CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Opiniones

OPINIÓN | Los líderes empresariales deben crear el cambio necesario para acabar con el racismo

Por Rosabeth Moss Kanter

Nota del editor: Rosabeth Moss Kanter @RosabethKanter es profesora de Arbuckle en Harvard Business School y autora del nuevo libro “Think Outside the Building: How Advanced Leaders Can Change the World One Smart Innovation at a Time” (PublicAffairs/Hachette). Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) — La ira hierve cuando las disculpas no son suficientes. Los trágicos asesinatos de personas negras (Michael Brown, Eric Garner, Ahmaud Arbery, Breonna Taylor, Tony McDade y George Floyd, entre ellos) y la visión de las ciudades estadounidenses quemándose después, dejan en claro que debe hacerse inmediatamente algo para terminar el ciclo del racismo sistémico. Los líderes empresariales deben estar a la vanguardia del cambio. Sus edificios están siendo destruidos, sus comunidades sufren más pérdidas y sus empleados y clientes sienten el dolor.

Muchos líderes empresariales están tratando de actuar de manera responsable. Target, el destacado minorista con sede en Minneapolis, cerró seis tiendas y prometió reconstruir las que estaban dañadas. Su presidente ejecutivo Brian Cornell expresó tristeza por la muerte de Floyd y reconoció el dolor acumulado por otras vidas negras perdidas recientemente. La compañía elogió a sus equipos que trabajan para proporcionar suministros de primeros auxilios y agua a la comunidad y tomó medidas para pagar a los trabajadores desplazados por hasta 14 días, incluyendo el pago de la prima por covid-19 ya anunciada.

La pandemia ha sacado lo mejor de algunas corporaciones importantes, que han ajustado rápidamente la producción o los horarios de trabajo para contribuir a las soluciones de la crisis de salud. Pero la crisis de racismo detrás de los disturbios es un problema mucho más difícil y de larga data. Es posible que todos los líderes empresariales comiencen el proceso de cambio ahora. He aquí cómo:

Dirigir con el ejemplo

Numerosos líderes importantes, como Tim Cook de Apple y Bob Chapek de Disney, emiten declaraciones inspiradoras a sus organizaciones condenando el racismo y buscando justicia sin violencia. Pero en esta situación urgente, los líderes deben ir más allá de las palabras y demostrar con sus acciones que cualquier tipo de discriminación es inaceptable. Muchas empresas tienen capacitación en diversidad, pero no es suficiente hacer un cambio real rápido, y de todos modos, las personas negras tienen que entrar por la puerta en primer lugar.

publicidad

El presidente ejecutivo de Merck, Kenneth Frazier, quien es uno de los cuatro únicos negros que dirigen una compañía Fortune 500, renunció a un consejo de negocios de Trump de corta duración hace unos años, una decisión que parecía estar sobre el fracaso inicial de Trump para condenar la supremacía blanca después del mitin en Charlottesville. Nike se arriesgó a una reacción violenta y boicots después de trabajar con el exmariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, quien había protestado contra el racismo arrodillándose durante el himno nacional, pero la compañía se quedó con él.

Los líderes de las organizaciones empresariales de la nación deben dejar en claro que les importa. Por ejemplo, podrían aparecer en conversaciones comunitarias sobre temas que podrían cerrar la brecha racial de riqueza, ya sea reparaciones o subsidios monetarios al nacer, sin importar cuán incómodos puedan ser. Incluso los gestos simbólicos pueden ayudar, como los líderes blancos que visitan una iglesia negra, que forman relaciones de mentoría interraciales a través de organizaciones sin fines de lucro de la comunidad o que presentan diversidad de caras en Zoom o eventos en vivo. Asegurarse de que los empleados vean fotos de policías en algunas ciudades doblando sus rodillas junto a los manifestantes, al estilo de Kaepernick, puede ayudar a calmar la ira generalizada y mostrar que la solidaridad es posible.

Difundir la conciencia

Para evitar que la historia se repita, los líderes deben enfrentarla. La Comisión de la Verdad y la Reconciliación, creada en Sudáfrica después del apartheid y defendida por Nelson Mandela, permitió que tanto los oprimidos como los opresores contaran sus historias personales, un paso importante aunque no una solución completa. El presidente ejecutivo de Eastern Bank, Bob Rivers, patrocina muestras para empleados y la comunidad de la presentación acerca de “The 1619 Project”, ganador del Premio Pulitzer, de la escritora del New York Times, Nikole Hannah-Jones, que argumenta que la prosperidad estadounidense descansó sobre las espaldas de los esclavos. Otros han llevado a los empleados a viajes al Monumento Nacional por la Paz y la Justicia en Montgomery, Alabama, que recuerda a las víctimas de décadas de brutalidad racista.

Los líderes empresariales pueden desarrollar sus propias sesiones de verdad y reconciliación como formas sin prejuicios (y voluntarias) para que las personas describan sus propias experiencias. En el trabajo, las personas tienden a vestirse y hablar igual, pero en privado, pueden ir a sus hogares a vecindarios, situaciones familiares y vulnerabilidades muy diferentes (quizás segregados). Incluso vistiendo trajes de negocios a medida, el color de la piel de las personas puede determinar si son detenidas y registradas, o si se les da el beneficio de la duda. «Conducir mientras está negro» es una frase bien conocida que describe el miedo que sienten muchos hombres y mujeres negros por hacer algo que parezca sospechoso para las autoridades blancas. «The Presumption of Guilt» es el título del libro del profesor de la Facultad de Derecho de Harvard Charles J. Ogletree, Jr. sobre el arresto del profesor Henry Louis «Skip» Gates, Jr., mientras trataba de entrar en su propia casa, que era bloqueada inadvertidamente; muchas otras luminarias negras bien conocidas se han hecho eco de esta experiencia. Pero generalmente no cuentan estas historias en el lugar de trabajo, ni superan los estereotipos de los blancos, que no son homogéneos y, a veces, por ejemplo, como mujeres, enfrentan sus propios desafíos a pesar de parecer privilegiados. Ayuda a las personas a decir sus propias verdades.

Identificar barreras sistémicas y comenzar a derribarlas

Algunos problemas, como el encarcelamiento desproporcionado de hombres negros o la falta de fondos para la educación pública, requieren la acción del gobierno, pero los líderes empresariales pueden ser un poderoso lobby para el cambio. El expresidente ejecutivo de IBM, Ginni Rometty, lideró las coaliciones empresariales para cabildear por la reautorización de los fondos federales para la educación profesional y técnica, e IBM trabajó en asociación con las escuelas públicas y colegios comunitarios de Nueva York para crear un nuevo modelo de escuela secundaria que ofrezca habilidades tecnológicas, inicialmente sirviendo en gran medida a estudiantes pobres negros.

Y los líderes empresariales pueden optar por enfrentar las barreras sociales y económicas de frente. Por ejemplo, décadas de líneas rojas (supuestamente ilegales) en la venta de viviendas y préstamos hipotecarios crearon focos de pobreza ocupados principalmente por personas de color con acceso limitado a los servicios, elevando los costos y limitando la movilidad. Una unidad dentro del Bank of America (entonces BankBoston) fue pionera en la creación de bancos comunitarios que convirtieron los vecindarios urbanos deteriorados en lugares deseables, atrayendo nuevas inversiones. Bajo el liderazgo de Jorge Pérez, la subsidiaria urbana de Related Group, se está asociando con Bravis Group bajo su socio gerente, Kareem Brantley, para desarrollar no solo viviendas asequibles y atractivas para una parte deteriorada de Miami, sino también para atraer cadenas minoristas para mejorar las oportunidades para los residentes principalmente negros que viven allí.

Las innovaciones también pueden ayudar a abordar las injusticias raciales. El Chicago, West Side United es una colaboración de seis hospitales junto con socios comerciales con el objetivo de cerrar las disparidades de salud en esta área predominantemente negra, asegurando empleos y nuevas inversiones comerciales para ayudar a las personas a salir de la pobreza para llevar vidas más saludables. En una escala más pequeña, Doug Rauch, expresidente de Trader Joe’s, está expandiendo un nuevo concepto de venta minorista que ayudará a abordar el problema de la mala nutrición en los desiertos alimentarios en las ciudades al ofrecer alimentos saludables a precios asequibles.

Algunos dicen que se necesita una plataforma en llamas para crear urgencia para el cambio. Bueno, nos estamos quemando ahora. Pero también requiere visión y liderazgo. Si los líderes empresariales están a la altura del desafío, quizás esta plataforma de ciudades en llamas finalmente motive una acción positiva.