CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

OPINIÓN | Una prohibición europea a los viajeros estadounidenses enviaría un mensaje humillante

Por David A. Andelman

Nota del editor: David A. Andelman, director ejecutivo de The Red Lines Project, es colaborador de CNN. Sus columnas ganaron el Deadline Club Award por mejor escrito de opinión. Autor de «A Shattered Peace: Versailles 1919 and the Price We Pay Today» y de la próxima «A Red Line in the Sand: Diplomacy, Strategy and a History of Wars That Almost Happened”, anteriormente fue corresponsal extranjero de The New York Times y CBS News en Europa y Asia. Síguelo en Twitter @DavidAndelman. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNNE.COM/OPINION

(CNN) — Europa está pensando seriamente en impedir que todos los estadounidenses la visiten desde el lugar en el que muchos en el extranjero ven una propagación casi sin control de covid-19 no comprobada.

Si EE.UU. no cumple con los criterios que está considerando la Comisión Europea, los estados miembros podrían tratar a los estadounidenses como si fueran personas de Rusia y Brasil, lo que llevaría a EE.UU. hacia una profundización de su estatus de paria. Los viajeros de China, la nación donde comenzó la pandemia, probablemente no serán prohibidos. Incluso si EE.UU. de alguna manera logra evitar una prohibición general, su llegada a esa lista es un reconocimiento de lo mal que está Estados Unidos y cómo se ve para el resto del mundo.

¿Cuánto mejor están Europa o China y cómo llegaron allí? Todos tomaron las decisiones difíciles temprano e incluso ahora están preparados para actuar de manera rápida y segura para acabar con los puntos críticos que puedan surgir y amenazar el bienestar general.

Tome el caso de Alemania. Esta semana, después de que la mayor parte del país salió de una cuarentena universal, la nación colocó a la ciudad de Gütersloh y a sus 103.000 personas en un confinamiento repentino luego de que más de 1.550 trabajadores en una planta procesadora de carne dieran positivo.

Por el contrario, cuando ocurrió un brote similar en Sioux Falls, Dakota del Sur, la gobernadora del estado, Kristi L. Noem, resistió incluso una orden de confinamiento, sugiriendo que simplemente estaba siguiendo el ejemplo del presidente Donald Trump, creyendo que las personas, no el gobierno, pueden «tomar las mejores decisiones para sus familias».

Si bien la decisión de cerrar las fronteras de una nación es técnicamente un asunto de cada país, como dijo un diplomático de la UE a CNN, «los criterios se centrarán en la circulación del virus» y que, en general, la Comisión Europea en Bruselas está buscando mantener alejados a los viajeros de países «donde el virus está circulando más activamente».

De hecho, el virus ha estado circulando, en gran medida sin control, en muchas partes de Estados Unidos, así como en Brasil y Rusia, con poco o ningún esfuerzo para frenar la propagación o mantener una campaña coherente y efectiva contra él. Por el contrario, parece que hasta ahora, con algunas excepciones dispersas, la mayoría de las naciones europeas han sido lideradas a lo largo de esta crisis por individuos que gobiernan con el ejemplo informado, aceptando verdades duras y no sueños ignorantes.

En Francia, mi hijo de 43 años lleva meses usando una mascarilla cada vez que sale de su apartamento en el centro de París. Lo mismo ocurre con el presidente francés Emanuel Macron, quien ha hecho que usar mascarilla sea un acto de orgullo nacional que ha sido reconocido, incluso celebrado, en todo el mundo.

Los contrastes con Estados Unidos, donde el presidente Trump se niega a usar una mascarilla en público y donde muchos gobernadores están reabriendo sus estados incluso ante el creciente número de casos de coronavirus, son asombrosos. Cuando Macron visitó la escuela primaria Pierre Ronsard en el apogeo de la pandemia a principios de mayo, vistió una mascarilla azul oscuro adornada con el rojo, blanco y azul de la bandera francesa y que con orgullo proclamó que había sido hecha en Francia por prendas de punto Chanteclair (precio de venta us$ 8,30) y que observó que había sido probada por el ejército francés.

Entonces, el martes, las cifras de la Organización Mundial de la Salud mostraron que, cuando Estados Unidos registró 27.575 casos nuevos y 308 muertes nuevas, Francia, una nación de un quinto del tamaño, registró solo 325 casos nuevos y 20 muertes.

China también, cuyos ciudadanos aparentemente serán bienvenidos en Europa, donde se puede rechazar a los estadounidenses, ha revelado que está dispuesta, después de algunos pasos catastróficos tempranos, a tomar decisiones difíciles: golpeando con un confinamiento a una franja de Beijing después de registrar solo 137 nuevas infecciones en unos pocos días.

La negativa del presidente Trump a mantener un cierre total, o incluso usar una mascarilla, ha mostrado una actitud arrogante hacia la pandemia más letal en un siglo en vastas áreas de Estados Unidos, incluso donde la propagación del coronavirus es más desenfrenada. Al mismo tiempo, Trump es el único líder nacional que amenaza con retirarse de la Organización Mundial de la Salud, con sede en Ginebra, el organismo directamente encargado de monitorear y desarrollar una estrategia para contener la pandemia.

Nada de esto se ha perdido en ninguna parte de Europa, entre el público en general y en los pasillos de la Unión Europea, donde se toman las decisiones sobre quienes podrían tener prohibido el ingreso a los 27 países miembros. Por lo tanto, no es de extrañar que Estados Unidos esté siendo agrupado con Rusia y Brasil, ambos países donde el ejecutivo ha estado ausente en su mayor parte como líder o todo, menos por ignorancia criminal.

Nuevamente, aquí los números cuentan la historia. Según las cifras de la OMS, Brasil ha registrado un total de 1.085.038 casos, solo superado por Estados Unidos con más de 2.268,000. Rusia está en el tercer lugar a nivel mundial con poco menos de 600.000.

Además, los números en Estados Unidos, Brasil y Rusia están creciendo más rápido que en cualquier otro país del mundo.

Sin embargo, los líderes de Rusia y Brasil han demostrado igual desdén por el precio que el coronavirus está teniendo en su nación. Antes del tan esperado referendo nacional sobre las reformas constitucionales este jueves, que efectivamente lo convertiría en presidente de por vida, Putin celebró sus esfuerzos, que según dijo a su pueblo en un discurso nacional este martes, salvaron «decenas de miles de vidas».

Luego presidió un gran desfile militar a través de la Plaza Roja celebrando la derrota de la Alemania nazi hace 75 años.

En Brasil, aún peor. El martes, un juez federal ordenó al presidente Jair Bolsonaro que usara una mascarilla en público, pero su fiscal general elegido a mano dijo que estaba «estudiando todas las medidas apropiadas para revertir la orden judicial». Así es como sus partidarios han acusado al Congreso y a los tribunales de buscar frenar su poder y aseguran que el impacto económico del confinamiento sería peor que el virus.

Lamentablemente, parece que los líderes de ninguna de estas tres naciones están preparados para revertir su precipitada carrera hacia el desastre en un esfuerzo por retener el poder. Estados Unidos fue una vez un faro de gestión inteligente de catástrofes, cuyos líderes podían contar con una mano firme y soluciones innovadoras, pero ya no.

Demasiados estadounidenses todavía siguen el ejemplo de un presidente cuyas acciones están menos motivadas por una comprensión informada de la naturaleza de nuestra crisis que por una agenda profundamente personal.

Para comenzar a corregirlo, lo menos que Donald Trump podría decir es: «Todos usan una mascarilla. Yo también».