CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

OPINIÓN | Yo era un agente negro del FBI. Los policías blancos no siempre me veían igual

Por Andre McGregor

Nota del editor: Andre McGregor es un agente especial veterano del FBI, agente cibernético técnicamente capacitado, instructor de armas de fuego y médico. Es tecnólogo profesional, director de Seguridad en la Información y cofundador de su propia empresa, Shift State Security. Las opiniones expresadas aquí son del autor. Lea más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Hablamos de las dificultades de ser negro en Estados Unidos. Hablamos de los horrores de ser un hombre negro en Estados Unidos. Quiero hablar sobre las incongruencias de ser un policía negro en Estados Unidos porque nosotros también hemos sentido el dolor de ver los videos aparentemente sin fin de hombres negros asesinados por policías, pero somos de los pocos capaces de entender a ambos lados de la lucha por la equidad.

Al igual que los oficiales de otros grupos étnicos, los policías negros deben pararse en el medio ante su propia comunidad. En muchos casos, sus vecinos piensan que se vendieron para estar en una hermandad de policías que ocasionalmente, aunque repetidamente, les recuerdan que no son iguales a pesar de que usan la misma insignia.

Conozco sobre esta disonancia cognitiva de primera mano. Educado en la Universidad Brown, ingeniero informático de profesión y agente del FBI hasta 2015, he estado del lado de la ley y el orden toda mi vida. La única razón por la que entregué mi credencial y mi arma fue porque el FBI me dio las herramientas y la confianza para comenzar mi propia empresa de seguridad cibernética centrada en llevar mis muchos años de experiencia en el gobierno a pequeñas y medianas empresas que son pirateadas diariamente.

Sin dudarlo, puedo decirles que ser un agente especial del FBI fue un honor y un privilegio para mí. Pregúntele a cualquier agente del FBI sobre su día más feliz en el trabajo y la mayoría dirá el día de graduación en Quantico cuando el director del FBI le entrega sus credenciales. No soy diferente. Yo era un adolescente que idolatraba a su oficial de recursos de la escuela secundaria y apoyaba al departamento policial de su universidad.

Cuando crucé el escenario de la Academia del FBI para graduarme, estos «créditos» fueron mi invitación oficial a la hermandad de la línea azul de las fuerzas de la ley. Para la mayoría de los oficiales, la misión y el deber es lo que nos llevó a la aplicación de la ley, no el dinero o el ego.

Comencé mi primera semana en la oficina de trabajo de campo de Manhattan con los ojos abiertos, bien preparados y listos para resolver crímenes. Una mañana de esa semana, un agente negro pasó junto a mí, se dio la vuelta abruptamente y se presentó, diciendo: «Debes ser nuevo porque conozco a todos los agentes negros aquí. Todos tenemos que estar juntos, así que avísame si necesitas algo».

Al principio, me tomó por sorpresa porque parecía una declaración muy audaz para que alguien le hiciera a un completo desconocido, pero, con el tiempo, aprendí que aunque todos estamos en el mismo equipo, muchos agentes negros tienen experiencias muy diferentes de sus contrapartes blancas

Poco después de graduarme en Quantico, un amigo policía de la ciudad me felicitó por mis éxitos académicos y luego me guió a través de un escenario: un día, podría estar fuera de servicio en 7-Eleven o Wawa comprando comida cuando alguien intentaría robar la tienda. Querré intervenir sacando mi arma para detener al criminal. El cajero llamaría al 911 y de alguna manera, en el calor del momento, mi descripción se confundiría con la del perpetrador, tanto que los policías locales aparecerían, me verían con un arma y me dispararían. Entonces, en lugar de recibir un disparo, mi amigo me aconsejó que si ocurría algo así, tenía que bajar el arma una vez que viese las luces rojas y azules encendidas, acostarme en el suelo con los brazos extendidos, dejar que los policías me esposen como al criminal, y resuelvan quién era en realidad más tarde. Intentaba salvarme la vida, por si acaso.

Piense en esto por un momento: al igual que los niños negros que reciben «la charla» sobre cómo actuar cuando los policías los detienen, este consejo fue la versión de «la charla» de la policía negra para evitar ser asesinado por uno de los nuestros. Aparentemente, no importaría que yo también usara una insignia, e incluso la insignia de oro del FBI, debería esperar que me traten como los mismos criminales a los que estaba facultado para arrestar.

Lo que es peor, aunque no me sorprende, es que cuando les pregunté a mis amigos blancos agentes del FBI si habían escuchado este mismo consejo, todos dijeron que no.

Tomó algunos meses para que este consejo aparentemente inocente tuviera un sentido horrible. Me asignaron a un escuadrón de vigilancia del crimen organizado cuando la policía local me detuvo en un turno nocturno. Recuerdo esa noche como si fuera ayer. El oficial se acercó a la puerta del conductor y le dije exactamente lo que me enseñaron en la academia: «Señor, estoy en el trabajo y armado». El oficial respondió: «Ok, por favor muéstrame tu identificación». Comencé a buscar mi identificación y el oficial dijo: «Alcáncela lentamente, no quiero tener que dispararle», a lo que respondí de inmediato: «¡Sí, no quiero que me dispare!» Miró fijamente mis credenciales del FBI y dijo: «¿Tienes otra identificación?»

¿Qué criminal en su sano juicio mostraría credenciales falsas del FBI a un policía durante una simple parada de tráfico? La única excusa lógica para que ese oficial pida otra identificación es que no creyese que realmente fuera un agente del FBI. Imagínese lo desmoralizante que fue para un agente del FBI que se dirigía a una tarea potencialmente peligrosa ser detenido en su automóvil del FBI y que se cuestionaran sus credenciales del FBI. Este fue el momento exacto en mi carrera del FBI cuando me enfrenté a mi propia mortalidad; una mortalidad moldeada por una probabilidad mayor de la de mis compañeros blancos de que otro policía me matara en el cumplimiento del deber.

Rápidamente me di cuenta de que todo esto era producto del comportamiento aprendido.

Rebobinemos la cinta a la Academia del FBI en Quantico. El primer día de entrenamiento con armas de fuego consiste en ver video tras video de policías que detienen a personas en autos que terminan disparándoles sin piedad. Inmediatamente, aprendimos que detener automóviles es peligroso, así que prepárese para disparar rápido y seguido hasta que «la amenaza haya sido neutralizada», que era el código policial para «seguir disparando hasta que la persona ya no se mueva».

Avance rápidamente a «Hogan’s Alley», la ciudad modelo en Quantico donde los agentes se ponen en escenarios de la vida real para aprender cómo detener automóviles, cómo limpiar de forma segura las casas de cualquier individuo armado y cómo hacer que los sujetos sigan órdenes legales.

Una tarde, nuestro instructor táctico estaba explicando cómo los agentes deben tener una voz alta al ordenar a un sujeto con las palabras «FBI Don’t Move». Cuando un aprendiz dijo «FBI no te muevas» en voz baja, el instructor dijo «No, eso no es lo suficientemente fuerte. Apuntas tu arma y dices, ‘FBI no te muevas N *** er'». En ese momento, se podía escuchar caer un alfiler y todos en la clase se giraron para mirarme, la única persona negra en la sala y una de las tres personas negras en toda la clase de nuevos agentes en prácticas. Estaba completamente estupefacto. ¿Qué digo? ¿Cómo respondo? ¿Debo responder? Todos mis compañeros de clase estaban notablemente incómodos. El instructor rápidamente dijo: «Lo siento, McGregor. No quise decir eso. Mi error». Me sentí avergonzado entre mis propios compañeros de clase.

Todos los policías negros tienen su propia versión de estas mismas historias moldeadas por policías pares a su alrededor. Si esta es la experiencia en el FBI, una de las mejores agencias de aplicación de la ley en el mundo, uno solo puede imaginar lo que está sucediendo en los departamentos de policía locales de todo el país.

Frases como «cualquier persona a la que valga la pena disparar una vez vale la pena dispararle 14 veces», «dispare porque es mejor ser juzgado por 12 que por seis» y «un sujeto muerto es menos papeleo porque hay solo un lado de la historia”, pueden ser mortales cuando se les pone en la mente a los policías que pueden carecer de experiencia de vida, pensamiento independiente y orientación moral. La mentalidad de rebaño combina estos dichos en acción, especialmente para los policías más jóvenes, ansiosos de ser aceptados por la hermandad policial y lo suficientemente impresionables como para aferrarse a las malas influencias sin ninguna duda.

El cambio en los sentimientos de la comunidad hacia la aplicación de la ley comienza en primer lugar con la renovación de la forma en que seleccionamos a los oficiales para aplicar la ley. Según los datos de la ciudad citados por The New York Times, Minneapolis tiene un 9% de oficiales negros para una ciudad con una población negra del 19%. El FBI tiene 400 agentes negros entre sus 13.000 agentes en todo el mundo, dándoles el 3% de los agentes negros del FBI a un país con una población negra del 13%.

En 2014, cuando Michael Brown fue asesinado, Ferguson, Missouri, tenía una fuerza policial de 50 oficiales blancos con tres oficiales negros; el equivalente al 5% de oficiales negros para una ciudad con una población negra del 67%. Hasta el verano pasado, cinco años después, el Departamento de Policía de Ferguson tenía 18 oficiales negros entre sus 39 oficiales bajo juramento, un aumento de diez veces en la cantidad de oficiales negros que, entre otros cambios progresivos a la policía, redujo el crimen violento general en más del 20%.

Estas cifras muestran que la policía comunitaria es más un punto clave que una realidad en muchas ciudades de Estados Unidos. Una mejor capacitación es parte de la respuesta, pero no la principal, a este problema sistémico, ya que la capacitación conduce a un comportamiento artificial y de memoria cuando se les pone en manos de oficiales sin la capacidad innata de conectarse con las personas que los rodean.

Necesitamos cambiar una cultura que haga imposible que los policías negros se sientan como miembros equitativos en sus propias comunidades, así como en sus propios departamentos, invirtiendo en contratar el calibre correcto de oficiales la primera vez, no los primeros o posiblemente los únicos candidatos en postularse.

Arreglemos un sistema roto reclutando oficiales de la ley para reflejar las comunidades a las que sirven, reclutando oficiales que sean inteligentes y emocionalmente capaces de equilibrar la necesidad de fuerza y seguridad con empatía y moderación. Si no arreglamos el reclutamiento, simplemente continuaremos «obteniendo lo que pagamos», bajando el listón en la contratación de aquellos que terminan teniendo el mayor poder en nuestros vecindarios: el poder de la insignia y el arma.

FBI