CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

OPINIÓN | ¿Nos atrevemos a creer que esta vez será diferente?

Por Marcus Mabry

Nota del editor: Marcus Mabry es el vicepresidente de Programación Global de CNN digital. Cubrió la presidencia de Nelson Mandela como jefe de la oficina de África para Newsweek. Es autor de “Twice as Good: Condoleezza Rice and Her Path to Power” y “White Bucks and Black-eyed Peas: Coming of Age Black in White America”. Las opiniones en este comentario son suyas. Ver más columnas de opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — ¿Recuerdas cuando «Black Lives Matter» todavía se consideraba algo controvertido?

El viernes, Roger Goodell, el comisionado de la Liga Nacional de Fútbol respondió a las demandas de los jugadores negros de la NFL y habló en contra del racismo. «Nosotros, la Liga Nacional de Fútbol, admitimos que nos equivocamos por no escuchar a los jugadores de la NFL antes y alentamos a todos a hablar y a protestar pacíficamente», dijo Goodell. «Nosotros, la NFL, creemos que las vidas negras importan».

Puede ser alucinante pensar que alguna vez fue una frase controvertida. Pero lo fue, hace solo dos semanas.

¿Qué cambió?

Eso es lo que preguntó uno de mis hijos de 10 años cuando le expliqué de qué se trataba toda la cobertura de la prensa. En las dos semanas transcurridas desde que George Floyd murió a manos de la policía de Minneapolis, los blancos se han unido a las crecientes protestas en todo el país, exigiendo el fin del racismo sistémico. El expresidente George W. Bush emitió una declaración reconociendo que la supremacía blanca está viva y bien en Estados Unidos, y que debemos matarla. «La doctrina y los hábitos de superioridad racial, que una vez casi dividieron a nuestro país, aún amenazan a nuestra unión». Los símbolos que han sido la fuente de dolor racial durante generaciones y de intenso debate durante décadas se eliminan de repente: estatuas confederadas, banderas confederadas y el restaurante de Sambo.

Le dije a mi hijo que pensaba que la tecnología hacía la diferencia; ahora que hay videos de teléfonos celulares de negros asesinados sin sentido por la policía, más personas blancas parecen creer que eso sucede. Personas de todo el mundo han visto el video que mostraba a un oficial de policía blanco arrodillado sobre el cuello de Floyd cuando Floyd dijo: «No puedo respirar». Millones presenciaron que su cuerpo se debilitaba cuando los transeúntes instaron a la policía a dejar de sujetar a Floyd en el suelo.

La muerte de Floyd también fue solo una en una serie de varias otras. Ahmaud Arbery fue asesinado mientras corría, en lo que su abogado dice que está siendo investigado como un crimen de odio federal; Breonna Taylor, quien habría cumplido 27 años el viernes, era un técnico médico de emergencia que fue asesinado en su propio departamento en Louisville, Kentucky, por agentes de policía que ejecutaban una orden de allanamiento sin llamar.

Estas pérdidas devastadoras surgieron de una pandemia global, que desproporcionadamente se llevó vidas negras. Los negros y otras comunidades marginadas sufren desproporcionadamente por las condiciones de salud que pueden hacer que un diagnóstico de covid-19 sea fatal y por las inequidades en la atención médica desde hace mucho tiempo. George Floyd también fue una de las millones de personas que perdieron sus empleos en la agitación económica causada por el virus.

Aún así, personas negras inocentes han muerto a manos de la policía antes, y muchos otros videos se han vuelto virales. Incluso mi hijo de 10 años, que conocía estos hechos, parecía desconcertado por el mundo blanco que de repente despertaba a su realidad.

Y ese es el debate entre los negros: ¿es este un paroxismo de indignación que se desvanecerá como tantas tendencias sociales anteriores? ¿O es realmente posible que podamos estar viviendo un momento de cambio social fundamental?

Como han señalado tanto el expresidente Barack Obama como el reverendo Al Sharpton, las cosas se sienten diferentes esta vez. ¿Por qué?

La gente blanca ahora parece menos inclinada a debatir si hay racismo en Estados Unidos, como lo ha hecho la mayoría durante la mayor parte de mi vida; están exigiendo que termine. Ahora parece menos probable que los blancos cuestionen si existe brutalidad policial, como la mayoría lo ha hecho toda mi vida; simplemente están exigiendo que termine.

Recuerdo a Sudáfrica en los años previos a la liberación de Nelson Mandela de la prisión en 1990, después de cumplir 27 años de condena. También veo destellos del Movimiento de Derechos Civiles de Estados Unidos en la década de 1960. El abuso de los negros en el sur y la indignación por ello condujeron a un cambio real, incluido el fin de Jim Crow y la privación de derechos de las personas negras, junto con la extensión del Estado de derecho para incluir a todos los estadounidenses.

Pero el maltrato y asesinato de personas negras ha estado ocurriendo durante casi 200 años de democracia estadounidense y siglos antes de la independencia. Lo que cambió durante el Movimiento de Derechos Civiles fue la tolerancia de los blancos a este maltrato. Fue la indignación blanca lo que llevó al cambio.

La semana pasada todas las empresas con las que tengo una relación me enviaron correos electrónicos afirmando su compromiso con la lucha contra el racismo: eso incluye bancos, compañías de software, campamentos infantiles y tiendas de electrodomésticos. Todos, desde amas de casa hasta expresidentes, dicen que la supremacía blanca debe terminar. La gente marcha en las grandes ciudades de Estados Unidos, así como en los pequeños pueblos. Y los manifestantes han mostrado su apoyo desde Sydney a Bratislava.

Los cambios en Sudáfrica y el sur de Estados Unidos requirieron un cambio de opinión en los blancos. Esta nueva lucha contra el racismo requerirá también el apoyo de los blancos. Si se cree en nuestros ojos y oídos, muchos están tomando la responsabilidad y exigiéndolo, a ellos mismos y a sus vecinos.

¿Será duradera esa demanda de cambio? ¿Eliminará las desigualdades del aula a la sala de juntas a la sala de redacción?

La primera vez que les conté a mis gemelos la historia de cómo Estados Unidos se convirtió en una nación, tenían cinco años. Mientras los tres nos sentábamos en un patio de juegos de Nueva York, lloré al contarles sobre una multitud de granjeros y trabajadores que tomaron el imperio más grande del mundo y, contra todo pronóstico, ganaron.

Años después, les conté la historia de la esclavitud. Después les conté sobre Jim Crow. Ellos saben todo eso ahora. El hijo con el que estaba hablando sobre George Floyd acababa de terminar un artículo de quinto grado sobre el Estado de derecho a través de la historia de Estados Unidos. Había elegido como su oración principal: «El Estado de derecho, o la igualdad ante la ley, es parte de nuestra sociedad; sin embargo, es una mentira». Entregó su borrador final el 28 de mayo, tres días después de la muerte de George Floyd.

Es comprensible que los negros, algunos de tan solo 10 años de edad, sean escépticos acerca de que nuestra nación cumpla con su promesa de igualdad. Estos no son sistemas e instituciones que se cambian fácilmente. Y el trauma de 400 años de racismo destructor de almas no se olvida fácilmente: algunos investigadores creen que está impreso en nuestro ADN. Y todos somos demasiado conscientes de las promesas frustradas del pasado, desde la liberación hasta la Reconstrucción y el Movimiento por los Derechos Civiles.

Pero el cambio viene. La historia nos enseña eso. Llegó a Sudáfrica. Llegó al sur de Estados Unidos.

¿Es este nuestro momento? ¿Se atreve a creerlo?