CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciclismo

Ciclistas en Critérium du Dauphiné son golpeados por granizo que parecía bolas de ping pong

Por George Ramsay

(CNN) –– La segunda etapa del Critérium du Dauphiné de ciclismo resultó en caos cuando una fuerte granizada, con hielo de gran tamaño, comenzó a caer sobre los ciclistas.

Los competidores quedaron atrapados en medio del mal tiempo a pocos kilómetros del final de la carrera en la cima del Col de Porte, en el suroeste de Francia.

«Muchos ciclistas, incluidos nuestros muchachos, fueron golpeados por una gran tormenta de granizo», informó un tuit del equipo Israel Start-Up Nation (ISN).

«La escena era un caos total… ciclistas corriendo para cubrirse, golpeados con fuerza por lo que parecían ser mini pelotas de ping pong congeladas», añadió.

El ciclista belga Tim Declercq terminó con grandes ronchas rojas en la espalda debido al granizo, que comenzó poco después de que terminaran los líderes de la carrera.

«Como si Le Dauphiné no fuera lo suficientemente doloroso para las piernas, #granizos», escribió Declercq en Instagram.

Más tarde publicó una foto que mostraba cómo el enrojecimiento había comenzado a disminuir.

Otro ciclista, Maxime Chevalier de B&B Hotels-Vital Concept, también tuvo marcas rojas en la espalda.

«Fue una locura, el granizo era tan grande», dijo Guy Niv de ISN en un video publicado por el equipo en redes sociales.

«Normalmente, cuando cae este tipo de granizo, te quedas en casa, pero todavía estábamos andando, todavía nos faltaban casi 2 kilómetros para la cima de la subida», indicó.

«Me sentí bastante mal también por los espectadores al costado de la carretera, porque estaban allí sin ningún refugio».

«Fue bastante doloroso en realidad. Solo quería terminar e ir directamente al autobús… no fue la mejor experiencia para el final de este día».

Según ISN, uno de los ciclistas del equipo logró resguardarse en una carpa a 500 metros de la meta, mientras que Tony Martin, del Team Jumbo-Visma, recibió de un fanático una balsa inflable para protegerse.

La etapa de 135 kilómetros, que comenzó en Vienne, fue ganada por el esloveno Primož Roglic, que se separó del grupo líder en el último kilómetro y terminó ocho segundos por delante del francés Thibaut Pinot.