CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Cómo ir al veterinario en tiempos de coronavirus

Por Sandee LaMotte

Nota del editor: Ir a cualquier parte durante una pandemia es difícil, pero llegar a las citas médicas es aún más complicado. Ya sea que necesites ir al pediatra, dentista, veterinario, internista u hospital, esta serie de cinco partes de CNN Science and Wellness te ayudará a trazar tu mejor estrategia.

(CNN) — Cuando los cachorros de Christy Mitchell, Ellie y Bosun, comenzaron a estornudar y a tener diarrea, ella supo que tenía que llevarlos al veterinario. No podía dejar que su frágil labradoodle Jake, de 10 años, que ya estaba en mal estado de salud, contrajera un virus o un parásito.

Las medidas de distanciamiento físico no habían aún entrado en vigor, por lo que Mitchell estaba preocupada. Sufre de hipertensión arterial pulmonar —una afección pulmonar grave que requiere constantes infusiones intravenosas a través de un puerto en el pecho— y una exposición a la enfermedad causada por el nuevo coronavirus podría ser fácilmente una sentencia de muerte.

Pero no tenía opción. Llamó primero y se enteró de que su veterinario ya tenía precauciones de seguridad.

«Cuando fui, solo dejaban entrar a una persona a la vez en la clínica y se aseguraban de que todo estuviera muy limpio», dijo. «Y nos mantienen informados sobre cualquier nueva precaución con correos electrónicos. Ahora, si tengo que ir, una persona con un traje protector completo recogerá a los perros del automóvil».

Si bien cada veterinario puede tener sus propios procedimientos, la Asociación de Medicina Veterinaria de EE.UU. brinda orientación actualizada a sus miembros para minimizar la posible exposición al covid-19 al tiempo que brinda atención de calidad a las mascotas.

Will Draper y Francoise Tyler, una pareja de veterinarios que tiene varias clínicas veterinarias en el área metropolitana de Atlanta, implementaron de inmediato visitas virtuales de telemedicina para sus clientes.

Su experiencia como protagonistas de la serie de NatGeo Wild «Love and Vets» les facilitó producir videos que contienen explicaciones útiles (y divertidas) sobre qué esperar durante una visita al veterinario en donde no puedes acompañar a tu mascota al consultorio, sino quedarte esperando en el auto o hacer la visita a través de la telemedicina.

Para la telemedicina, la pareja utiliza una aplicación descargable que permite la comunicación de texto, audio y video entre un veterinario y un cliente para determinar si la preocupación vale la pena el riesgo de una visita.

Draper a menudo trabaja hasta altas horas de la noche para clasificar a las mascotas en varias categorías médicas:»no te preocupes por eso» o «intentemos esto y veamos cómo está tu mascota mañana» o «necesitamos hacer un examen, así que tendrás que traer a tu mascota a la clínica».

La vida de un perro… que no es lo mismo que una vida de perro

Muchas de las llamadas que no son de emergencia son de dueños de perros que nunca se dieron cuenta de cuánto se rascan o lamen sus mascotas una parte del cuerpo…hasta que estuvieron en casa con ellos todo el día, todos los días, señala Draper.

«Los perros generalmente se lamen los traseros o las patas o se rascan las orejas varias veces al día», dice Draper. «Pero ahora los dueños ven esto y piensan que su perro tiene pulgas o una alergia. También veo muchos perros cojeando que se han lesionado un músculo jugando con el frisbee y necesitan descansar durante 24 horas».

Si la mascota necesita ir al veterinario, y muchos lo necesitan, las clínicas tienen planes elaborados para proteger tanto a los clientes como a los veterinarios y sus equipos, indica Draper.

«Hemos enumerado los estacionamientos en todas las clínicas y les decimos a los clientes que se detengan en el espacio uno, el espacio dos, el espacio tres. Cuando lo han hecho, nos llaman y uno de los técnicos sale con guantes y una máscara y trae a la mascota a la clínica «, dice Draper.

«Luego, realizaremos una videoconferencia con ellos mientras están en el automóvil o simplemente los llamamos por teléfono y discutimos lo que hemos encontrado y nuestras recomendaciones para su mascota».

Los diversos procedimientos están funcionando bien, indica la pareja, por lo que es probable que sus clínicas continúen ofreciendo una opción de telemedicina después de que haya pasado la pandemia de coronavirus.

Entonces, ¿cómo puedes tener una exitosa visita «virtual» al veterinario durante la era de coronavirus?

Regulaciones estatales, incluida la telemedicina.

Primero, ten claras las regulaciones en tu estado. Si bien en Estados Unidos los consultorios veterinarios generalmente se consideran «esenciales» y pueden permanecer abiertos, muchos estados han suspendido varios procedimientos «electivos» como la castración, la esterilización y las limpiezas dentales.

Puedes encontrar una lista de las restricciones estatales durante la pandemia en el sitio web de la Asociación de Medicina Veterinaria de EE.UU..

Los estados pueden diferir sobre quién puede usar la telemedicina, según la Dra. Dana Varble, directora veterinaria de la Comunidad Veterinaria de Estados Unidos.

«La mayoría de los estados aún requieren un examen físico para establecer una relación veterinario-cliente-paciente válida», según Varble.

En Georgia, donde ejercen Draper y Tyler, las consultas de telemedicina se limitan a las mascotas que ya son clientes.

«Es necesario que hayamos establecido una relación veterinario-cliente-paciente con el dueño y haber visto a la mascota en los últimos 12 meses para poder hacer una consulta médica», señala Draper. «La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos recientemente flexibilizó las reglas sobre ese requisito, pero el estado de Georgia no adoptó ese cambio».

Debido a que pocos veterinarios en el área de Atlanta ofrecen telemedicina, el negocio de nuevos clientes ha crecido, según Draper, pero todos los nuevos clientes primero deben ser examinados en la oficina antes de que se pueda programar una consulta virtual.

Servicios esenciales

Por lo general, se permite la cirugía por lesiones y otros procedimientos de emergencia, y muchos veterinarios brindan otros servicios «esenciales» como vacunas importantes.

Vacunación contra la rabia. «Por ley, no puedes posponer las vacunas contra la rabia», apunta Draper. «Si su perro necesita una vacuna contra la tos de la perrera o algo parecido, simplemente le decimos que debe esperar porque no los va subir a un avión o llevar a una peluquería ahora mismo de todos modos».

«Sin embargo, si un perro que debía haber recibido una vacuna contra la rabia el 1 de mayo muerde a alguien el 3 de mayo, debe ser puesto en cuarentena. Por lo tanto, debemos asegurarnos de que esté al día con la vacuna de la rabia» puntualiza Draper.

La serie de vacunas para tu cachorro o gatito. Al igual que con los bebés humanos, los gatitos y cachorros necesitan vacunas protectoras en momentos específicos dentro de un período de 16 semanas. Esto también puede aplicarse a la gran cantidad de perros y gatos de rescate que las personas adoptan o acogen durante la pandemia.

Servicios de emergencia. Intenta llamar primero, incluso en una emergencia. Si es fuera del horario de atención, los veterinarios que brindan atención de urgencia las 24 horas del día, los 7 días de la semana, seguirán teniendo nuevos procedimientos sobre dónde estacionar, qué entrada utilizar y cómo usar ropa protectora adecuada, como máscara y guantes.

Cómo optimizar la visita de tu mascota.. sin que tú estés presente

Cuando visites a tu veterinario para una consulta, considera cumplir con el siguiente protocolo para protegerte a ti, a tu mascota y al veterinario.

Llama primero. Con el coronavirus ya no puedes simplemente aparecerte en el consultorio con tu mascota. Debes conocer el procedimiento de estacionamiento, facturación y entrega.

También debes estar preparado para responder preguntas sobre tu estado de salud y el de tu familia. Si has estado expuesto al covid-19 o trabajas en una profesión que te pone en riesgo, es posible que te pidan que otro miembro de la familia traiga a la mascota.

Sé paciente. Ármate de paciencia al llegar al consultorio. Las visitas podrían tomar mucho más tiempo en estos días, principalmente por las precauciones adicionales.

«Con el tiempo que lleva llamar desde el auto, encontrar los registros, pedirle al técnico que se desinfecte y se ponga guantes y una máscara y salga al auto, solo tomará un poco más de tiempo», dice Draper. «El equipo trata de trabajar con usted y recuerde, también tienen miedo del covid-19».

Quédate en tu auto. «A pesar de decirles a los clientes cuándo hacen la cita y la cantidad de letreros colocados en el estacionamiento pidiendo que se queden en su vehículo, no creerían cuántas personas ves fuera de su auto», indica Tyler. «Por favor, para la seguridad de todos, quédese en su automóvil».

Procura no pagar en efectivo. La mayoría de los veterinarios están tratando de eliminar el uso de efectivo e interactuar con las personas para dar un cambio, por lo que la mayoría pide un número de tarjeta de crédito cuando se hace la cita, según Tyler.

Limpia la jaula o bolso de traslado por adelantado. No esperes que tu veterinario se emocione al recibir a tu mascota en un bolso o jaula que has tenido guardado todo el año en el garage y seguramente está lleno de polvo y telarañas. No, no te recibirá con alegría.

«No es bueno para la mascota, no tenemos tiempo para limpiarlo y simplemente envía un mensaje de que tal vez no está haciendo todo lo posible para tener cuidado con el coronavirus» comenta Draper.

Siempre llama si estás preocupado. Los estudios recientes han demostrado que algunas personas no acuden al médico cuando sienten dolores en el pecho o tienen niveles altos de azúcar en la sangre debido al temor de contraer coronavirus en el consultorio del médico o en el hospital.

Los expertos piden que no te hagas eso a ti o a tus mascotas. Los perros de edad avanzada pueden necesitar atención inmediata si comienzan a vomitar o tienen diarrea debido a una rápida pérdida de líquidos. Debido a que los gatos a menudo tratan de ocultar una enfermedad, a menudo están extremadamente enfermos cuando su dueño se da cuenta de que algo anda mal. Esperar uno o dos días podría ser peligroso, incluso mortal. Para Draper, nuestras mascotas son tan importantes que no debemos escatimar en el cuidado, inclusive, en tiempos de coronavirus.