CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | Lo que está en juego en el caso de la declaración de impuestos de Trump no podría ser mayor

Por Elie Honig

Nota del editor: En esta columna semanal «Cross Exam», Elie Honig, analista legal de CNN y exfiscal federal y estatal, da su opinión sobre las últimas noticias legales. Lee abajo una sección de preguntas de los lectores. Las opiniones expresadas en este comentario son propias del autor. Vea más opiniones en CNNE.com/opinion.

(CNN) — Después de años de disputas políticas y litigios de múltiples frentes, la Corte Suprema escuchará argumentos orales este martes sobre la batalla por las declaraciones de impuestos del presidente Donald Trump. Las apuestas son enormes. La Corte decidirá al final de su mandato actual no solo si las declaraciones de impuestos de Trump alguna vez verán la luz del día, sino también si el presidente está tan por encima de la ley que no puede ser considerado responsable ante otras ramas del Gobierno y el público estadounidense.

La disputa sobre las declaraciones de impuestos de Trump se ha calentado políticamente pero, legalmente, esta debería ser una decisión fácil para el tribunal. Trump ha luchado hasta el final, aunque en última instancia la ley no debería darle refugio: las declaraciones de impuestos deben ir al Congreso, e incluso como presidente en ejercicio, no puede ser inmune a la investigación de los fiscales.

La Corte Suprema realmente escuchará tres casos separados que ha consolidado para argumentar (usando su nueva transmisión remota en vivo). En dos de esos casos, los comités de la Cámara controlados por los demócratas citaron a los bancos privados de Trump por sus registros financieros, incluidas las declaraciones de impuestos. Y, en el tercer caso, el fiscal de distrito del condado de Nueva York (Manhattan) entregó una citación del gran jurado a una de las firmas financieras de Trump, como parte de una investigación criminal sobre pagos de dinero a dos mujeres con las que Trump supuestamente tuvo relaciones (Trump niega los asuntos). Aunque no era parte de las citaciones, Trump, sin embargo, intervino e intentó bloquearlas.

Legalmente, esto no debería ser particularmente cercano o difícil. Anexo A: en total, seis cortes federales diferentes, tres cortes de distrito y tres cortes de paneles de apelaciones, han escuchado estos casos, y los seis han fallado contra Trump. No es casualidad que Trump tenga un promedio de bateo de exactamente ,000 hasta el momento al tratar de bloquear la divulgación de sus declaraciones de impuestos, y la Corte Suprema tomaría un revés sorprendente, esencialmente decidiendo que los seis tribunales inferiores se equivocaron, para salvar la causa de Trump ahora.

publicidad

La cuestión principal en los casos relacionados con las citaciones de la Cámara es si el Congreso tenía algún propósito legislativo legítimo para solicitar las declaraciones de impuestos. Los tribunales tradicionalmente interpretan este requisito ampliamente a favor del Congreso, diferiendo sensiblemente a la rama legislativa para decidir sus propios propósitos legislativos en todos los casos, excepto en los más atroces. En ambos casos que involucran citaciones de la Cámara de Representantes, los tribunales de distrito y los tribunales de apelaciones dictaminaron que la Cámara estaba dentro de su autoridad para buscar la información financiera de Trump, que podría informar varios propósitos legislativos legítimos. La Corte Suprema tendría que torcerse en un pretzel legal, esencialmente sustituyendo sus propias preferencias legislativas por las del Congreso, para llegar a una conclusión contraria ahora.

Trump pierde otra batalla para no mostrar sus impuestos 0:37

La Corte Suprema recientemente dio un giro inesperado al proceso cuando solicitó informes adicionales sobre si el caso presenta una «cuestión política no apta para la resolución judicial». Esto podría indicar que la corte está buscando alguna rampa de salida, alguna forma de gobernar, en esencia, que no puede gobernar. Sin embargo, los tribunales federales, incluidos todos los tribunales inferiores en los casos de declaraciones de impuestos de Trump, dictaminan habitualmente sobre la exigibilidad de las citaciones del Congreso. Sería una evasión desmesurada por parte de la corte cambiar repentinamente este precedente, esencialmente convirtiendo al Poder Judicial en un espectador ineficaz para las disputas constitucionales centrales entre el Congreso y el Poder Ejecutivo.

Si el argumento de Trump contra las citaciones del Congreso es débil, entonces su esfuerzo por bloquear una citación fiscal del fiscal del distrito de Manhattan es francamente monárquico. Un juez de la Corte de Distrito con razón criticó el argumento de Trump de que es inmune incluso a ser investigado mientras está en el cargo como «repugnante de la estructura gubernamental y los valores constitucionales de la nación». De hecho, el argumento de Trump, si se acepta, colocaría al presidente más allá de casi cualquier responsabilidad, y haría que las fuerzas del orden no pudieran siquiera recopilar hechos relacionados con posibles delitos cometidos por el presidente mientras estaba en el cargo. Según la lectura de Trump, si de hecho le disparó a alguien en la Quinta Avenida (para usar su propia hipótesis), la policía ni siquiera podría investigar la escena del crimen mientras él ocupara la presidencia.

El argumento del martes nos dará nuestra primera mirada a la posición de los jueces. Si bien la Corte Suprema ahora está fuertemente dividida entre jueces liberales y conservadores, los casos de declaraciones de impuestos deberían trascender la ideología o la política. Se trata del equilibrio fundamental de poderes en el gobierno federal y las nociones básicas de responsabilidad. Nuestro sistema legal pretende no colocar a ninguna persona por encima de la ley. La decisión de la corte sobre las declaraciones de impuestos de Trump nos dirá si ese principio se mantiene firme, o si solo son palabras vacías.

Ahora, sus preguntas

Benjamin (Washington): Ahora que el Departamento de Justicia ha pedido a un juez que desestime el caso contra el exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, ¿ha terminado el caso por completo o hay otro paso?

La medida del Departamento de Justicia aquí fue tan inusual como inquietante. Como dije en el aire cuando salieron las noticias, la solución está en marcha. La medida del secretario de Justicia, William Barr, aquí fue completamente injustificado y huele a favoritismo político hacia un aliado cercano de Trump.

El caso Flynn aún no ha terminado, al menos técnicamente. El juez aún debe decidir si acepta la recomendación del Departamento de Justicia para revertir la declaración de culpabilidad de Flynn y desestimar el caso. El Departamento de Justicia, en su presentación, trató de limitar las opciones del juez al hundir completamente su propio caso, haciendo girar cada aspecto de la investigación a favor de Flynn y en contra de sus propios intereses, concluyendo que no podía cumplir con la carga de la prueba requerida para sostener una condena.

Pero el juez conserva el poder de rechazar la solicitud del Departamento de Justicia y proceder a la sentencia. En ese caso, Flynn ciertamente apelará, el Departamento de Justicia probablemente continuará apoyando su esfuerzo para que se desestime el caso. Y es probable que un tribunal de apelaciones se muestre reacio a mantener una condena y una sentencia en las que tanto el acusado como la fiscalía acuerdan que el caso no debe continuar.

Y, haga lo que haga cualquier tribunal, el presidente tiene el poder de perdonar a Flynn y poner fin al caso en cualquier momento.

Sorpresa por retiro de cargos contra Michael Flynn 2:09

Phil (Missouri): ¿Tiene el Presidente, o alguien en el Gobierno, la autoridad legal para posponer las elecciones presidenciales, dada una situación de emergencia como el coronavirus?

El Artículo II de la Constitución faculta al Congreso para fijar la fecha de la elección presidencial, y requiere que la fecha sea uniforme en todo el país. Ejerciendo esa autoridad constitucional, el Congreso aprobó una ley federal que fija la fecha de las elecciones generales el martes posterior al primer lunes de noviembre, en 2020, que sería el 3 de noviembre. El Congreso podría aprobar una nueva ley que establezca una fecha nacional de elección diferente, aunque eso requeriría un acuerdo de la Cámara controlada por los demócratas y el Senado controlado por los republicanos, más la firma del presidente.

Incluso en el caso extremadamente improbable de que el Congreso apruebe y el presidente firme una legislación que posponga las elecciones generales de 2020, la fecha solo se puede retrasar hasta ahora. La vigésima enmienda a la Constitución requiere que los términos del presidente y el vicepresidente finalicen al mediodía del 20 de enero. La Constitución puede, por supuesto, enmendarse, pero eso requiere votos de dos tercios de la Cámara y el Senado, más ratificación de tres cuartos de todas las legislaturas estatales. Eso simplemente no va a suceder, ya sea como un asunto político o práctico, antes de enero de 2021.

Tres preguntas para observar:

1. ¿El juez de la Corte de Distrito aceptará o rechazará la moción del Departamento de Justicia para desestimar la declaración de culpabilidad de Flynn?

2. ¿Qué líneas de cuestionamiento seguirán los jueces en el caso de las declaraciones de impuestos de Trump, y ofrecerán alguna pista sobre dónde se están inclinando?

3. ¿Otorgará la Corte Suprema la solicitud del Departamento de Justicia de bloquear temporalmente un fallo de un tribunal inferior que le permita a la Cámara revisar los materiales del gran jurado de la investigación del abogado especial Robert Mueller?