CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Georgia está reabriendo peluquerías, gimnasios y boleras a pesar del aumento de muertes por coronavirus en todo el estado

Por Faith Karimi

(CNN) — Sin inmutarse por un aluvión de críticas, los funcionarios estatales de Georgia avanzaron este viernes con planes para permitir la reapertura de algunos negocios no esenciales, incluso cuando las muertes por coronavirus aumentan en todo el estado.

El gobernador Brian Kemp fue uno de los últimos líderes estatales en emitir órdenes de confinamiento, vigentes desde el 3 de abril, para combatir la propagación del covid-19.

Esta semana, el republicano, que está en su primer mandato, se convirtió en uno de los primeros gobernadores del país en aliviar esas restricciones después de permitir que reabrieran negocios como gimnasios, peluquerías, salones de belleza, salones de tatuajes y boleras.

Su decisión lo ha enfrentado a alcaldes de ciudades como Atlanta, Augusta y Savannah, así como consejos basados en un modelo de datos que a menudo cita la Casa Blanca.

EE.UU.: Protestan para levantar la cuarentena 0:52

Georgia ni siquiera debería comenzar a reabrir hasta el 22 de junio, según el modelo del Instituto de Métricas y Evaluación de Salud de la Universidad de Washington, que supone que los estados implementarán pruebas agresivas, rastreo de contactos, aislamiento y límites en el tamaño de la multitud para evitar más infecciones

Georgia ofrece pruebas en el auto y ha pedido a los funcionarios de salud estatales que evalúen a todas las personas sintomáticas, dijo el gobernador.

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, calificó la decisión de Kemp de desconcertante para un estado que lucha contra un virus que ha matado a casi 900 residentes y enfermó a otros 22.000. A nivel nacional, el número de muertos se acerca a 50.000, según la Universidad Johns Hopkins.

“Cuando miro los datos, veo que nuestros números (estatales de covid-19) están subiendo”, dijo Bottoms el martes, después de que Kemp reveló su plan. “He examinado mi cabeza y mi corazón en esto, y no sé en qué se basa esta decisión el gobernador”.

Brian Lambertm propietario de un café Gourmet, abre la ventana de su negocio en Forsyth, Georgia, el 22 de abril de 2020. (Crédito: Curtis Compton)

Los dueños de negocios entraron en conflicto con la reapertura

Mientras Georgia vuelve a la vida semanas después de que el coronavirus vació las calles, algunos propietarios de pequeñas empresas están luchando por descubrir qué es lo mejor.

Sabra Dupree dijo estar preocupada de reabrir su salón de belleza familiar en el suburbio de Marietta en Atlanta. Pero lo está haciendo para ayudar a algunos de sus estilistas que no reciben subsidio de desempleo.

El salón ha tomado precauciones adicionales al minimizar el personal y las citas, y los estilistas deben moverse por las estaciones de trabajo, dijo. El personal y los clientes usarán máscaras en todo momento y desinfectarán regularmente.

Sabrina Watkins, que dirige una peluquería en el suburbio de College Park en Atlanta, dijo que al menos 15 clientes han llamado para averiguar si pueden arreglarse el cabello el viernes. Pero no tiene planes de volver a trabajar pronto.

“Dije: ‘No, absolutamente no. ¿Arreglarse el pelo para qué?'”, dijo Watkins. “Hay una pandemia, la gente está muriendo. Por mucho que ame el negocio, ahora no es el momento, independientemente de quién lo diga”.

Antes del brote, Watkins tenía cerca de 10 clientes diariamente en el espacio de trabajo que comparte con cinco estilistas, un acuerdo que aumenta el riesgo de exposición, dijo. Algunos de sus clientes son ancianos y más vulnerables a las infecciones.

“Ninguno de nosotros está siendo examinado; ¿cómo rastreamos quién lo porta, quién se infecta a quién? No quiero participar en la propagación de la enfermedad y arriesgar sus vidas”, dijo. “Quedarnos en casa nos da una mayor oportunidad hasta que los números bajen en cuanto a infecciones y el número de muertos”.

Las empresas que reabran deben seguir las pautas de distanciamiento social, mantener el saneamiento y evaluar a sus empleados para detectar síntomas como fiebre y enfermedades respiratorias, dijo Kemp. Se permitirá la reapertura de teatros y restaurantes para cenar el lunes, incluso con una orden de confinamiento en el estado que expira a fin de mes.

Bottoms dijo que mantener las distancias sociales en algunos de los negocios reabiertos no será fácil.

“¿Cómo te cortas el pelo y te mantienes a una distancia segura de alguien que te corta el flequillo?”, preguntó ella.

El jefe de la Junta de Cosmetología y Barberos del Estado de Georgia aplaudió la medida del gobernador.

“Tenemos 95.000 licenciatarios bajo nuestra junta, la mayoría de los cuales son contratistas independientes que no tienen otra fuente de ingresos”, dijo Kay Kendrick.

La Av. John Lewis Freedom hacia el centro de Atlanta se encuentra vacío después de que una cuarentena obligatoria entrara en vigencia el 3 de abril.

Los expertos y el presidente critican la decisión del gobernador Kemp

Los expertos en salud han criticado la medida de reabrir Georgia, diciendo que es demasiado pronto y que se arriesga a desencadenar otra ola de infecciones. Al principio, el presidente Donald Trump aplaudió a Kemp por su agresivo plan para reiniciar la economía, dijo una fuente a CNN, luego lo criticó públicamente durante las sesiones informativas.

“Le dije al gobernador de Georgia, Brian Kemp, que no estoy de acuerdo con su decisión de abrir ciertas instalaciones”, dijo Trump. “Pero, al mismo tiempo, debe hacer lo que cree que es correcto”.

Georgia es el hogar de una de las ciudades más grandes del país y la ubicación de Hartsfield-Jackson Atlanta International, el aeropuerto más activo del mundo.

El mes pasado, los casos de coronavirus explotaron en el centro de Albany en el centro de Georgia después de que los residentes asistieron a dos funerales a fines de febrero y principios de marzo. El brote se convirtió en una crisis de salud en toda regla para la ciudad de 75.000 habitantes, destacando que las áreas más pequeñas y rurales son tan vulnerables como las ciudades más grandes. Con 109 muertes hasta ahora, el condado de Dougherty, donde se encuentra Albany, tiene más muertes que cualquier otro condado en Georgia.

La decisión del estado de reabrir también ha provocado una ola de controversia en todo el país. Bottoms, la alcaldesa de Atlanta, dijo que recibió un mensaje de texto racista después de expresar sus reservas, aunque dijo, eso no la disuadirá.

Otros estados del sur siguen pasos similares

Los estados vecinos también están comenzando a tomar medidas para la reapertura. En Carolina del Sur, el gobernador republicano Henry McMaster anunció que algunas tiendas pueden reabrir al 20% de su capacidad junto con las playas.

Ese estado no debería volver a abrir hasta el 8 de junio a más tardar, según indica el modelo del instituto de salud.

El alcalde de Columbia, Stephen Benjamin, acusó a McMaster de usar “fechas arbitrarias” en lugar de datos para decidir.

“Necesitamos más pruebas. Necesitamos más datos y luego podemos decidir cómo volvemos al negocio”, dijo Benjamin.

El alcalde de Charleston, John Tecklenburg, dijo que el plan de reapertura del gobernador fue “una respuesta mesurada” que tuvo en cuenta la seguridad y el distanciamiento social. “No es como si él abriera la puerta del granero y todo saliera volando”, dijo Tecklenburg.


— Alta Spells, Nicole Chavez y Eric Levenson de CNN contribuyeron a este informe.