CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Aviación

Un hombre de 64 años se expulsó accidentalmente de un avión de combate a 2.500 pies

Por Rob Picheta

(CNN) — Una visita sorpresa de una compañía a una base aérea causó tanto estrés a un hombre francés de 64 años que se arrojó de un avión de combate en el aire: oprimió el botón del eyector en pánico y se lanzó por los cielos sobre Francia para luego de aterrizar en un campo.

El hombre había sido sorprendido por los empleados de su empresa, quienes habían organizado un viaje en un jet Dassault Rafale B para él como regalo.

Pero aparentemente no conocían a su colega tan bien como pensaban. Una vez que el hombre llegó a la base aérea de Saint-Dizier en el noreste de Francia y se dio cuenta de lo que habían arreglado sus compañeros de trabajo, comenzó a sentirse extremadamente estresado, según un informe bastante singular de una agencia del gobierno francés.

Los investigadores descubrieron que el hombre no identificado nunca había expresado ningún deseo de volar en un avión de combate y no tenía experiencia previa en aviación militar.

Y gracias a un reloj que llevaba puesto que podía medir su frecuencia cardíaca, los investigadores notaron que «su corazón estaba en taquicardia completa» antes del vuelo, con una frecuencia cardíaca registrada que oscilaba entre 136 y 142 latidos por minuto.

Pero el hombre continuó con el viaje, uniéndose a un ejercicio de entrenamiento de tres aviones como pasajero. El Rafale B es utilizado por la fuerza aérea francesa y tiene una velocidad máxima de casi 1.400 kilómetros por hora (870 millas por hora).

Cuando el avión estaba a 2.500 pies sobre el suelo (760 metros) y el piloto comenzó a subir, el pasajero entró en pánico y buscó algo a lo que agarrarse.

Desafortunadamente, ese algo era el botón del asiento eyector, y el hombre de 64 años voló desde el avión de combate.

Para empeorar las cosas, no se había puesto de forma segura su casco, que salió volando en el aire.

Afortunadamente, el hombre evitó heridas graves después de caer a tierra en un campo cerca de la frontera alemana.

Los investigadores concluyeron que el error fue causado por un reflejo involuntario, provocado por el estrés y el movimiento repentino del avión.

El piloto no fue expulsado y logró aterrizar el avión de manera segura, a pesar de sufrir algunas lesiones faciales menores durante la prueba.

El pasajero, mientras tanto, fue llevado a un hospital cercano después del vuelo.