CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | Mientras Estados Unidos arde, los disturbios juegan en manos de Trump

Por John Avlon

Nota del editor: John Avlon es analista político senior en CNN. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNNe.com/opinion

(CNN) — Así es como se ve la carnicería estadounidense.

Hay incendios en ciudades de todo Estados Unidos, con escaparates destrozados en medio de enfrentamientos entre policías y manifestantes contra la violencia policial. Se produce días después de que la cifra de muertes por coronavirus en nuestro país superase el sombrío hito de 100.000, después de un mes en el que 40 millones de personas pasaron a las listas de desempleo, superando las profundidades de la Gran Depresión.

Con el país en crisis después de un mes del infierno, el horario público del presidente Trump para este último día de mayo está en blanco. Pero cuando no está perdido en acción, MIA por siglas en inglés, los comentarios del presidente solo han profundizado nuestras divisiones, con tweets como «cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo», un día después de que retuiteó una cuenta que decía «el único buen demócrata es un demócrata muerto».

El presidente Trump ha sembrado las semillas del conflicto y ahora todos estamos cosechando el torbellino del caos. Su incapacidad de ser empático con los demás, su instinto para jugar políticas de identidad blanca, su desinterés esencial en unir a la nación, nos han llevado a este punto de ruptura. Pero Nosotros, la Gente, debemos ser más grandes que el presidente y mantenernos a un nivel más alto en la búsqueda de la justicia y la paz. Porque cuando las protestas justas se vuelven violentas, es profundamente autodestructivo.

Puede haber algunos miembros del equipo Trump que observan los disturbios y ven oportunidades electorales, el deseo de ley y orden de un presidente decididamente no PC, o políticamente correcto. Después de todo, hay estudios que cuantifican cómo los disturbios hacen que un país sea más conservador.

Sabemos con certeza que los enemigos de Estados Unidos ven la ventaja de agitar el conflicto a lo largo de líneas raciales, especialmente Rusia, a quien el presidente Trump invitó unilateralmente a la próxima reunión del G-7 en marzo.

El New York Times informó que «el gobierno ruso ha dado un paso al frente en esfuerzos para aumentar las tensiones raciales en los Estados Unidos como parte de su intento de influir en las elecciones presidenciales de noviembre, incluido el intento de incitar a la violencia de los grupos de supremacistas blancos y avivar la ira entre los afroamericanos. «Esta es una repetición de lo que Rusia hizo para ayudar a elegir Donald Trump en 2016. El nuevo presidente del Comité de Inteligencia del Senado, Marco Rubio, tuiteó que al menos tres adversarios extranjeros estaban avivando la violencia a través de las redes sociales.

Necesitamos tener la vista clara cuando confrontamos la política del miedo, ya sea que la fuente esté en el extranjero o aquí en casa. Hay personas que romantizan los disturbios, al menos cuando la destrucción ocurre en la propiedad de otra persona. Pero combatir el fuego con fuego solo quemará toda la casa. O, como dijo el rapero Killer Mike en una emotiva conferencia de prensa con la alcaldesa de Atlanta: «es su deber no quemar su propia casa por ira con un enemigo».

Pocos estadounidenses vivos tienen más autoridad moral para enfrentar las fuerzas de la opresión racial que el representante John Lewis, quien casi fue asesinado por los soldados de Alabama mientras protestaban pacíficamente en el puente Edmund Pettus hace 55 años. El sábado, nuevamente nos recordó la disciplina que se requiere para triunfar en última instancia sobre la injusticia, afirmando: «Conozco tu dolor, tu ira, tu sensación de desesperación y desesperanza. La justicia, de hecho, ha sido negada durante demasiado tiempo». , saquear y quemar no es el camino. Organizar. manifestarse. Sentarse. Levántate. Vota. Sé constructivo, no destructivo «.

Cada palabra de esto es verdad. Debemos enfrentar el profundo legado de intolerancia que lleva a demasiadas vidas negras, marrones e inmigrantes a ser tratadas con un desprecio insensible y, a veces, ser víctimas del puro odio. Pero la respuesta no radica en demonizar a todos los agentes de policía o destruir indiscriminadamente la propiedad. Eso solo provocará una reacción violenta y llevará a algunos a ver la equivalencia moral entre las dos partes en la lucha más amplia entre el bien y el mal. Los disturbios a fines de la década de 1960 solo lograron quemar las ciudades del interior y elegir a Richard Nixon en el respaldo de su estrategia sureña.

Necesitamos aprender las lecciones de la historia, tanto el legado del racismo sistémico como la reacción contra el caos social que beneficia a las personas que practican la política del miedo y la división bajo el nombre de ley y orden. Un número relativamente pequeño de personas que actúan de mala fe puede descarrilar un movimiento, retrasar la justicia y dividir una nación. Con una elección presidencial ahora a solo cinco meses de distancia, no podemos permitir que las fuerzas del caos y el conflicto vuelvan a ganar. Porque necesitamos desesperadamente reunir a Estados Unidos.