CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Perú

La paradoja peruana: ¿por qué es tan elevada la cifra de contagios de covid-19 en Perú?

Por Jimena De La Quintana

(CNN Español) — “Yo tengo que trabajar, si no, ¿de dónde como?“, dice Victoria, una vendedora de verduras luego de que una persona de la municipalidad del distrito le pide que se vaya. “Señora, no queremos enfermarnos, ni usted ni sus hijos, por favor tenga la bondad de retirarse”, le explica.

Como a Victoria, a muchos peruanos no salir a las calles les general más miedo que la posibilidad de enfrentar al virus en ellas.

Perú ha ampliado su cuarentena hasta en 5 oportunidades en un esfuerzo por enfrentar la pandemia. La última vez, el presidente, Martín Vizcarra, anunció que extendía la misma hasta el 30 de junio. Para entonces, la población cumplirá 107 de confinamiento.
Cuando el presidente Vizcarra tomó la decisión de implementar la cuarentena solo 10 días habían pasado desde el reporte del caso cero en el país, la medida fue tomada con mayor rapidez que otros países, pero Perú, después de Brasil, se ha convertido en el lugar con mayor numero de infectados por covid-19, ¿por qué?

Según las autoridades, el número de pruebas que realiza el país, y que ya supera el millón, influye en la cantidad de infectados que se detectan. Pero, hay más razones, y estas tienen relación con las características de la sociedad y el Estado peruano. “La pandemia nos encuentra con debilidad estructural como país”, dice Pilar Mazzetti, jefa del Comando Covid, encargado de atender la demanda que el virus le exige al sistema de salud.

MIRA: Esto le depara a Perú en la pandemia durante los próximos 15 días, según jefa del comando de operaciones covid-19

1. La informalidad

Más del 70% de la clase trabajadora peruana es informal según el Instituto Nacional de Estadística e Informática. “El Perú es uno de los países con las tasa de informalidad más grandes que hay en América Latina”, dice Martín Tanaka, investigador del Instituto de Estudios Peruanos.

Pilar Mazzetti sabe que parte importante de la población “el día en que trabaja tiene para sus gastos, el día en el que no trabaja, no lo tiene”. Para la también exministra de Salud, la primera parte de la cuarentena fue efectiva pero no ocurrió lo mismo posteriormente “me temo que la cosa no fue bien y tenemos que ser honestos en reconocerlo, ¿por qué? Porque ya era muy difícil para la población mantenerse dentro de un sistema tan rígido, todos empezamos a salir”.

2. Los mercados

Un tercio de los hogares urbanos en Perú no tiene refrigeradora según la Encuesta Nacional de Hogares, por lo que muchas familias no pueden conservar alimentos por largo tiempo y deben acudir al mercado frecuentemente. Estos lugares han sido focos de contagio; en algunos mercados donde el Ministerio de Salud realizó pruebas para detectar el covid-19, la cantidad de comerciantes infectados alcanzó el 85,9%. Pero Pilar Mazzetti hace una precisión: “Hay actividades que se abren pero somos nosotros los ciudadanos los que vamos esa actividades y generamos tumulto”. Durante la cuarentena se permite que un integrante de cada familia acuda al mercado, los bancos y las farmacias.

El hacinamiento en las viviendas es otro factor a tomar en cuenta. Según la Encuesta Nacional de Hogares del 2019, el 11,8% de los hogares pobres de Perú ocupan vivienda hacinadas. “Tenemos hogares donde entramos a realizar pruebas y hay, 10,11,12 personas viviendo en una casa. Eso hace que tengamos también mucha dificultad porque si una persona es positiva, rápidamente otras personas serán positivas”, dice Pilar Mazzetti.

MIRA: Perú parecía estar haciendo todo bien. Entonces, ¿cómo se convirtió en un punto crítico de covid-19?

3. Los bancos

Según la ministra de Economía, Maria Antonieta Alva, Perú ha implementado el plan económico más agresivo de la región para enfrentar la pandemia que alcanza el 17 % del PBI. El gobierno anunció bonos para 6,8 de las más de 9 millones de familias que hay en el país. Muchas de estas personas, que no tienen cuenta en un banco, tuvieron que acudir a los mismo formando largas colas para poder cobrar el dinero asignado por el Estado.

(ERNESTO BENAVIDES/AFP via Getty Images)

4. El transporte

Pilar Mazzetti y Martin Tanaka coinciden en que el transporte público se convirtió en otro foco de contagio, pese a la recomendación de las autoridades de mantener el distanciamiento social. “Un ciudadano debe de ser responsable y yo sí creo que es una de las cosas que más nos falta, cuando tenemos un Estado no necesariamente todo lo sólido que quisiéramos y, al mismo tiempo, nosotros los ciudadanos contribuimos a que haya un desorden, creo que es una mala combinación”, señala Mazzetti.

Martin Tanaka agrega que “la población está acostumbrada a actuar sin seguir la reglas, los procedimientos y los protocolos que viene del Estado”.

MIRA: Apertura controlada en el epicentro de covid-19 de Perú

5. El Estado peruano

La economía peruana, hasta antes de la pandemia, llevaba más de 20 años de crecimiento consecutivo a tasas superiores al promedio de la región. Según Maria Antonieta Alva, ministra de Economía, Perú tiene la calificación crediticia más alta, después de Chile y el riesgo país más bajo de América Latina. Pero pese a este comportamiento el Estado peruano y algunas de sus instituciones no se han modernizado ni son lo eficientes que se esperaría, según Martín Tanaka.

“Yo creo que el problema ha sido la implementación, ha revelado las deficiencias y debilidades de nuestro Estado. La política fue, cuarentena estricta, como sabemos que los ciudadanos van a dejar de percibir ingresos vamos a otorgar bonos para que las personas se queden en sus casas, pero fíjate que ahora, ya han pasado más de dos meses de la cuarentena, y todavía seguimos pagando los bonos, no todos han podido cobrar”, dijo.

Más allá de las razones que no permitieron que Perú contenga la pandemia como lo esperan sus autoridades, Pilar Mazzetti asegura que la cuarentena le permitió al país “comprar tiempo” para que el precario sistema de salud pudiera, por ejemplo, poner a disposición de la población mayor número de camas. Perú inicio la pandemia con poco más de 200 camas de cuidados intensivos en el país y hoy tiene más de 1.000, según el Ministerio de Salud.