CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ecuador

Gobierno de Ecuador califica de «espeluznante» caso de mujer dada por muerta presuntamente a causa de covid-19

Por Ana María Cañizares

(CNN Español) — Una paciente de 74 años, diagnosticada con un presunto caso de coronavirus en el sistema de salud público de Ecuador, recuperó la conciencia en el Hospital de Especialidades Guayaquil, tres semanas después de que a sus familiares les dieron la noticia de ese centro de que la mujer falleció y posteriormente recibieron un cofre supuestamente con sus cenizas. Los familiares fueron informados que por su diabetes sumada al presunto coronavirus sufrió un “coma diabético” y posteriormente falleció.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, se pronunció este sábado sobre este hecho al calificarlo de «espeluznante» y dijo: «Me he comunicado con las autoridades del hospital, ellos están trabajando en el asunto, se que es una señora que tenía una discapacidad mental, no tengo ningún otro detalle, prefiero enterarme completamente de qué es lo que sucedió».

CNN se contactó con los departamentos de comunicación del Hospital de Especialidades Guayaquil y de la Dirección Provincial de Salud de Guayas. El hospital respondió que ha enviado toda la documentación e informes técnicos a la Dirección de Salud de Guayas sobre el proceso que cumplió la paciente y que al momento no puede el hospital dar más información. Mientras que la Dirección de Salud de Guayas confirmó que esa documentación fue recibida y que cualquier pronunciamiento del proceso de investigación lo emitirá el ministro de Salud como único vocero sobre el tema.

CNN además se contactó este lunes con Patricia Solano, abogada y familiar de Alba Maruri, la mujer que fue dada por muerta. Según su relato, Alba padecía de diabetes y una discapacidad mental y la semana pasada 3 miembros de un equipo médico del hospital conformado por una trabajadora social, un médico y un psicólogo llegaron al domicilio de Alba con una fotografía de ella para informar que recuperó la conciencia y que había ocurrido un error del que se disculpaban casi un mes después. Alba, según Solano, preguntó por su hermana Aura, con quien vive, y dio el número telefónico de la casa a los médicos.

Solano, cuya madre es prima de Alba Maruri, dijo a CNN que el 28 de marzo el hospital informó a la familia que Alba murió a las pocas horas de su ingreso e indicó que su madre, «lloraba destrozada y decía que la gente en Guayaquil solo ingresa y se muere». La familia de Alba recuerda que ingresó con fiebre muy elevada de más de 40 grados a esa casa de salud.

Lo cierto es que la familia de Alba pagó por la cremación de otro cuerpo y se desconoce a quién pertenecía. Los familiares indican que no vieron antes el cuerpo de Alba, que los trámites para su cremación demoraron una semana y que por el grado de descomposición del cuerpo el hospital les sugirió la cremación en uno de los servicios funerarios de la ciudad.

El equipo del hospital, según Solano, no se llevó el cofre con esas cenizas y asegura que la familia tuvo que hacer una colecta para poder recaudar el dinero necesario para esa cremación.

Más allá de la confusión, los familiares creen que esto es un milagro y sienten que la vida les devolvió a Alba de una forma «insólita». Patricia Solano cuenta que a través de una fotografía que les mostró el equipo médico que llegó al domicilio a pedir disculpas corroboraron que se trataba de ella y horas después uno de sus familiares fue a verla al hospital para confirmar. Ellos esperan que este martes Alba esté nuevamente en su domicilio pues durante estos días ha continuado en el hospital hasta que pueda ser dada de alta.

Solano considera que éste es un hecho grave y que las autoridades deben esclarecerlo. Indicó que ella como abogada ayudará a la familia para que Alba sea registrada nuevamente de la manera correcta en el Registro Civil que emitió un acta de defunción de una persona que estaba viva.