CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

[OPINIÓN] Coronavirus: ¿Es seguro visitar a mamá el Día de la Madre?

Por Kent Sepkowitz

Nota del editor: Kent Sepkowitz es analista médico de CNN y médico y experto en control de infecciones en el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering en Nueva York. Las opiniones expresadas en este comentario son propias del autor. Ver más opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) — Este domingo, la pandemia de covid-19, que ya ha aplasstado varias celebraciones y festividades como Mardi Gras, San Patricio, Pascua y Ramadán; atropellará otra. Y no cualquier día festivo, sino el que para muchos, incluyéndome, es el más importante de todos: el Día de la Madre.

Incluso para los más entusiastas del distanciamiento social, la necesidad de reunirse, cortar algunas esquinas, doblar las reglas y no la curva, para tratar de burlar las reglas actuales de compromiso, será intensa. Quiero decir, si el clima es agradable, podríamos sentarnos afuera a dos metros de distancia y saludarnos, ¿verdad? Y los regalos, podríamos ponerlos en una habitación durante tres días y…

Pero seamos inteligentes y seguros al respecto. Para ayudar a organizar lo que está por venir, aquí hay algunos consejos para planificar.

¿Virtual o en persona?

Las familias que viven lejos de madres o abuelas son las únicas con una opción simple: llamar o hacer videollamada.

publicidad

Pero, ¿qué pasa si normalmente te arreglas y vas a ver a mamá? ¿O esperar a que mamá los visite? ¿O reunirse en un restaurante? ¿Qué deberías hacer?

Tan difícil como puede ser, la respuesta es simple. No lo hagas.

Los viajes y la incertidumbre harán que no solo el día en sí sea inquietante, sino que durante las dos semanas posteriores cada estornudo, cada tos y cada dolor experimentado por cualquiera provoquen pánico y arrepentimiento. La visita simplemente no vale el riesgo, por pequeño que sea, de exponer a mamá al virus que causa covid-19.

Además, nos dieron Zoom y una ventaja de dos meses para aprender a usarlo, precisamente porque sabíamos que se acercaba el Día de la Madre, ¿verdad? Está bien, la diversión se desvaneció rápidamente y sabemos cómo son las paredes y estanterías de todos, y las discusiones sobre paredes y estanterías ya están obsoletas.

De hecho, Zoom y sus competidores se han convertido en una tarea difícil, comenzando con la lucha y el caos técnico al comienzo y terminando con la comprensión de que nadie sabe realmente cuándo o cómo abandonar la llamada sin parecer grosero.

Pero esto es para mamá. Y con la madre de todos en el centro de la llamada, el círculo de Zoomers se alineará rápidamente y se reanudará donde estaban la última vez que la familia se reunió, con rencores, desavenencias, malentendidos y, una nueva característica especial, chats privados para quejarse. Presentamos el primer Festivus virtual de Estados Unidos, que será maravilloso.

¿Qué hay de la comida?

El día más ocupado para los restaurantes no es Navidad o San Valentín, sino el Día de la Madre.

Por un tiro largo. La convivencia, sin embargo, depende de la proximidad, ¿verdad? ¿Cómo lo hacemos festivo si vemos pantallas de 13 pulgadas a kilómetros de distancia?

Esta es fácil: ordene comidas grandes para mamá y para usted y sus hermanos y toda la familia extendida. A los padres les encanta ver comer a sus hijos y nietos. Sé esto tanto como un hijo y como un padre actual. La alegría de ver a un ser querido empacar una buena comida, incluso en video, es mucho mejor que consumir la comida uno mismo. Además, la comida agrega temas fáciles de considerar durante el chat electrónico.

¿Y qué hay de la abuela?

Esta es la única pregunta verdaderamente difícil. Habrá la oportunidad de hablar con mamá mañana. Y mañana. Y mañana. Dale, sigue adelante en este ritmo insignificante. Ella lo entenderá.

Pero, ¿qué pasa con una madre o abuela anciana que vive sola o en un centro geriátrico? Estados Unidos tiene 1.600 hogares de ancianos que atienden a 1,3 millones de residentes, y alrededor del 70% de los residentes son mujeres. Esto se debe a que las mujeres viven cuatro o cinco años más que los hombres en casi todas las sociedades, creando el desequilibrio.

Y como ha sido bien documentado en las últimas semanas, los hogares geriátricos, junto con las cárceles y las fábricas de empaque de carne, actualmente son los puntos calientes de la transmisión de covid-19. Al menos 1 de cada 10 hogares de ancianos tiene un caso (lo que generalmente significa más de un caso). Cálculos recientes colocan el número de muertes por covid-19 en hogares de ancianos en 17.000, un número que seguramente aumentará.

Lamentablemente empeora: cuando Francia comenzó a incluir las muertes en hogares de ancianos en su recuento, el número de muertes se duplicó. En Nueva Jersey, el gobernador anunció recientemente que aproximadamente la mitad de las muertes en todo el estado estaban relacionadas con hogares de ancianos, una situación que ahora ha hecho que los empleados tengan miedo de enfermarse y ha impedido que sus seres queridos puedan visitarlos. Y en Estados Unidos, la aplicación de las normas de protección se ha relajado, no se ha endurecido, a pesar de la tragedia.

Cuando finalmente se escriba la historia de la pandemia de covid-19, el desprecio cruel por los ancianos se destacará como un impactante ejemplo de inhumanidad. El Gobierno Federal no ha hecho ningún intento concertado para abordar el problema más allá de la orientación para restringir drásticamente a los visitantes y recomendar suministros que rara vez están disponibles.

Aunque las instalaciones generalmente no permiten visitas, una solución simple a las restricciones de visitantes, como establecer estaciones de prueba rápida en estas instalaciones y proporcionar a todos las máscaras y guantes apropiados, ni siquiera se ha llevado a cabo a escala nacional.

De hecho, las pruebas de los residentes y el personal y la notificación de los resultados al público, en particular a las familias, se han hecho al azar, si es que lo han hecho.

Entonces, para un regalo del Día de la Madre este año, además de la bufanda o el marco para fotos o la tarjeta de felicitación hecha en casa, considere hacer ruido. Llame a alguien, un presidente, un senador, un gobernador, un alcalde, un desventurado miembro del Gabinete, todos y cada uno, para transmitir un mensaje fuerte: el castigo cruel e inusual de los ancianos, que nos criaron, nos amaron y protegieron toda nuestra vida, simplemente no puede continuar.