CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

OPINIÓN | Pasaron cinco décadas desde 1968 y, de alguna manera, las cosas están peor

Por Julian Zelizer

Nota del editor: Julian Zelizer, analista político de CNN, es profesor de historia y asuntos públicos en la Universidad de Princeton y autor del libro próximo a publicarse “Burning Down the House: Newt Gingrich, The Fall of a Speaker, and the Rise of the New Republican Party”. Sígalo en Twitter en: @julianzelizer. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Los estadounidenses están viviendo una nueva pesadilla. Además de una pandemia que ha devastado el país, ha matado a más de 100.000 personas hasta el momento y ha cerrado gran parte de nuestra economía, ahora hay protestas masivas en respuesta a la muerte de George Floyd, un hombre negro que suplicó “no puedo respirar”, mientras un oficial de policía blanco se arrodillaba sobre su cuello. Con el presidente Donald Trump enviando tuits amenazando la violencia contra saqueadores y la policía arrestando a reporteros en el aire, es difícil para los baby boomers no sentir que esto es 1968 nuevamente.

Fue un momento difícil entonces. La nación estaba atrapada en el atolladero de Vietnam, con cientos de miles de soldados luchando por sus vidas en un conflicto inútil. Mientras tanto, todos los días parecían traer más noticias de turbulencias en el hogar, ya que el movimiento contra la guerra provocó enfrentamientos entre activistas y policías. La nación todavía se estaba recuperando de una serie de disturbios devastadores el año anterior, derivados del acoso policial a los afroamericanos en Newark, Nueva Jersey y Detroit, Michigan.

Dos de las figuras públicas más influyentes de la nación, Martin Luther King Jr. y Robert Kennedy, fueron asesinados trágicamente. El 31 de marzo de 1968, el presidente Lyndon Johnson anunció que no se postularía para la reelección, mientras que la Convención Nacional Demócrata en Chicago se desintegró en violentos enfrentamientos entre los manifestantes y la policía del alcalde Richard Daley.

Con el gobernador segregacionista de Alabama, George Wallace, dirigiendo una campaña de terceros que apelaba a la ira étnica blanca en respuesta a los derechos civiles y la contracultura, el republicano Richard Nixon ganó la presidencia al prometerle al país que restablecería “la ley y el orden” en el calles.

La situación de hoy es aún peor. El covid-19 ha matado a casi el doble de estadounidenses que los 58.000 que murieron en casi una década de combates en Vietnam. La pandemia no solo ha causado inmensos estragos en el hogar, ha puesto en peligro las principales instituciones cívicas, como las escuelas y los lugares de culto, y nos ha obligado a vivir separados de amigos y familiares. No está claro cuánto tiempo el virus continuará causando enfermedades graves y muertes. Lo que está claro es que nos veremos obligados a rehacer nuestras vidas de manera profunda.

Tenemos un presidente al que, a diferencia de Lyndon Johnson o Richard Nixon, no parece importarle la gobernanza. Nuestro comandante en jefe es mucho menos estable que cualquiera de esos hombres y parece dispuesto a decir y hacer lo que tenga en mente. Despide a sus propios expertos y recurre a personalidades de los medios de extrema derecha en busca de asesoramiento. Hemos visto cómo difunde voluntariamente la desinformación sobre el covid-19 y duda en llevar todo el poder del gobierno federal para ayudarnos a volver a la normalidad. Ahora está tuiteando mensajes que instigan a la violencia. A medida que algunas ciudades arden, su respuesta es arrojar combustible al fuego.

Trump prospera en un mundo partidista que en muchos sentidos es más disfuncional que lo que vimos en 1968. Mientras que las tensiones de ese año giraron en torno a cuestiones específicas, como la guerra y los derechos civiles, ahora vivimos en un mundo partidista donde en nuestras instituciones se perpetúan constantes divisiones entre rojos-azules sobre casi todos los temas, sin importar cuán grandes o pequeños puedan ser. Todo, incluso el uso de máscaras para evitar la propagación de una enfermedad contagiosa y potencialmente mortal, se convierte instantáneamente en parte de esta lucha política perpetua, haciendo que la resolución de las preguntas públicas clave sea casi imposible de lograr.

Como si las consecuencias y la política no fueran lo suficientemente malas, la economía es más frágil hoy que en 1968. Hacia el final de la Era de Acuario, el desempleo cayó a alrededor del 3,5%. Aunque hubo signos de inflación y desaceleración como resultado del gasto de Vietnam, la economía en general estaba bastante bien. Pasarían varios años antes de que la nación comenzara el período de estanflación (inflación y desempleo) que definió la década de 1970.

En 2020, ya nos encontramos en ese escenario. El desempleo nacional es del 14,7%, mientras que uno de cada cuatro trabajadores estadounidenses ha solicitado beneficios de desempleo. Sectores enteros de la economía, incluidos el comercio minorista y los servicios, están sufriendo golpes de los que podrían no recuperarse. Las cadenas, desde Hertz hasta Neiman Marcus, se declararon en quiebra, mientras que las pequeñas empresas están cerrando sus puertas. Mientras tanto, nuestro sistema educativo, clave para avanzar, sufrirá serios recortes presupuestarios. Y la muerte de George Floyd, y tantos otros, han puesto de relieve hasta qué punto la desigualdad racial sigue siendo un problema grave en este país.

Los disturbios que hemos visto esta semana no han sido tan devastadores como lo que sucedió en 1967, cuando Detroit y Newark fueron devastados, tanto por la pérdida de vidas como de propiedades. Pero hay formas en que nuestra situación actual es aún más desolada. A pesar del paso de más de 50 años, parece que se ha avanzado poco. En 1967, LBJ creó la Comisión Kerner, que documentó la violencia policial contra los afroamericanos y descubrió que el racismo y la brutalidad policial eran las causas principales del aumento de los disturbios. El informe, publicado en 1968, decía: “Nuestra nación se está moviendo hacia dos sociedades, una negra y otra blanca, separadas y desiguales”.

Desde entonces, el tema de la justicia penal y el racismo nunca ha desaparecido. En 1992, estallaron disturbios después de que un gran jurado absolvió a cuatro policías de Los Ángeles que habían golpeado brutalmente a un hombre afroamericano llamado Rodney King. Durante los años de Barack Obama, la tecnología de los teléfonos inteligentes permitió al público ver de primera mano los riesgos que enfrentan los afroamericanos con solo salir a la calle. Sin embargo, incluso con esa nueva herramienta para proporcionar pruebas y la mejor posibilidad de justicia, el abuso continúa. “Esto no debería ser ‘normal’ en 2020 Estados Unidos“, se lamentó Obama en un comunicado el viernes. “No puede ser ‘normal’. Si queremos que nuestros hijos crezcan en una nación que esté a la altura de sus más altos ideales, podemos y debemos ser mejores”.

Para aquellos de nosotros que estudiamos la década de 1960 o vivimos esos tiempos difíciles, es difícil imaginar que las cosas podrían ser peores. Pero lo son. La mala noticia es que las cosas empeorarían aún más en la década de 1970, con una recesión económica, discordia social, una crisis petrolera y más.

Necesitamos líderes más audaces en Washington, del tipo que han surgido en varias capitales estatales, para ayudarnos a llevarnos a un lugar mejor.