CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Literatura

OPINIÓN | La maravillosa compañía de un libro

Por Mari Rodríguez Ichaso

Nota del editor: Mari Rodríguez Ichaso ha sido colaboradora de la revista Vanidades durante varias décadas. Es columnista de estilo de CNN en Español. Es especialista en moda, viajes, gastronomía, arte, arquitectura y entretenimiento. Las opiniones expresadas son propias de la autora. Más en CNNE.com/opinión.

(CNN Español) — En momentos tan complejos como los que vivimos —en medio de la incertidumbre y dura realidad de la pandemia del covid-19— la compañía de un libro es maravillosa. Y si ese libro está escrito por una mujer y refleja nuestros muchos estados de ánimo y maneras de ver la vida ¡mejor aún!

Siempre he tenido varias autoras favoritas. He tenido la suerte de conocer y entrevistar a algunas de ellas. Haciendo un recuento de sus libros y de otros que desde muy joven me han “marcado”, me da gusto poder recomendarles algunos.

Debo confesarles que no todos son libros profundos, de los que nos hacen reflexionar y de los que el sufrimiento es parte del placer de leerlos. Los hay ligeros, frívolos y divertidos. También serios, de los que dejan huella, pero no necesariamente dolorosa y complicada, sino acompañadas del regocijo propio del placer de leer. ¡Y reflejan superbien nuestros sentimientos!

Me gustaría recomendárselos y quizás pueda ser el comienzo de tu propio Club del Libro, para compartirlos con tu familia y tus amigas. Estos son algunos, entre muchos otros maravillosos.

Inolvidable

“El diario de Ana Frank” es un libro clave, escrito por una inteligente adolescente alemana, que murió demasiado joven en un campo de concentración nazi, y desde su publicación en 1947, ha marcado a millones de personas en todo el planeta. Un libro que podemos leer y releer, y en estos días de “encierro” nos va a impactar aún más.

Clásicos Inolvidables

Hay tres autoras maravillosas que les recomiendo: la estadounidense Pearl Buck, ganadora del Nobel de Literatura de 1938. De ella, su famoso libro “La buena tierra”, una preciosa novela ambientada en la China de 1932. En 2004 fue escogida por Oprah Winfrey para su Book Club.

Otra autora es la austriaca Vicki Baum, con su fascinante “Gran Hotel” (no confundir con “Hotel Shanghai”) y la menos conocida pero muy romántica “Lo que los hombres nunca saben”. Varias novelas de Vicki Baum transcurren en hoteles y fueron llevadas al cine.

Daphne du Maurier fue una autora inglesa de comienzos del siglo XX que nos dejó libros como “Rebeca” y “Los pájaros”, las dos llevadas al cine por Alfred Hitchcock. Así fue como se hizo más conocida su obra.

Las fabulosas autoras latinoamericanas

Nuevas voces, nuevos acentos, algunas ya son iconos de nuestra literatura y muchos de sus libros han sido llevados al cine

Laura Esquivel es la premiadísima autora mexicana de “Como agua para chocolate”, publicada en más de 35 idiomas y cuya película del mismo nombre es un encanto.

“La casa de los espíritus” y “Paula” son libros muy especiales de Isabel Allende. Chilenaestadounidense nacida en Perú, es una de nuestras voces internacionales más famosas y respetadas.

“La noche de Tlatelolco” de Elena Poniatowska es un must. La autora mexicana, francesa de nacimiento, recibió el Premio Cervantes en 2013.

Sandra Cisneros, nacida en Chicago de origen mexicano, saltó a la fama con su fabulosa y muy premiada “La casa en Mango Street”. No se la pierdan.

Ana Merino, Premio Nadal 2020 y su nueva y superfascinante novela “El mapa de los afectos”. Está llamando mucho la atención. ¡Bravo!

La cubana exilada en París y multipremiada Zoé Valdés tiene dos novelas que les recomiendo: “La nada cotidiana” y “Te di la vida entera”. Están entre mis libros.

Julia Álvarez, estadounidense de origen dominicano, es autora de “De cómo las chicas García perdieron el acento” y el extraordinario libro “El amor en la época de las mariposas”. ¡No se lo pierdan!

Autoras que rompen moldes y te animan a la desobediencia

Una de mis autoras favoritas —la francesa Francoise Sagan— revolucionó el mundo en 1954 con su atrevida “Buenos días tristeza”, a la que siguió “Una cierta sonrisa”. Al entrevistarla en París años más tarde le dije: “Usted nos instó a la desobediencia a toda una generación de mujeres”. Sus libros, escritos cuando tenía solo 19 años, fueron muy criticados en su momento por amorales, cínicos y rompedores.

Otra autora que escandalizó Europa (al principio su esposo firmaba sus novelas y la pareja terminó divorciada) fue Colette. Sidonie Gabrielle Colette (1873-1954) relató las costumbres francesas del siglo XIX con todas sus prohibiciones e hipocresías. “Canción de la bailarina” y “Noche blanca” son dos de sus novelas, aunque la más conocida fue “Gigi”, escrita en 1944 y llevada magistralmente al cine en 1958 con Leslie Caron, Maurice Chevalier y Louis Jourdan. No se pierdan el libro y tampoco la película.

El encantador mundo de Jane Austen

Las novelas de la autora inglesa Jane Austen (1775-1817), además de ser clásicos de la literatura, son una ventana al mundo fascinante de la Inglaterra de finales del siglo XVIII y principios del XIX, de sus costumbres, reglas y prejuicios. Por ellas desfilan personajes inolvidables, mujeres muy seguras de sus pensamientos y muchas veces con finales sorprendentes. Les recomiendo “Emma”, “Amor y amistad”, “Orgullo y prejuicio”, “Sentido y sensibilidad” y “Mansfield Park”. Muchas de sus obras han sido llevadas al cine y el teatro.

La familia y sus mujeres

Un libro de rigor, sobre la familia, las hermanas y las relaciones entre ellas, es la encantadora novela “Mujercitas” de la estadounidense Louisa May Alcott. Recién llevada de nuevo al cine en 2019, es ideal para leer en casa, en familia, mientras ven y comentan el film.

“Lo que el viento se llevó”, de Margaret Mitchell, la novela en la que se basa la famosa película, es otro clásico que narra la historia de una familia sureña, con la Guerra Civil de EE.UU. como telón de fondo.

Dos libros ligeros y muy divertidos

“Desireé”, de Annemarie Selinko es uno de mis libros favoritos (lo he leído varias veces) sobre la vida de Désirée Clary, la primera novia de Napoleón, que años más tarde se convertiría en reina de Suecia y que junto a su marido, el mariscal del ejército napoleónico, Jean-Baptiste Bernanotte, fundaron la actual Casa Real de Suecia. ¡Les va a encantar! Y Marlon Brando interpreta a Napoleón junto a Jean Simmons en la versión cinematográfica de 1954.

El segundo libro es la supersexy y muy divertida novela “Por siempre Ámbar”, sobre una cortesana inglesa del siglo XVII, Amber St Clare, de la autora estadounidense Kathleen Winsor. Fue un best seller inmediato cuando se publicó en 1944, hacia finales de la Segunda Guerra Mundial, pues el público estaba ávido de libros ligeros, frívolos y sensuales.

La novela gótica y de misterio

“Frankestein” de Mary Shelley, es un ejemplo de novela gótica, igual que las novelas de Victoria Holt y la serie de 66 libros detectivescos de Agatha Christie. ¡Y en épocas recientes los misterios de las novelas de Susan Kiernan-Lewis que tienen lugar en la Provenza, en París o en Marsella. Se los recomiendo.

La época victoriana en pleno esplendor

Edith Wharton, de finales del siglo XIX y comienzos del XX, fue una genial novelista y cuentista estadounidense que, además, luchó arduamente por los derechos de la mujer. Y si tan solo se leen el libro (y ven el film) “La edad de la inocencia”, me darán la razón. La historia de su vida es también fascinante. .

Las poetisas, las filósofas

Las mujeres dedicadas a la literatura abarcan infinidad de temas y géneros en todas partes del mundo: Poetisas como la chilena Gabriela Mistral, las argentinas Alfonsina Storni y Silvina Ocampo y la maravillosa cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda. Todas son parte de una lista de ‘musts’. Igual que ensayos y diarios de la cubana residente en París Anais Nin y de la emblemática feminista Simone de Beauvoir. Sin olvidar la triste realidad de la estadounidense Sylvia Plath y de la fuerza con que la española Emilia Pardo Bazán, pionera de la literatura naturalista y feminista del siglo XIX, así como otras como Gloria Steinem, Betty Freidan o la propia Virginia Woolf han defendido desde sus obras los derechos de la mujer.