CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

China

Dos semanas de cero infecciones locales: así fue como Hong Kong contuvo su segunda ola de covid-19

Por Jessie Yeung

Hong Kong (CNN) — Hong Kong acababa de bajar la guardia a finales de febrero cuando fue golpeado por una segunda ola del nuevo coronavirus.

Después de un breve período de bajos números de casos, las nuevas infecciones aumentaron drásticamente, lo que provocó una serie de restricciones estrictas adicionales.

Esa segunda ola ahora parece haber pasado en gran medida. Hong Kong no ha tenido un caso de transmisión local en más de dos semanas, y la ciudad reanuda con cautela la vida normal.

Línea de tiempo: Así reaccionó China al coronavirus 2:01

El éxito de Hong Kong en sobrevivir a múltiples oleadas del virus proporciona lecciones duramente ganadas a otras ciudades de todo el mundo que ahora buscan reducir las restricciones.

En total, Hong Kong ha registrado solo 15 casos nuevos desde el 20 de abril, todos los cuales fueron personas con antecedentes de viajes recientes. Eso lleva el total de la ciudad a 1.041 casos y cuatro muertes. Del total de casos, 900 pacientes se recuperaron y fueron dados de alta del hospital.

El coronavirus surgió por primera vez en China continental en diciembre y saltó la frontera hacia Hong Kong el 24 de enero. Para entonces, ya había llegado a varios otros países.

Hong Kong cerró las fronteras y comenzó el distanciamiento social apenas una semana después de registrar su primer caso. Pero este período de tres meses de trabajo desde el hogar, el cierre de negocios y las suspensiones de servicios ha asestado un duro golpe tanto a la economía de la ciudad como a la salud mental y el bienestar de los residentes.

Ahora, con la segunda ola principalmente contenida, muchos están ansiosos por volver a la vida de la prepandemia.

«Me siento muy fuerte, y muchas personas en la sociedad también han hecho eco de que ha llegado el momento de relajarse, de levantar algunas restricciones a este contacto social», dijo la líder ejecutiva de la ciudad, Carrie Lam, este martes, poco antes de anunciar el levantamiento de algunas restricciones.

Las nuevas pautas, que entrarán en vigencia este viernes, permitirán que más personas se reúnan en público y que algunas empresas vuelvan a abrir.

Pero Lam y otros expertos en salud también están advirtiendo a las personas que no bajen la guardia demasiado pronto, como lo hicieron en febrero. Advirtió que con el virus aún causando estragos en el resto del mundo, es demasiado pronto para celebrar una victoria.

«Debo enfatizar que esta epidemia puede volver. Como dijo la OMS (Organización Mundial de la Salud) no hace mucho … debemos permanecer vigilantes», dijo Lam la semana pasada.

Cómo Hong Kong contuvo su segunda ola

En Hong Kong, el pánico público alcanzó su punto máximo a principios de febrero, con multitudes acumulando papel higiénico, mascarillas y víveres hasta que los pasillos de los supermercados estuvieron vacíos en toda la ciudad.

Pero el número real de casos se mantuvo relativamente bajo; a principios de marzo, la ciudad solo tenía alrededor de 150 casos de coronavirus, a pesar de compartir una frontera con China continental donde surgió el virus por primera vez.

Luego, cuando la pandemia de coronavirus se trasladó más allá de China y golpeó a Occidente, cerrando universidades y elevando las alarmas, los estudiantes y residentes de Hong Kong comenzaron a regresar a la ciudad en oleadas, trayendo el virus con ellos. A finales de mes, los números de casos habían aumentado en más de 700.

El gobierno tomó medidas rápidas y agresivas para frenar la segunda ola importada; impidieron que quienes no fueran residentes de Hong Kong ingresaran a la ciudad, detuvieron a los viajeros que transitaban por el aeropuerto de la ciudad e implementaron medidas estrictas de cuarentena y pruebas en todas las llegadas a la ciudad, independientemente de su origen. Los que se encontraban en cuarentena domiciliaria recibieron brazaletes electrónicos para rastrear su ubicación.

El gobierno implementó restricciones como prohibir la venta de alcohol en bares y cerrar todos los gimnasios e instalaciones deportivas. Muchos restaurantes y cafeterías cerraron; los que se mantuvieron abiertos tuvieron que reducir la capacidad de asientos para aumentar la distancia entre los clientes, o colocar barreras físicas entre las mesas.

Aunque algunas de estas medidas fueron vistas por algunos como drásticas, las autoridades nunca ordenaron un confinamiento oficial u orden de quedarse en casa, confiando en cambio en los esfuerzos de la comunidad y el cumplimiento de las personas para contener el virus.

Este enfoque parece haber funcionado, y los nuevos casos diarios cayeron una vez más. El 19 de abril fue la última transmisión local registrada.

El cauteloso regreso a la vida normal

El gobierno y el público ahora se están enfocando cautelosamente en reanudar la vida y los negocios en la ciudad y en la transición de la supervivencia a la curación.

«Creo que en este momento la prioridad inmediata es definitivamente revivir la economía porque después de todo, hemos estado sujetos a muchas restricciones en todo lo que puedas imaginar en los últimos meses debido al covid-19», dijo Christopher Hui, secretario de Finanzas Servicios y Tesorería, el 2 de mayo.

El lunes, el gobierno reabrió espacios recreativos y deportivos como canchas de tenis, reanudó algunos servicios como pruebas y clases de licencia de conducir, y reanudó los servicios comunitarios para poblaciones vulnerables como discapacitados y ancianos.

A partir del viernes, el número de personas a las que se les permitirá reunirse en público aumentará de cuatro a ocho. Se permitirá la reapertura de algunas empresas como gimnasios, salones de belleza, salones de masajes y bares, aunque con restricciones como un límite para los clientes.

Las escuelas también reabrirán gradualmente a partir del 27 de mayo, y los estudiantes regresarán a las aulas en grupos y fases escalonadas.

Personas en la playa de Honk Kong el 19 de abril.

El público ha acogido de todo corazón esta relajación de las restricciones a medida que llega el verano. Los últimos dos fines de semana hemos visto playas, senderos para caminatas y campamentos llenos de gente. Los restaurantes se están llenando nuevamente, con filas nocturnas para algunos, y otros reservados para las próximas semanas. Han pasado tres largos y agotadores meses de pandemia, y la gente está ansiosa por desatarse.

Pero los expertos médicos en la ciudad advierten a los residentes que no se relajen por completo todavía. Es muy pronto para decir que las transmisiones locales se han detenido por completo, dijo el lunes el Dr. Chuang Shuk-kwan, del Centro para la Protección de la Salud.

Dado que el período de incubación del virus es de hasta 14 días, las autoridades necesitarían ver dos períodos de incubación completos, 28 días, sin infecciones para declarar el fin de las transmisiones locales, dijo Chuang.

Y ahora hay otra preocupación en el horizonte: el regreso de los disturbios sociales. La ciudad fue sacudida por seis meses de protestas antigubernamentales a menudo violentas a favor de la democracia en 2019, que se detuvieron durante la pandemia. Ahora, hay indicios de que a medida que disminuye el peligro de coronavirus, los manifestantes se están preparando para regresar a las calles.

Ya ha habido un puñado de protestas a pequeña escala en las últimas dos semanas, y las autoridades también se están preparando para posibles enfrentamientos.

«Hong Kong ha visto consecutivamente cero casos de coronavirus», publicó Lam en Facebook la semana pasada. «En este momento somos capaces de resistir la pandemia… Hong Kong pudo soportar el duro invierno, pero me preocupa que Hong Kong no pueda resistir el resurgimiento de la violencia de la continua devastación causada por la política«.

 

— James Griffiths de CNN contribuyó a este informe.