CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Abrir Estados Unidos en este momento es ridículo

Por Jill Filipovic

Nota del editor: Jill Filipovic es periodista residente en Nueva York y autora del libro «The H-Spot: The Feminist Pursuit of Happiness». Sígala en Twitter. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente suyas. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion.

(CNN) — ¿Tiene el presidente alguna idea de lo que está en juego?

Si bien el modelo de coronavirus de la Universidad de Washington, uno citado a menudo por la Casa Blanca, predice que las muertes de estadounidenses serán casi el doble de lo que había predicho anteriormente, y el New York Times informa que los propios documentos internos de la Casa Blanca dicen que el número de muertos podría aumentar a 3.000 cada día antes del 1 de junio, el presidente Donald Trump le está diciendo al pueblo estadounidense que es hora de aliviar los protocolos de distanciamiento social.

¿Qué podría salir mal?

Un retorno a la «normalidad» es imposible y un intento de volver a la normalidad es una propuesta alocada dada la información que tenemos. Pero podría tener un poco más de sentido si tuviéramos los principios básicos para combatir enfermedades de una nación desarrollada y funcional: pruebas y seguimiento generalizados; equipo de protección adecuado para los trabajadores del hospital y todos los empleados esenciales; y un sistema de atención médica que se haga cargo de todas las personas enfermas sin endeudarlas o incluso llevarlas a la quiebra.

Deberíamos haber invertido en todas estas cosas hace meses, y debemos hacerlo de inmediato. Como mínimo absoluto, el presidente no debe reabrir el país hasta que podamos evaluar, rastrear y tratar adecuadamente a los pacientes, y hasta que podamos proporcionar suficiente EPP para todos nuestros trabajadores de primera línea.

No son demandas imposibles; son las que haría cualquier estado funcional. Pero el coronavirus ha dejado en claro que Estados Unidos ya no es un país en pleno funcionamiento; somos algo más cercano a un estado fallido.

La respuesta del coronavirus de Trump comenzó de manera impactante y terriblemente mala, y ha mejorado poco durante los meses de la pandemia. En lugar de asumir la responsabilidad, Trump ofrece mentiras y ofuscación. En lugar de un plan, tuitea sobre sus propias calificaciones. En lugar de hacer realidad las pruebas generalizadas y el seguimiento del contagio, abogó por un tratamiento preventivo no probado, inventa un escenario en el que el clima cálido resuelve los problemas que no abordará, y sugiere que puede haber alguna promesa al usar desinfectantes para tratar a los humanos. Sería oscuramente divertido si las consecuencias no fueran literalmente la vida y la muerte.

Una de las pocas cosas en las que esta administración está haciendo esfuerzos es politizar la crisis. La Casa Blanca ha prohibido al experto en enfermedades, el doctor Anthony Fauci, miembro de su fuerza especial por el coronavirus, testificar ante la Cámara de Representantes controlada por los demócratas en mayo, mientras le permite testificar ante el Senado controlado por los republicanos, diciendo que «la Cámara es un grupo de enemigos de Trump».

Pero, ¿por qué, entonces, el presidente está usando lo que uno supondría que es su valioso tiempo de lucha contra el virus para difundir información errónea en las conferencias de prensa y publicar una variedad de tuits de autoengrandecimiento? ¿No debería estar al menos tan ocupado como el doctor Anthony Fauci?

Es difícil imaginar que el presidente trabaje toda la noche (o incluso durante el día durante más de unos minutos a la vez). Ha dejado en claro que se preocupa por el mercado de valores; menos claro es si le importa que los estadounidenses vivan o mueran. Y algunos gobernadores republicanos, como Brian Kemp, de Georgia, se han sumado, ignorando el consejo de los funcionarios de salud pública y reabriendo negocios no esenciales como peluquerías y gimnasios.

En cuanto al Congreso, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, y la líder de la mayoría de la Cámara, Nancy Pelosi, han rechazado la oferta del presidente Trump de pruebas de coronavirus de resultados rápidos para los miembros del Congreso; dijeron con razón que las pruebas deberían ir a los trabajadores de primera línea. Pero esto plantea otra pregunta: ¿por qué una de las naciones más prósperas del mundo todavía no tiene suficientes pruebas para los trabajadores de primera línea y los congresistas durante varios meses en una pandemia? ¿Por qué debemos racionar las pruebas de coronavirus?

McConnell probablemente no esté interesado en responder esa pregunta. En cambio, decidió volver a convocar al Senado esta semana.

El senador promedio tiene casi 63 años. Alrededor de una cuarta parte del Senado tiene 70 años o más. El coronavirus ha golpeado con más fuerza a las personas mayores y se propaga cuando las personas están muy cerca unas de otras. Reunir a un grupo de adultos mayores en una ciudad donde las tasas de infección y mortalidad continúan aumentando parece, como mínimo, extremadamente imprudente. Esa es probablemente la razón por la que Pelosi decidió no volver a convocar a la Cámara esta semana, a pesar de tener un grupo demográfico un poco más joven (aunque también canoso).

El pueblo estadounidense tiene razón al sentirse frustrado y nervioso. Decenas de millones han perdido sus empleos.

Millones han visto seres queridos enfermos o moribundos, o se han enfermado ellos mismos. Muchos de nosotros hemos estado encerrados durante un mes y medio. Estamos preocupados por la vida de nuestra familia y nuestros medios de vida. Y, sin embargo, aún no hay ningún plan para manejar esto. Aunque algunos estadounidenses han recibido asistencia de los beneficios de desempleo ampliados y los préstamos del plan de protección de cheques de pago otorgados a las pequeñas empresas, muchos otros aún no pueden sobrevivir.

Si bien Trump, a veces, afirmó que tiene «la máxima autoridad«, su reconocimiento contradictorio de que gran parte del poder para abordar esta crisis recae en el gobernador de cada estado es correcto. Sin embargo, esto no excusa la falta de liderazgo presidencial en la creación de una nación informada y unificada al enfrentar los cambios y la devastación que este virus ha causado.

El estilo de liderazgo preferido de Trump es caprichoso, simple y narcisista, lo que deja a los expertos para navegar su imprevisibilidad. Esos expertos, y funcionarios de salud pública de todo el mundo, han señalado lo que se necesita para combatir la pandemia: pruebas y seguimiento generalizado, así como equipos de protección personal para todos los que lo necesitan. Y sí, reglas de distanciamiento social cuidadosas e impuestas.

Estados Unidos no es el primer o único país en lidiar con este brote. Pero parece que lo estamos manejando mucho peor que algunos de nuestros compañeros. El resultado es una recesión económica catastrófica y las bolsas con cadáveres apiladas. No tenía que ser así. Pero gracias a nuestro líder irresponsable y tonto, no hay ningún plan. Solo existe un tremendo (y en un mundo más justo, criminal) incumplimiento del deber.