CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | La base de Trump comienza a resquebrajarse

Por John Avlon

Nota del editor: John Avlon es analista político senior en CNN. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNNe.com/opinion.

(CNN) — El general James Mattis lanzó una bomba.

«Donald Trump es el primer presidente en mi vida que no trata de unir al pueblo estadounidense, ni siquiera pretende intentarlo. En cambio, trata de dividirnos», dijo el exsecretario de Defensa de Trump en un comunicado obtenido por CNN. Mattis describió al presidente como una amenaza a la Constitución. «Estamos presenciando las consecuencias de tres años sin un liderazgo maduro. Podemos unirnos sin él, aprovechando las fortalezas inherentes a nuestra sociedad civil. Esto no será fácil, como lo han demostrado los últimos días, pero se lo debemos a nuestros compañeros ciudadanos, a generaciones pasadas que se desangraron para defender nuestra promesa, y a nuestros hijos”.

VER: Cristianismo y poder: las similitudes entre Áñez, Bolsonaro y Trump

Mattis ha mantenido en silencio sus críticas al presidente después de renunciar por diferencias políticas el año pasado. Pero a medida que el presidente Trump se desespera por distraerse con mentiras y bravuconadas en el contexto de una torpe respuesta de pandemia, protestas en todo el país contra la violencia policial y sus propios números de encuestas flojos, el silencio entre la derecha central es cada vez más insostenible. Incluso la senadora republicana Lisa Murkowski de Alaska rompió filas para decir que estaba de acuerdo con Mattis y dijo que estaba luchando sobre si apoyar a Trump en noviembre.

El punto de inflexión fue el truco autocrático de Trump de dispersar violentamente una protesta pacífica fuera de la Casa Blanca para una sesión de fotos con una biblia minutos después de sugerir que invocaría la Ley de Insurrección para usar el ejército estadounidense contra ciudadanos estadounidenses. Esto provocó una tormenta de desacuerdo inusual entre las respetadas figuras militares y de seguridad nacional, que han sido entrenadas para guardar silencio sobre asuntos de política partidista.

Un expresidente del Estado Mayor Conjunto, Martin Dempsey, se sintió obligado a escribir en Twitter: «Estados Unidos no es un campo de batalla. Nuestros conciudadanos no son el enemigo«. El presidente del Estado Mayor Conjunto de la era Bush y Obama, el almirante Michael Mullen, escribió un artículo de opinión para The Atlantic, diciendo: «Cualquiera que sea el objetivo de Trump en la realización de su visita, dejó al descubierto su desdén por los derechos de protesta pacífica en este país, dio socorro a los líderes de otros países que se sienten cómodos con nuestros conflictos internos y se arriesgó a politizar aún más a los hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas». El general retirado de la Marina John Allen dijo que las amenazas de Trump de la fuerza militar pueden ser «el principio del fin del experimento estadounidense«. El exanalista de la CIA Gail Helt le dijo al Washington Post: «Esto es lo que hacen los autócratas. Esto es lo que sucede en los países antes de un colapso. Realmente me pone nervioso«.

Esto no es fanfarronería partidista. Este es el sonido de los patriotas de toda la vida advirtiendo que los impulsos autocráticos de este presidente son una amenaza para la república.

Los militares suelen simpatizar con los presidentes republicanos, con veteranos militares que votan por Trump por un margen de casi 2 a 1 sobre Hillary Clinton en 2016, según las encuestas de salida de CNN. A pesar de esquivar el reclutamiento en la era de Vietnam con afirmaciones de «espuelas óseas«, Trump ha intentado en repetidas ocasiones afirmar que es el candidato y presidente «más militarista» (mire el monólogo de Seth Myers para ver algunos recortes).

No hay precedente obvio para sus acciones. Incluso el hombre alistado más antiguo de la Fuerza Aérea, el sargento primero en jefe Kaleth O. Wright se sintió obligado a hablar en solidaridad con los manifestantes.

Wright tuiteó: «Soy un hombre negro que resulta ser el Sargento Primero en Jefe de la Fuerza Aérea. Soy George Floyd … Soy Philando Castile, soy Michael Brown, soy Alton Sterling, soy Tamir Rice. »

El tuit de Wright contrastaba fuertemente con los llamados del presidente Trump para disparar a los saqueadores y las advertencias de «perros viciosos«, aunque ha afirmado que quiere justicia para Floyd.

Estos perfiles de coraje representan grietas en la base fundamental de apoyo de Trump en un momento de crisis nacional. Una encuesta reciente de la Universidad de Monmouth muestra que el presidente Trump tiene dos dígitos menos que el exvicepresidente Joe Biden (otras encuestas han mostrado a Trump a la cabeza a pesar de su insistencia en lo contrario).

Pero casi todos los republicanos en la rama supuestamente igualitaria del gobierno conocido como el Senado de Estados Unidos esencialmente han continuado su rutina de no ver el mal, pretendiendo ignorar que su emperador no tiene ropa. Cuando los periodistas les preguntaron su reacción a la respuesta brutal de Trump a los manifestantes pacíficos fuera de la Casa Blanca, ofrecieron una serie de esquivas casi cómicas, con el senador Ron Johnson de Wisconsin diciendo «Realmente no lo vi», mientras que el senador. Rob Portman, de Ohio, dijo: «Llego tarde al almuerzo». Suena la triste banda sonora del trombón.

Hubo un puñado de disidentes, incluida la senadora Murkowski, quien dijo: «No pensé que lo que vimos anoche era el Estados Unidos que conozco«, mientras que el senador de Nebraska, Ben Sasse, afirmó: «Estoy en contra de limpiar una protesta pacífica por una sesión de fotos que trata la palabra de Dios como un accesorio político“.

Los republicanos están atrapados en una trampa hiperpartidista de su propia creación. Tienen miedo de provocar la ira del presidente y la ira de la base a pesar de que lo que Trump está haciendo está en contra de todo lo que una vez dijeron que creían.

Los republicanos una vez protestaron contra el poder ejecutivo descontrolado, llamando infundadamente al ex presidente Obama como un «rey» y denunciando su dependencia de los decretos. No mencionan las afirmaciones mucho más extremas de Trump sobre el poder ejecutivo y el uso de decretos.

¿Recuerda las preocupaciones republicanas sobre el robo generacional del déficit y la deuda y los gritos del “tea party” contra los rescates al comienzo de la gran recesión? Aparentemente no lo hacen, o esperan que nadie note los mayores déficits, deudas y rescates financieros bajo Trump. No temas, resucitarán el tema bajo un presidente demócrata. Durante los años de Obama, una teoría de la conspiración marginal, conocida como «Jade Helm«, acusó infundadamente al expresidente Obama de conspirar para usar el ejército contra ciudadanos estadounidenses, atrayendo el interés del senador Ted Cruz.

Ahora que el presidente Trump ha pedido algo que se parece mucho a eso en realidad, la respuesta republicana es el grillo.

La desafortunada pero obvia respuesta es que estos supuestos principios republicanos eran solo acerca de la búsqueda partidista del poder. Demasiados de ellos estaban dispuestos a venderlos en un segundo, en medio de una oleada de todo eso y negación libre de hechos para obtener ganancias políticas a corto plazo. Pero ese acuerdo parece que podría terminar en un desastre electoral.

Hay un impulso reflexivo en el derecho a demonizar a los detractores de Donald Trump. Pero esto se topa con un zumbido cuando se trata de miembros de alto rango de los militares que denuncian las violaciones de las normas democráticas por parte del presidente. El alarde de «ser dueño de los liberales» pierde un poco de su brillo cuando se dirige a los ex miembros del gabinete de Trump y a los jefes del Pentágono que conocen al presidente mucho mejor que la obra de ficción que han abrazado sus partidarios incondicionales. La economía partidista crea su propio garrote entre los agentes que acuerdan pasar por alto sus principios libertarios, siempre y cuando los cheques de pago sigan llegando.

A medidas que nos acercamos a noviembre, más políticos de centroderecha pueden empezar a mostrar su deseo de no caer con descarrilamiento del tren de Trump. Otros vendrán con casos de amnesia conveniente, pero las voces militares que ya hablan nos recuerdan que proteger a nuestro país es mucho más importante que la lealtad falsamente dura a la política hiperpartidista.