CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Celebridades

Verona van de Leur: la gimnasta que se reinventó como actriz porno

Por Matt Majendie, Don Riddell

(CNN) — El simple acto de dar vueltas a los cinco años comienza la historia de Verona van de Leur, una pasión de la infancia que a su vez provocó el deseo de ser una gimnasta olímpica.

En las tres décadas posteriores, se convirtió en un tesoro nacional holandés, conocida por su destreza deportiva.

Pero una lesión detuvo su carrera y su vida se salió de control. Vetada de la casa de la familia, dice que pasó dos años sin hogar y sufrió una batalla legal frenética con su padre.

Las cosas empeoraron aún más cuando fue encarcelada, condenada por chantaje en 2011. Ella dice que estuvo a pocos segundos de pararse frente a un tren para terminar con su vida.

Ella dice que la redención llegó trabajando como actriz porno y ahora, a la edad de 34 años, Van de Leur ha escrito su autobiografía, presentando detalles de su vida.

Ella es inflexible, no tiene arrepentimientos. Sobre su incursión en la industria del cine para adultos, que dice que dejó el año pasado, Van de Leur le dijo a Don Riddell de CNN Sport: «En realidad no me arrepiento porque vivía en las calles… todavía lo haría, así que no lo hago, no me arrepiento, no de la forma en que lo hice, no».

Absorta viendo la gimnasia en los Juegos Olímpicos de 1996, se enfocó en competir. Consiguió medallas: plata tanto en el Campeonato Mundial como en el Europeo. Fue nombrada deportista holandesa del año en 2002, justo antes de cumplir 17 años.

Lisa Deen, quien trabaja como periodista deportiva independiente especializada en gimnasia, describe a Van de Leur como «una de las mejores gimnastas en la historia de los Países Bajos».

‘Un agujero negro’

Para empezar, a Van de Leur le encantaba la vida de gimnasta.

«Es bastante extraño, pero también es divertido, quiero decir: eres una adolescente y todos te están mirando de buena manera, pidiendo un autógrafo, por lo que se siente especial, por supuesto», dice.

«Tus padres están orgullosos, tu familia orgullosa, todos hablan positivamente de ti. Pero tienes todas las presiones y tienes que tener éxito en la próxima competencia una y otra vez».

Tratar de determinar cuándo las cosas comenzaron a desmoronarse es difícil para Van de Leur.

A veces, piensa que podría haber sido tan pronto como a los nueve años cuando comenzó a practicar gimnasia de manera competitiva.

Van de Leur dejó la gimnasia cuando tenía poco más de 20 años.

Lo que no está en duda es que la espiral descendente comenzó en 2003 después de una lesión. De repente, dice Van de Leur, no tenía nada.

«Si miro hacia atrás, es solo un deporte, un pasatiempo en el que eres buena», dice ella. «Pero en ese momento estaba impreso en mi cabeza ‘Esto es lo que eres. Eres solo una gimnasta’. Y para mí no había vida además de eso… Para las personas que me rodeaban, solo era ese robot, solo la gimnasta, y yo no tenía amigos».

«Entonces, si tu deporte se está desmoronando, no queda nada, así que tienes un agujero negro».

Van de Leur dice que su desamor con la gimnasia alcanzó su punto máximo en 2008 cuando anunció a los medios de comunicación en el Campeonato de Europa que se estaba alejando del deporte que había definido su vida. Solo tenía 22 años.

Su primera reacción fue la felicidad de que finalmente había terminado, y por una vez sintió que estaba tomando el control de su propia vida. Sin embargo, cuando les dijo a sus padres, dice que protestaron, preocupados de que le estuviera dando la espalda a las ganancias potenciales.

En su opinión, su actitud era que «el dinero era más importante que su propia hija». Alrededor de ese tiempo, regresó a la casa familiar solo para descubrir que ya no era bienvenida, dice.

‘Echada fuera de casa’

CNN trató de contactar al padre de Van de Leur para obtener comentarios por correo electrónico, teléfono y redes sociales, pero no tuvo éxito, al igual que con su hermana.

«Probé las cerraduras, tenía una llave porque vivía allí y lo intenté y no funcionó», recordó Van de Leur. «Primero piensas, bueno, debe ser un error o simplemente llamaré a casa. No respondieron, no abrieron y luego me di cuenta de que ya no era bienvenida».

Entonces, durmió en su automóvil con su novio esa noche, primero molesta y luego desconsolada porque su familia la había rechazado. Ella dice: «La última vez que los vi fue en la corte».

Un resumen judicial del caso dice que Van de Leur argumentó que en 2008, su padre, quien actuó como su agente, «retiró un monto de € 9.000 (US$ 9.768) de la cuenta de pago del reclamante sin el consentimiento o conocimiento del reclamante, de los cuales solo una parte para el reclamante fue reembolsada o relacionada con los costos incurridos en nombre del reclamante».

Ella agregó: «Pedí la contabilidad y pregunté dónde estaba mi dinero de patrocinio y todo el dinero que obtuve de la gimnasia cuando gané y todo se fue. Lo único era conseguir justicia para ir a la corte, así que eso fue lo que hice».

Un abogado que figuraba como abogado del padre de Van de Leur en ese momento declinó hacer comentarios a CNN citando el código de conducta.

El resumen de la corte indica que el padre de Van de Leur argumentó que había «incurrido en costos que incluían mover la propiedad personal del reclamante fuera de la casa de su entrenador, comprar regalos para el entrenador y su familia, reemplazar cerraduras en la casa del acusado y quedarse con familia relacionada con posibles amenazas».

Sin embargo, en febrero de 2009, un tribunal de La Haya ordenó a su padre que le pagara € 1.355,89 (US$ 1.471) y le permitió a Van de Leur regresar a su hogar para recuperar una serie de artículos: una hamaca, chándales y leotardos, y varios regalos, y que él dejara producir un sitio web en su nombre.

Reflexionando sobre enfrentar a sus padres en la sala del tribunal, Van de Leur dijo: «Desde el principio, sé que perdí todo y el dinero no recupera a los padres».

La carrera de gimnasia de Verona van de Leur se detuvo después de una lesión.

«No estaba acostumbrada a mostrarme desnuda»

Durante dos años después de la pelea con su familia, ella dice que no tuvo hogar. Durante ese tiempo, Van de Leur fue arrestada por tratar de chantajear a una pareja que tenía una relación extramatrimonial, fue acusada de extorsión, lo que la llevó a pasar 72 días en prisión.

«En ese tiempo, sin hogar, ya no me importaba cómo conseguía dinero para comer», dijo.

«Pero incluso en esa peor situación, sé que no era mi derecho determinar la ley y, sí, lamento no haber elegido o encontrado otra opción en ese período de tiempo. Tal vez sea bueno para mí que haya sido castigada durante 72 días para darme cuenta de que estaba equivocada, y lo estaba».

Cuando salió de la cárcel, la industria de los adultos —primero como modelo de cámara web y luego haciendo videos con su novio— parecía una buena salida. La pareja todavía está junta 13 años después.

«Lo vi como una oportunidad», dijo Van de Leur. «Fue un gran contrato para poder construir algo, comenzar mi negocio. Estaba comenzando como modelo de cámara web. No era contacto físico, por lo que la pantalla de la computadora estaba bien. No estaba acostumbrada a mostrarme desnuda, por supuesto».

La reacción en Países Bajos a su dramático cambio de carrera, dice, fue mixta, pero al estar sin hogar y en la cárcel, Van de Leur vio que su nuevo trabajo le ofrecía un nuevo comienzo.

«No dije en ese momento que vivía en la calle o de dónde venía, pero para mí esto fue en realidad un paso adelante y solo vieron que estaba descendiendo», dijo. «Así que lo tuve en mente, es mi vida, es lo que me gusta hacer y siempre lo vi como un trabajo».

Van de Leur también regresó al mundo de la gimnasia en el Campeonato Mundial en Stuttgart el año pasado, donde trabajó como analista para los medios holandeses, pero regresó a casa prematuramente antes de que el evento terminara.

Mientras reflexiona sobre los diversos giros y vueltas de su vida, Van de Leur dice que desearía haber sido más inteligente a una edad más temprana cuando su carrera de gimnasia estaba despegando.

Sobre todo en estos días, ella quiere abrazar la vida, habiendo estado tan cerca de terminar con todo.

Fue en medio de la disputa con su familia, que Van de Leur dice que se dirigió hacia una línea de ferrocarril para suicidarse.

«Fui al tren y solo estaba conté de 10 a cero y no salté», recordó. «No sé por qué, pero realmente fue el momento en que todo podría haber terminado».

«Estaba pensando en mi familia que perdí, estaba viviendo en la calle, no tenía nada, nada para comer, ni dinero en mis manos, así que no tenía nada por lo que vivir».

«Eso era lo que estaba pensando en ese momento, pero cuando el tren acabó de pasar, no sé si algo se rompió. Todavía no sé por qué no salté, estaba llorando y luego me alejé».

Ahora, Van de Leur dice que ese momento le da fuerza y ​​que ha aprendido a «disfrutar cada momento de su vida».