CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil

Bolsonaro continúa desestimando la amenaza del covid-19 mientras los casos en Brasil se disparan

Por Flora Charner

(CNN) — Los casos de coronavirus en Brasil se dispararon a 135.106, incluidas 9.146 muertes, según cifras publicadas este miércoles por el Ministerio de Salud de Brasil. Este aumento se produce cuando el portavoz del presidente Jair Bolsonaro, el general Otavio Santana do Rego Barros, confirmó que dio positivo por covid-19.

Sin embargo, Bolsonaro dijo a principios de esta semana que creía que «lo peor había pasado» refiriéndose a la pandemia de coronavirus, durante una conferencia de prensa frente a la residencia presidencial de Alvorada en Brasilia. Pero a medida que el número de casos y muertes continúan aumentando, muchos expertos en salud temen que lo peor esté por venir.

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro durante una conferencia de prensa el 20 de marzo sobre el coronavirus, en el Palacio de Planalto, en Brasilia. (Crédito: Andressa Anholete / Getty Images)

Desde que Bolsonaro hizo el comentario en Brasilia este martes, ha habido más de 20.000 nuevos casos de coronavirus y el país registró 610 muertes el jueves, casi la cifra más alta en un período de 24 horas, según el Ministerio de Salud de Brasil.

El ministro de Salud, Nelson Teich, dijo este jueves durante una video conferencia con miembros de la cámara baja del Congreso, que podrían ser necesarias restricciones más estrictas en algunas de las regiones más afectadas.

El exministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, dijo que «los meses más difíciles» probablemente sean mayo y junio, durante una entrevista con TV Globo el mes pasado, cuatro días antes de que Bolsonaro lo despidiera por desacuerdos sobre la estrategia de coronavirus del país.

publicidad
Alcalde suplica a Bolsonaro medidas por covid-19 0:55

Advertencias de un «colapso total»

Mientras tanto, Bolsonaro continúa descartando la amenaza que el coronavirus presenta a los 209 millones de ciudadanos del país, diciendo repetidamente que cree que los efectos de las medidas preventivas, como las cuarentenas y los bloqueos, podrían tener un impacto peor en la economía de Brasil.

Durante un discurso en la Corte Suprema este jueves, Bolsonaro y el ministro de Finanzas, Paulo Guedes, dijeron que la economía podría sufrir un «colapso total» si el país no se reabre.

«La cuestión del desempleo, la cuestión de la economía ya no funciona. No podemos permitir que el efecto secundario de la lucha contra el virus sea más dañino que la enfermedad en sí», dijo Bolsonaro.

El 24 de marzo, Bolsonaro comparó el coronavirus con una «pequeña gripe» en un discurso dirigido a la nación. Menos de dos meses después de ese comentario, ha habido más de 132.000 nuevos casos de covid-19.

Esto fue seguido por una serie de declaraciones controversiales sobre el virus por parte de Bolsonaro: «A los brasileños no nos da nada … ya tienen los anticuerpos para evitar que se propague», dijo el presidente.

Agregó nuevamente que es probable que los brasileños sean inmunes al coronavirus durante una conferencia de prensa del 26 de marzo frente a la residencia presidencial de Alvorada en Brasilia. «Los brasileños deben ser estudiados, no nos da nada. Se ve gente saltando en las aguas residuales, sumergiéndose en ellas y no les pasa nada», dijo Bolsonaro.

Durante la misma conferencia de prensa, Bolsonaro dijo que creía que muchos brasileños ya habían sido infectados, pero que esas personas ya tenían «los anticuerpos que ayudarían a que [el coronavirus] no se propague».

Los comentarios se hicieron dos semanas después de que el secretario de prensa de Bolsonaro, Fabio Wajngarten, y otros miembros del gabinete dieron positivo por coronavirus, después de viajar a Estados Unidos y reunirse con el presidente Donald Trump en Mar-a-Lago.

La Organización Mundial de la Salud dijo el mes pasado que no había evidencia de que las personas que hayan tenido covid-19 no se contagiaran por segunda vez.

Bolsonaro dice que ha sido examinado dos veces para detectar coronavirus y ambas pruebas resultaron negativas, según publicaciones en sus páginas personales de Twitter y Facebook. Los líderes del Congreso y un juez federal ahora le están pidiendo al presidente que muestre evidencia de que la prueba resultó negativa, luego de que él dijera implícitamente hace poco que pudo haber contraído el virus sin saberlo.

El distanciamiento social es «inútil», afirma Bolsonaro

Bolsonaro reiteró recientemente sus afirmaciones de que los esfuerzos para aplanar la curva de propagación del virus, a través de medidas de cuarentena y distanciamiento social, fueron ineficaces.

«Por lo que parece, por lo que vamos a ver ahora, este esfuerzo por aplanar la curva fue prácticamente inútil», dijo Bolsonaro durante una transmisión en Facebook el 30 de abril. «Ahora, el daño colateral de todo eso será el desempleo».

Bolsonaro ha rechazado reiteradamente la cuarentena y las órdenes de quedarse en casa impuestas por los gobernadores en algunos de los estados más afectados, como Sao Paulo y Río de Janeiro, durante las conferencias de prensa y en Twitter.

La polémica declaración de Bolsonaro sobre las víctimas de covid-19 0:52

También participó en dos llamadas protestas «anticonfinamiento» fuera del palacio presidencial de Planalto en Brasilia, donde los partidarios se agolparon fuera de las puertas y se apiñaron unos contra otros para tener la oportunidad de ver al presidente.

La última protesta tuvo lugar el pasado domingo 3 de mayo. En un video en vivo publicado en su cuenta personal de Facebook, Bolsonaro apareció sin una mascarilla dándole la mano a algunas personas y saludando a la multitud. En las protestas en el pasado se han visto pancartas que piden intervención militar y el derribo del Congreso y la Corte Suprema.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, dijo que la participación de Bolsonaro en las protestas fue antidemocrática.

«El presidente Jair Bolsonaro revela, una vez más, su desdén por la democracia», dijo Doria en una serie de tuits publicados en su cuenta personal de Twitter el domingo. «Además de eso, está alentando a la gente de su país a desobedecer [las órdenes para proteger] la salud y la medicina».

Bolsonaro y Doria han discutido sobre medidas para reabrir el país, incluso durante una video conferencia sobre la respuesta al coronavirus que incluyó a otros gobernadores.

«Tenemos que tener un presidente para dirigir y conducir el país, no para dividirlo», dijo Doria durante la llamada del 25 de marzo. Bolsonaro acusó a Doria de dejar que sus propias ambiciones presidenciales «se le subieran a la cabeza» y dijo que no es un «ejemplo para nadie».

El estado de Sao Paulo, el más grande de Brasil y hogar de la capital financiera del país, ha registrado el mayor número de casos y muertes. Al menos 39.000 casos y 3.206 muertes han sido confirmadas en Sao Paulo, según los últimos datos de la secretaría de salud del estado.

El estado emitió un nuevo mandato el jueves, que hace obligatorio el uso de máscaras faciales en espacios públicos, incluidos los vehículos de transporte compartido. El gobierno del estado no especificó por cuánto tiempo la medida permanecerá vigente.

El estado está programado para comenzar un plan de reapertura gradual el 11 de mayo, según un anuncio hecho por Doria el mes pasado. Todavía no está claro qué empresas podrán reanudar las actividades de ese plan.

«¿Qué quieres que haga?»

Bolsonaro dio una conferencia de prensa a altas horas de la noche frente al palacio presidencial de Alvorada el 28 de abril, el día en que la cifra de muertos de Brasil superó a los reportados en China.

Un periodista le preguntó a Bolsonaro sobre el pico, a lo que respondió: «¿Y qué? Lo siento, pero ¿qué quieres que haga?». El presidente agregó que aunque su segundo nombre es «Messias», no hace milagros.

Luego retiró los comentarios durante la misma conferencia de prensa y dijo: «Lamento la situación en la que estamos viviendo debido al virus. Expresamos nuestra solidaridad a quienes han perdido seres queridos, muchos de los cuales eran ancianos. Pero así es la vida, podría ser yo mañana».

Los brasileños en varias ciudades importantes, incluida la capital, Brasilia, protestaron por los comentarios golpeando ollas y sartenes en sus ventanas y gritando «fuera de aquí» después de la transmisión de la conferencia de prensa.

Si bien los números de Sao Paulo son los más altos, muchos estados más pobres del norte y noreste del país se han visto muy afectados.

Los comentarios llegaron la misma semana en que la Corte Suprema del país autorizó una investigación sobre las denuncias que Bolsonaro intentó interferir con las investigaciones policiales luego de la renuncia de su ministro de Justicia, Sergio Moro.

Una encuesta reciente del encuestador Datafolha, mostró la aprobación de Bolsonaro al 33% y que el país está dividido casi por la mitad en cuanto a si el presidente debe ser destituido.