CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

En Colombia, los científicos están encontrando nuevas especies botánicas en territorio inexplorado

Por Thomas Page

(CNN) — No hace mucho tiempo, ser botánico en Colombia era un trabajo arriesgado. Grandes extensiones de tierra, hogar de miles de especies de plantas, fueron ocupadas por grupos al margen de la ley, encerrados en un sangriento conflicto con el Gobierno. En el mejor de los casos, el trabajo de campo fue un dolor de cabeza logístico; en el peor de los casos, absolutamente peligroso.

Mauricio Diazgranados, de 45 años, nació y creció en Colombia. Como estudiante de biología de 18 años en la Universidad Javeriana de Bogotá a principios de la década de 1990, recuerda recolectar plantas en las montañas y esconderse en los arbustos mientras los helicópteros del Gobierno disparaban contra las guerrillas cercanas.

Diazgranados dice que él y sus compañeros buscarían permiso de los grupos armados de izquierda y derecha para ingresar a su territorio. Pero las cosas podrían salir mal. En 1993, Diazgranados fue detenido por guerrilleros en una cadena montañosa cerca de Bogotá. Por la noche escapó con sus amigos, caminando por las montañas.

La experiencia no lo disuadió: «En algún momento tuve que decir: ‘Bueno, ¿qué hago?… puedo morir siendo atropellado por un bus en la calle, o puedo morir feliz en el monte’. Prefiero estar en el monte». Y volvió a visitar el bosque una y otra vez durante la década de 1990 y 2000, hasta el acuerdo de paz de 2016 negociado entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC y más allá.

Botánico colombiano nuevas especies

Diazgranados en el Páramo de Oceta, Boyacá, en 2009. «Había constantes enfrentamientos contra la guerrilla de las FARC en el área, y 12 miembros de la Policía de Monguí fueron desplegados para que yo pudiera continuar mis expediciones en el área», dice.

Colombia es el segundo país con mayor biodiversidad del mundo, con alrededor de 6.500 especies de plantas y líquenes exclusivos del país, estima Diazgranados. El Reino Unido, en comparación, tiene menos de 100.

Y eso es solo lo que se sabe. Colombia está menos documentada que otros países de Suramérica, dice Diazgranados. Eso se debe en parte al conflicto, pero también a su geografía. «No hay acceso por carretera a la mitad de Colombia, y el país todavía tiene el 53% de su área cubierta por la selva tropical. Todavía hay muchos lugares totalmente inexplorados», dice.

Hoy Diazgranados tiene su sede en el Royal Botanic Gardens, Kew en Londres, donde es líder de investigación para la diversidad y los medios de vida en el Departamento de Capital Natural y Sanidad Vegetal. Supervisa el Programa Bio de Colombia, una colaboración entre Kew Science y organizaciones asociadas en el Reino Unido y Colombia que documenta la biodiversidad del país.

Diazgranados actualmente está recopilando los hallazgos de su última expedición en febrero, a Boyacá, un departamento en el centro de Colombia.

Se encontraron dos nuevas especies potenciales: un «árbol pequeño y hermoso» de la familia de la salvia y un miembro de la familia del tomate, lo que hace un total de 17 nuevas especies potenciales documentadas por los miembros del programa desde su inicio en 2017. La investigación a lo largo de meses y años confirmará cuántos de estos son nuevos para la ciencia.

Diazgranados y sus colaboradores han creado un portal en línea gratuito llamado ColPlantA, una enciclopedia de plantas colombianas con más de 26.000 especies en la lista hasta la fecha. Entre ellas se encuentra «Espeletia praesidentis», una nueva especie de girasol identificada por Diazgranados.

La siguiente fase, dice Diazgranados, es agregar a la lista las variedades de hongos de la nación, de las cuales no se sabe «casi nada». «No sabemos cuántas especies de hongos tiene Colombia, pero probablemente (Colombia) es tan importante para los hongos como para las plantas», dice.

«Conservar el bosque es un pilar de la comunidad»

Un estudio reciente encontró que la deforestación había aumentado en el 79% de las áreas protegidas de Colombia desde el acuerdo de paz. Entre 2017 y 2019, el bosque fue talado casi al doble de la tasa registrada de 2013 a 2015, lo que representa la pérdida de 330 kilómetros cuadrados adicionales de bosque protegido, un área casi tres veces más grande que París.

Diazgranados dice que si las áreas de tierra ahora a salvo del conflicto no son protegidas rápidamente por el Gobierno, son susceptibles a la deforestación para el ganado y la agricultura, y también a la minería ilegal y la tala ilegal.

Páramo de Chiscas Colombia Parque del Cocuy

El Páramo de Chiscas, a 4.400 metros sobre el nivel del mar, en el Parque Nacional del Cocuy.

Para proteger el medio ambiente, es esencial empoderar a las comunidades locales y desarrollar el ecoturismo, argumenta. Andrés Felipe Bohórquez Osorio, ingeniero agrónomo de la Universidad de Caldas y uno de los colaboradores de Diazgranados, dice que «conservar el bosque es un pilar de la comunidad», y agregó que «quieren atraer turistas para enseñarles sobre la naturaleza, sus misterios, el equilibrio y beneficios para la humanidad».

En su última expedición, los científicos consultaron a los residentes de Otanche, una ciudad en el oeste de Boyacá, para un próximo libro sobre el uso comunitario de plantas y hongos.

Diazgranados dice que es importante que los científicos compartan sus hallazgos con la gente local. Además, «debemos aprender de los aldeanos su conocimiento ancestral», dice.

MIRA: Los tesoros de la biodiversidad colombiana

Más de 1.000 especies de plantas crecen en el área y los lugareños ya han resaltado 77 para agregar al libro, incluido el árbol de carana. Las mujeres locales usan la savia desde sus raíces para curar los problemas de la piel y como ayuda para perder peso, dice Diazgranados.

La savia se está analizando en Kew, agrega, y si se verifican sus cualidades medicinales, podría formar parte de un futuro proyecto para crear cadenas de suministro entre productores locales y consumidores en las ciudades de Colombia, y potencialmente más allá.

Colombia biodiversidad botánica

Savia del árbol de carana.

Oportunidades para la conservación

Con su gran cantidad de especies de plantas endémicas, Diazgranados dice que Colombia es un terreno fértil para el descubrimiento de nuevos medicamentos, incluidos los antibióticos. Sin embargo, algunas especies podrían perderse incluso antes de documentarse. El impacto del cambio climático ya es evidente.

«En el pasado… tendríamos lluvia la mayor parte del año», dice Diazgranados. Ahora hay meses y meses sin lluvia y los ríos se secan». Si la lluvia sigue disminuyendo, el bosque tropical podría ser reemplazado por sabana.

Páramo de la Rusia, Boyacá.

Páramo de la Rusia, Boyacá.

Hay menos glaciares en las montañas, agrega, y en los ecosistemas de páramo, áreas de gran altura con pastizales, el cambio climático está reduciendo la distribución de las plantas. Algunas especies se han restringido a grandes altitudes, aislando a las poblaciones en las cimas de las montañas desconectadas. «La extinción en estas áreas podría ser enorme», dice Diazgranados.

A pesar del pronóstico negativo, sugiere todavía hay motivos para el optimismo. En los últimos años ha habido un «aumento profundo» en la conciencia pública de la importancia de Colombia en términos de biodiversidad y recursos naturales, dice.

«Todavía hay grandes áreas muy bien conservadas en el país y buenas oportunidades para mantenerlas a salvo».