CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

¿Por qué el presidente de México viaja en vuelo comercial a ver a Trump?

Por Matt Rivers

(CNN) — Si vuelas entre la Ciudad de México y Washington esta semana, podrías ser compañero de asiento con un presidente.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, volará en un avión comercial a Estados Unidos, este martes, para reunirse con el presidente de Donald Trump. Eso significa que el presidente del décimo país más poblado del mundo esperará que su vuelo no se retrase, pondrá cualquier equipaje de mano en el techo y rezará porque haya una temperatura de cabina constante, todo mientras espera que haya más espacio para las piernas. Ya sabes, como el resto de nosotros.

El presidente, quien dice que los aviones presidenciales privados son las trampas de la «élite neoliberal», incluso tendrá que hacer una escala. «No hay vuelos directos desde la Ciudad de México a Washington», dijo López Obrador, la semana pasada, durante su conferencia de prensa diaria. «Pero podemos hacer una conexión y llegar a Washington un día antes de la reunión que tenemos».

Un portavoz de la Cancillería no confirmó el itinerario exacto del presidente, citando preocupaciones de seguridad. Pero tenemos muchas más preguntas además de en qué vuelo se encuentra.

AMLO lanza rifa de avión y desata ola de críticas 2:08

Pero, logísticamente, ¿cómo funciona esto?

Tenemos una idea de cómo el presidente vuela comercialmente porque esta no es la primera vez que lo hace. Lo ha hecho varias veces en vuelos nacionales en México.

Videos e informes de noticias lo muestran comenzando sus viajes en el antiguo aeropuerto de la Ciudad de México, atestado por viajeros que buscan selfies, sorprendidos al ver a un presidente pasar por allí.

Luego se dirige a través de la seguridad y se dirige hacia su puerta. CNN no puede confirmar si alguna vez se siente tentado a comprar imanes innecesarios en las tiendas turísticas o comprar un café caro.

Cuando AMLO ha abordado su avión en el pasado, se sienta en su asiento y conversa con otros pasajeros todo el tiempo. El espectáculo se ha convertido en una especie de firma para el político de toda la vida.

Sin embargo, el vuelo de esta semana será ligeramente diferente: el viaje será la primera visita internacional de López Obrador desde que asumió el cargo, en diciembre de 2018. No está claro cómo exactamente eso podría cambiar lo que, al menos a nivel nacional, se ha convertido en un procedimiento operativo bastante estándar.

En Estados Unidos, tendrá que pasar por Aduanas e Inmigración, aunque su pasaporte diplomático debería al menos tener acceso a una fila más rápida. Será un día inusual en la oficina para el agente de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. encargado de sellar ese pasaporte.

AMLO compró su 'cachito' para la rifa del avión 2:35

¿Es un procedimiento seguro?

Si se suscribe a la noción de que los presidentes son objetivos, entonces la respuesta es no: viajar a través de múltiples aeropuertos públicos y quedar atrapado en aviones con extraños aumenta la exposición de López Obrador a posibles amenazas. Pero podría estar en desacuerdo.

El presidente ha evitado a los guardias armados desde que asumió el cargo, disolviendo los detalles de seguridad presidenciales anteriores. En cambio, viaja con un puñado de ayudantes y acompañantes que habitualmente permiten que el público acceda directamente al presidente.

Su oficina no publica los detalles exactos de sus viajes y, a menudo, se presenta al aeropuerto sin avisar.

Pero para este viaje a la Casa Blanca, el presidente ya ha dicho públicamente que volará el martes.

Una simple búsqueda en línea muestra que no hay tantos vuelos para elegir, especialmente durante una pandemia que ha disminuido la demanda de vuelo. Los funcionarios mexicanos podrían, por supuesto, reservar una serie de vuelos de ida, lo que dificultaría la posibilidad de mapear vuelos potenciales.

Pero cualquiera que quiera ver al presidente en persona podría hacer una suposición bastante razonable sobre qué vuelo podría tomar al salir de la Ciudad de México.

También existe el riesgo de daños colaterales que cualquier ataque contra el presidente podría representar para el público que viaja con él: a principios de este año, un pasajero que descubrió que López Obrador estaba en su vuelo a la ciudad mexicana de Villahermosa pidió que lo bajaran del avión. En un video compartido ampliamente en línea, se pudo escuchar al hombre decir que no era seguro para su familia estar a bordo.

También está el hecho de que el presidente está eligiendo volar en medio de una pandemia. El riesgo de contagio al volar puede mitigarse cuando se practican las mejores prácticas de salud, como usar una mascarilla. Pero López Obrador nunca ha usado una en público y no está claro si lo hará en este viaje.

Con mascarilla o no, los vuelos comerciales son ciertamente más riesgoso que quedarse en casa o volar en un avión privado. Y López Obrador tiene su propio avión. Simplemente, el presidente está eligiendo no usarlo.

¿Tiene AMLO un objetivo populista? 1:14

¡Espera! ¿Tiene AMLO su propio avión y no lo usa?

Oficialmente, el Gobierno mexicano compró un Boeing Dreamliner 787-8 para uso presidencial, en 2012. El precio del avión fue de US$ 218,7 millones.

López Obrador, un izquierdista conocido por sus posiciones populistas y su fuerte base entre las comunidades de bajos ingresos, había denunciado el avión durante mucho tiempo como un notorio ejemplo de exceso del Gobierno y prometió nunca usarlo.

El avión ha estado a la venta por más de un año (precio inicial: US$ 130 millones), pero López Obrador ha tenido problemas para encontrar un comprador. El Gobierno lo mantiene en un campo de aviación en Los Ángeles, California, y aún paga por su mantenimiento y almacenamiento.

López Obrador dijo a principios de este año que haría una rifa y vendería boletos, y se lo daría al ganador. Pero, ¿qué haría exactamente el afortunado ganador del sorteo con un avión de pasajeros con motor de jet de cuerpo ancho? Más tarde cambió su propuesta, diciendo que aún vendería boletos para cubrir el costo del avión pero que, en lugar de entregar el avión al ganador, otorgaría un premio en efectivo de 20 millones de pesos mexicanos a 100 ganadores, el equivalente a aproximadamente US$ 900.000.

Mientras tanto, los intentos de vender o arrendar el avión continuarán.

Los críticos dicen que la falta de voluntad de López Obrador para usar ese avión, u otro avión de la Fuerza Aérea de México, es un truco político barato diseñado para atraer a los muchos votantes mexicanos que nunca podrán pagar un boleto de avión.

Los partidarios han respaldado su postura, diciendo que abordar un avión con amplios asientos de cuero, una cama doble y un amplio baño con ducha sería desmesurado con tantos mexicanos que luchan contra la pobreza.

No importa de qué lado caigas, volar comercial es definitivamente la opción más barata. Una búsqueda en Kayak.com durante el fin de semana de un boleto de ida y vuelta de Ciudad de México – Washington, de salida el martes y regreso el jueves, cuesta un poco más de US$ 1.100 por persona.

— Karol Suarez contribuyó con este informe