CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Los gobernadores que ignoran el covid-19 envían un mensaje claro a las comunidades negras y latinas

Por Cecilia Muñoz

Nota del editor: Cecilia Muñoz es vicepresidenta de Nueva América y dirigió el Consejo de Política Nacional de la Casa Blanca bajo la presidencia de Obama. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Lea más opinión en CNNe.com/opinión.

(CNN) — Los números son atroces. Durante las últimas semanas, funcionarios de salud, grupos de expertos y periodistas han comenzado a absorber y analizar estadísticas nuevas y angustiosas que revelan disparidades raciales y étnicas en las tasas de enfermedad y muerte por covid-19.

Los gráficos de la Brookings Institution, que analizaron datos recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., muestran que las disparidades son peores de lo que pensábamos.

A medida que los estados continúan abriéndose, muchos moviéndose demasiado rápido de una fase a otra, los negros e hispanos siguen teniendo un mayor riesgo de infección y muerte, entre 8 y 10 veces más alto que los blancos. Aparentemente, el mensaje abrumador para estas comunidades es: vemos los datos y no nos importa.

Cuando se publicó el desglose temprano de cómo el covid-19 estaba afectando a las comunidades negras y latinas a un ritmo alarmante, los expertos en salud se apresuraron a tratar de conectar los puntos de por qué este era el caso. Pero los miembros de estas comunidades ya habían entendido cuál era el problema.

publicidad

Era que los estadounidenses negros y morenos tienen más probabilidades de ser trabajadores esenciales en industrias como la agricultura, el envasado de carne y la atención médica. Si no fueron despedidos, las comunidades negras permanecieron en el trabajo durante el confinamiento porque mucha de las actividades que ocupan desproporcionadamente personas negras y latinas no ofrecen el lujo de hacerlo desde casa.

En pocas palabras, nuestra supervivencia dependía de que nos presentemos.

Combine eso con el hecho de que casi el 40% de aquellos considerados trabajadores esenciales por nuestro gobierno ganan menos de un salario digno, según un análisis de New America, y usted ve cómo nuestras circunstancias nos hicieron más vulnerables al virus.

Estas no son solo estadísticas para nosotros; estas son nuestras comunidades: personas reales con vidas reales.

Sin mencionar que el elemento de comorbilidad que se ha demostrado que aumenta los riesgos de complicaciones de salud una vez que se contrae el coronavirus, también hace que las comunidades negras y latinas sean más susceptibles.

Por ejemplo, hemos estado luchando durante años, incluso generaciones, con los factores que contribuyen a la prevalencia de la obesidad y la diabetes en nuestras comunidades. Es menos probable que tengamos acceso a alimentos saludables y más probabilidades de no tener acceso a una buena atención médica.

Podríamos haberle dicho cuando comenzó esta pandemia que se sentiría más en las comunidades negras en Estados Unidos. Le hemos estado diciendo durante semanas que la ayuda destinada a paliar las consecuencias económicas no está llegando a nuestras comunidades en la medida prevista. Hemos estado objetando durante meses el hecho de que, para los inmigrantes en nuestras comunidades y sus familias, no se había destinado en absoluto ninguna ayuda federal.

Esta es la lente a través de la cual ahora vemos la confusión sobre cómo y cuándo deberían reabrir los estados. Escuchamos la cacofonía de mensajes contradictorios provenientes de funcionarios gubernamentales, incluidos aquellos, como el vicepresidente Mike Pence, que están tan ansiosos por poner en marcha la economía que está dispuesto a decirnos falsamente que las oleadas que ocurren en docenas de estados son el resultado de más pruebas, no más contagios.

Entendemos lo que se está comunicando cuando el presidente Donald Trump ordena a los trabajadores de empacadoras de carne volver al trabajo a pesar de las asombrosas tasas de infección en la industria. No nos sorprendió que sus vagas promesas de protección para esos trabajadores equivalieran a una orientación no vinculante de la agencia encargada de proteger a la fuerza laboral.

Mensaje recibido: suministrar carne al país es digno de acción, pero proteger a los trabajadores que lo hacen posible, que son abrumadoramente personas negras, no lo es.

No envidio a los funcionarios que tienen que tomar decisiones difíciles sobre cómo y cuándo reabrir. Soy una formuladora de políticas y sé que la formulación de políticas basadas en datos es esencial en estas situaciones; seguir los números y elegir un punto en el cual tomar medidas creará ganadores y perdedores.

Casi nunca es posible actuar sin causar daño. Pero debemos ser honestos sobre quién está en mayor riesgo y transparentes sobre cuáles serán las implicaciones de nuestras decisiones.

Algunos estados, como Louisiana, están desacelerando sus esfuerzos de reapertura a medida que aumentan los casos, y muchos líderes estatales y locales tienen en mente estrategias para reabrir de una manera que cree espacio para aquellos que son mayores o que tienen condiciones subyacentes para mantenerse relativamente seguros.

Hacer esto bien requerirá proezas de pruebas, rastreo y monitoreo, que la mayoría de los estados aún no están equipados para llevar a cabo. Sin embargo, algunos gobernadores, con el apoyo de nuestro presidente, han estado avanzando a toda velocidad desconociendo deliberadamente la evidencia, que ahora nos dice inequívocamente que estas decisiones tendrán un impacto desproporcionado en las vidas de negros y morenos.

Las comunidades negras y latinas tienen al menos tanta participación en la reapertura de la economía como todos los demás, pero también reconocemos lo que estamos escuchando en la discusión sobre la reapertura. Vimos a los gobernadores Doug Ducey en Arizona y Greg Abbott en Texas cuando anunciaron sus planes de reabrir a pesar de las líneas de tendencia en ambos estados, en los que no se requieren mascarillas, y recibimos el mensaje. Arizona tiene un 30% de latinos y más de la mitad de la población de Texas es negra (12,9%) o latina (39,7%).

Escuchamos las afirmaciones alegres de los gobernadores de que sus estados estaban listos para las oleadas que seguirían, y en base a lo que sabemos sobre las disparidades en las tasas de contagio y muerte, tenemos una muy buena idea de quién estaría cubriendo muchas de esas camas de hospital. Sabíamos lo que venía, y llegó; los hospitales en Texas se están quedando sin capacidad, y el gobernador Abbott nuevamente insta a los texanos a quedarse en casa.

Escuchamos con indignación cuando el gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien no pudo con las pruebas de diagnóstico y la disponibilidad de equipo de protección, también abrió su estado desafiando lo que los datos le estaban diciendo, tuvo el descaro de culpar a los trabajadores migrantes hispanos por los brotes.

Esto por parte de un líder de un estado, que es 16,9% negro y 26,4% latino, que ha sido escrutado por supuestamente informar estadísticas inexactas de covid-19, para sugerir que los casos estaban disminuyendo.

Gobernadores, están poniendo en peligro la vida de las personas en sus estados. Los datos que nos muestran que los estadounidenses negros y morenos están sufriendo una cantidad desproporcionada de sufrimiento y muerte lo dejan ineludiblemente claro: sabemos las vidas de quienes están arriesgando y nos dicen exactamente cuánto las valoran.