CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

La diplomacia del hombre fuerte de Trump se desmorona con el covid-19

Por David A. Andelman

Nota del editor: David A. Andelman, director ejecutivo de The Red Lines Project, es colaborador de CNN. Ha sido premiado con el Deadline Club Award por mejor columna de opinión. Es autor de «A Shattered Peace: Versailles 1919 and the Price We Pay Today» y de la próxima «Una línea roja en la arena: diplomacia, estrategia e historia de guerras que casi sucedieron». Anteriormente fue corresponsal extranjero de The New York Times y CBS News en Europa y Asia. Síguelo en Twitter @DavidAndelman. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNNe.com/opinion

(CNN) — Durante tres años y medio, Donald Trump ha apostado por un orden mundial basado en una diplomacia de mano a mano con hombres fuertes y dictadores. Ahora, en la era de covid-19, todo esto se está desmoronando.

Desde Pyongyang hasta Moscú, Pekín, Riad y Brasilia, los pilares de la visión del mundo de Trump están, de una manera u otra, contra la pared, dejando a su contraparte estadounidense más aislado aún en su cada vez más frágil limbo.

En Corea del Norte, Kim Jong Un está o no está mortalmente enfermo o muerto. Ha habido informes contradictorios sobre su bienestar después de los informes de que se sometió a una cirugía cardíaca. Sin embargo, incluso hasta este momento, Trump aún reclamaba una relación personal un tanto engañosa y cercana. «Recibí una buena nota de él recientemente. Fue una buena nota. Creo que estamos bien«, dijo Trump en una conferencia de prensa a mediados de abril.

Luego, como era de esperar, volvió a repetir sus declaraciones de que EE.UU. habría ido a la guerra con Corea del Norte si no hubiera establecido esta gran relación con el dictador norcoreano. El Ministerio de Relaciones Exteriores emitió una negativa inmediata y categórica: «No hubo una carta dirigida recientemente al presidente de EE.UU. por el liderazgo supremo».

Después de los informes de la desaparición de Kim, sin embargo, Trump seguía sembrando la confusión. El lunes, durante una conferencia de prensa, Trump afirmó que tenía una «muy buena idea» sobre la condición del líder de Corea del Norte, pero que no podía «hablar de eso ahora». Más adelante, en la misma rueda de prensa, Trump dijo que «nadie sabe dónde está (Kim)».

Con Kim, al menos por el momento, casi retirado de la escena, ha quedado un vacío que no es difícil creer será ocupado, al menos de manera provisional, por el ejército, que por extensión estaría a cargo del arsenal nuclear de Pyongyang. Otras posibilidades incluyen que las fuerzas chinas se apresuren para asegurar el arsenal nuclear y los misiles antes de que puedan quedar fuera de control o caer en cualquier otra mano. En cualquier caso, el eje Kim-Trump dejaría de tener sentido en el mejor de los casos, tóxico en el peor.

Mientras tanto, China y su gobernante, Xi Jinping, tienen sus propios problemas. Herido en casa por su mal manejo temprano del covid-19, Xi está haciendo todo lo posible para emerger como una fuerza global sin apenas un gesto de ayuda para Trump. El mandatario de EE.UU., por su parte, ha hecho todo lo posible para destapar el mal manejo de Xi de lo que ha calificado como el «virus chino.» La máquina de propaganda china respondió. China Daily citó a Xi enfatizando la «importancia de hacer un buen uso de las fortalezas institucionales del país para responder a los riesgos y desafíos en un entorno cada vez más severo y complicado». Ni una sola vez se mencionó el nombre de Trump.

Al mismo tiempo, China ha hecho todo lo posible para que EE.UU. salga de las regiones que considera centrales para su futuro como líder mundial. Jack Ma, el presidente fundador del titán chino de internet, Alibaba, envió por avión cargas de suministros, incluidos 500 ventiladores, equipos de protección personal y kits de prueba de coronavirus para su distribución en 54 países africanos. Los medios estatales chinos estuvieron disponibles para hacer una crónica de cada paso, según The Economist.

Sin embargo, se dijo que algunos productos médicos que China envió a Europa no cumplían con los estándares, y se han producido cuellos de botella en los envíos al extranjero. Aún así, China sigue siendo un proveedor global de suministros médicos críticos.

En el Mar del Sur de China, los buques de guerra del gigante asiático se están aprovechando de la batalla de la armada estadounidense contra el coronavirus a bordo de los principales buques de guerra con sede en la región. A principios de abril, un barco de la guardia costera china presuntamente embistió a un barco pesquero vietnamita, en las islas Paracel reclamadas por Beijing. El portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, describió el incidente como «el último de una larga serie de acciones de la RPC para hacer valer reclamos marítimos ilegales y poner en desventaja a vecinos del sudeste asiático en el Mar del Sur de China «. China culpó al barco pesquero vietnamita de golpear a la nave de la guardia costera.

Otro amigo cercano de Trump, Vladimir Putin, ha visto frustradas sus ambiciones de presidente para toda la vida, al menos por ahora. La pandemia obligó a suspender el referéndum nacional sobre los cambios constitucionales que habrían extendido su gobierno en Rusia.

Y ahora su país está asolado por el covid-19. Según los datos de la Universidad John Hopkins, Rusia tiene más de 100.000 casos totales y más de 1.000 muertes.

Mientras tanto, Putin mismo se ha retirado en gran medida de la escena. Como expuso en un reciente ensayo Tatiana Stanovaya del Centro Carnegie de Moscú: el covid-19 solo ha subrayado el aislamiento de Putin de los ciudadanos comunes.

Aún así, Putin parece haberse aprovechado hábilmente de las debilidades de Trump en este momento para hacer descender otro nivel la posición de EE.UU. en la comunidad global. El líder ruso y Trump han hablado al menos cuatro veces por teléfono entre el 30 de marzo y el 12 de abril, vinculando cada vez más al ocupante de la Casa Blanca a su reinado tóxico.

«Llegar a EE.UU. es parte del plan a largo plazo de Putin para socavar básicamente la credibilidad del país como un jugador incondicional importante en el sistema global», comentó a CNN Andrew Weiss de Carnegie Endowment for International Peace.

En Medio Oriente, el príncipe heredero Arabia Saudita Mohammed bin Salman y su padre el rey, otros dos autócratas amigos cercanos de Trump, han tenido que detener la guerra interminable en Yemen sin ninguna victoria. También se vieron obligados a poner fin al castigo de la flagelación y a la pena de muerte para menores, entre otras concesiones a la demanda popular. Añadiendo insulto a las lesiones, la emisora saudita Al Arabiya llegó a alabar el manejo de Xi del covid-19 en un video en el que comentaba: «China es el único país que ha tenido un buen desempeño en el manejo de esta crisis».

En Brasil, otro mejor amigo de Trump, el presidente de derecha Jair Bolsonaro, está luchando por su vida política. Después de que más de 20 miembros de la delegación con la que viajó para reunirse con Trump se infectaron con el virus, Bolsonaro fue acusado de ocultar los verdaderos resultados de dos pruebas que le habían sido realizadas. El lunes, un juez ordenó al gobierno federal entregar los resultados de ambas pruebas. Bolsonaro fue acusado recientemente de entrometerse profundamente en el funcionamiento de la policía nacional de Brasil, que estaba encargada de una investigación de sus hijos, Carlos Bolsonaro y Flávio Bolsonaro, por malversación de fondos. Los hijos del mandatario niegan haber actuado mal.

Al mismo tiempo, el presidente brasileño despidió a su ministro de salud, que había contradicho repetidamente la descripción de Bolsonaro de la pandemia como una «fantasía» y «una pequeña gripe». ¿Suena familiar?

Lo que es especialmente triste en todo esto, son las profundas heridas que el comportamiento errático de Donald Trump y su lenguaje aún más tóxico han dejado en la imagen de EE.UU. en el mundo. Como escribió en el Irish Times el pasado fin de semana el principal comentarista político de Irlanda, Fintan O’Toole: «El mundo ha amado, odiado y envidiado a EE.UU. Ahora, por primera vez, nos da lástima».

Puede que no haya una manera fácil de revertir esto de inmediato. Pero el fin de las tormentas de tuits de Trump y sus diarios episodios de fanfarronería podría ser un buen primer paso.