntomas del coronavirus: 10 indicadores clave y qué hacer

«Sabemos que los receptores de coronavirus, los receptores ACE2, se encuentran en niveles muy altos en el revestimiento de la nariz, por lo que permite que el coronavirus se adhiera a la nariz y cause daño a los receptores olfativos que captan los olores».

Entrenamiento de olores

Según FifthSense, una organización benéfica británica para personas afectadas por trastornos del olfato y el gusto, para que el entrenamiento sea más efectivo, debes practicar el olfato al menos dos veces al día, idealmente por la mañana y por la noche. Relájate e inhala naturalmente y no huelas demasiado fuerte ni por mucho tiempo. Diez segundos por cada olor es suficiente.

Munger dice que no es necesario usar aceites esenciales para el entrenamiento del olfato. Si no los tienes, puedes elegir cosas seguras de tu hogar: champú, especias suaves, jugo de limón.

«Solo repítelo, una y otra vez, y lo que puedes estar haciendo es ayudar al cerebro a concentrarse en esa cantidad de función del olfato que aún está intacta y permitiéndote maximizarla», explica.

«Piensa en ello como aprender a practicar lanzar una pelota, patinar sobre hielo o un idioma extranjero: estás tratando de usar el aparato que te queda para oler y tu cerebro está haciendo cambios con la exposición repetida para hacerlo mejor».

Él es cauteloso acerca de su efectividad y dice que «el jurado aún está fuera», no está claro si la recuperación espontánea se debe al entrenamiento del olor o simplemente ocurre de forma natural, pero lo más importante es que no hay daño al intentarlo.

Aunque todavía no existe la ciencia que rodee a covid-19 y la pérdida de sabor y olfato de los estudios de casos controlados, los científicos y médicos de todo el mundo están trabajando para recopilar datos. El Consorcio Global de Investigadores Quimiosensoriales (GCCR), un grupo de más de 300 investigadores internacionales de olores y sabores de más de 40 países, ha lanzado una encuesta a pacientes.

Para cualquier persona que todavía sufre de falta de olfato o sabor más de dos semanas después de enfermarse por primera vez durante esta pandemia, Hopkins tiene estas palabras tranquilizadoras: «La buena noticia es que la gran mayoría de las personas probablemente se recuperarán».