CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

Las luces se apagan en los cafés de Buenos Aires mientras Argentina lidia con el covid-19 y un futuro sombrío

Por Rafael Romo, Claudia Domínguez, Iván Pérez Sarmenti

(CNN) — Es una vista bastante inusual. Felipe Evangelista está sentado en el café que ha tenido durante casi cuatro décadas y todo lo que puede ver son sillas al revés colocadas sobre mesas vacías.

«El Viejo Buzón» era un café muy popular en el centro de Buenos Aires y un lugar de reunión para generaciones de argentinos, gente común y celebridades por igual, desde que se fundó hace 37 años. Es el tipo de café de esquina de estilo antiguo que nunca está vacío. Ese fue el caso hasta el 20 de marzo cuando la pandemia de coronavirus golpeó a Argentina y el país cerró.

«Es una situación inusual porque las persianas están cerradas y las mesas vacías cuando lo principal en un lugar como este es la gente», dijo Evangelista.

Un establecimiento normalmente bullicioso, El Viejo Buzón ahora está tranquilo, esperando, con la esperanza de sobrevivir. Cuando CNN lo visitó, el único sonido que se escuchó fue una máquina de café para el escaso negocio de comida para llevar operado por el único empleado, uno de ocho en total. Evangelista dice que ha logrado evitar despidos gracias a un programa de crédito del gobierno que vence el 20 de septiembre.

Para Santiago Olivera ya es demasiado tarde. El empresario tuvo que cerrar tres establecimientos – dos bares, «Bad Toro», «Sheldon», y «Clara», una cafetería – en el exclusivo barrio de Palermo de la capital, despidiendo a más de 60 personas.

«Empezamos a acumular deuda desde marzo que resultó de pagar salarios y rentas sin generar ingresos. Tuve que pedir préstamos a los bancos. Acumulamos más deuda mes tras mes por impuestos, servicios públicos y rentas», dijo Olivera a CNN.

Se encuentran entre los cientos de cafés, bares y restaurantes de Buenos Aires que se han visto obligados a cerrar debido a la pandemia del coronavirus. Su desaparición es un nuevo capítulo preocupante para la maltrecha economía de Argentina, que se vio sacudida por una inflación descontrolada y un crecimiento estancado incluso antes de que el covid-19 cerrara la puerta a las empresas.

‘Argentina no ha crecido desde 2011’

La pandemia ha sido brutal para las pequeñas y medianas empresas de Buenos Aires. Según la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (FECOBA), 24.200 de esos negocios, aproximadamente el 22% del total, habían cerrado definitivamente sus puertas a mediados de julio.

«Los cierres no se detuvieron ni siquiera cuando el país comenzó a reabrir», según el presidente de FECOBA, Fabián Castillo, refiriéndose a una breve reapertura en Buenos Aires el mes pasado que se revirtió debido a un aumento en las tasas de infección por coronavirus.

Jonatan Loidi, analista financiero, autor y profesor de economía, dice que la pandemia y la implementación de un bloqueo agravaron una economía que ya estaba en recesión.

«Argentina no ha crecido desde 2011. En los últimos tres años ha habido no solo falta de crecimiento sino también una caída en el PIB del país, así como otros indicadores macroeconómicos que claramente no son ideales», aseguró Loidi a CNN.

Loidi señaló que la tasa de inflación anual en Argentina, incluso antes de la pandemia, era del 55%.

«Incertidumbre es la palabra que mejor describe la vida en Argentina hoy en día», afirmó Loidi, y agregó que los empresarios y las personas deben tolerar cinco tipos de cambio diferentes para cosas como pagar las importaciones en dólares o hacer compras en línea.

Argentina ha tenido su parte de colapsos financieros. En diciembre de 2001 estallaron disturbios y disturbios civiles después de que el entonces ministro de Finanzas Domingo Cavallo anunciara un congelamiento de los depósitos bancarios, una crisis que resultaría en la renuncia del propio Cavallo y de su jefe, el entonces presidente Fernando de la Rúa. Para Navidad, Adolfo Rodríguez Saá, el sucesor de De la Rúa, se vio obligado a renunciar después de anunciar que el país había incumplido con 93.000 millones de dólares de la deuda soberana de Argentina. La crisis dejó a uno de cada cuatro trabajadores desempleados y al 55% de la población en situación de pobreza.

Menos de dos décadas después, Argentina enfrenta otra crisis financiera que se ha gestado durante más de un año y ya provocó protestas en septiembre y octubre pasado debido a su actual crisis monetaria, entre otros factores. El peso argentino se desplomó más del 35% frente al dólar estadounidense en agosto de 2019.

El dólar estadounidense se vende actualmente en Argentina a más de 70 pesos, y la cantidad de dólares que un argentino normal puede comprar está estrictamente limitada.

El gobierno del presidente Alberto Fernández llegó a un acuerdo el 4 de agosto con acreedores a los que se les adeudan US$ 65.000 millones, aproximadamente el 20% de la aplastante deuda total de la nación de US$ 323.000 millones. El acuerdo brinda cierto alivio a corto plazo al evitar otro incumplimiento y al mismo tiempo conservar cierto acceso al capital extranjero.

Pero Fernández dice que su prioridad es un plan que involucre la vacuna contra el coronavirus que desarrolla AstraZeneca con la Universidad de Oxford del Reino Unido y que se fabricaría en Argentina y México, con la que espera que vuelva a encaminar la economía del país.

Mientras tanto, el presidente anunció el viernes que las medidas de cuarentena permanecerán en vigor en todo el país hasta finales de agosto.

La paciencia se agota.

Unos 25.000 argentinos salieron a las calles de Buenos Aires el lunes para protestar por una reforma judicial lanzada por Fernández destinada a agregar más jueces a la Corte Suprema, que según los opositores es una táctica para apilar la corte con aliados, la crisis económica y el manejo del gobierno del covid-19. También hubo protestas similares en las principales ciudades como Córdoba, Mar del Plata y Rosario.

Sentado en su escritorio en el café El Viejo Buzón, Felipe Evangelista teme que el desarrollo de una vacuna tarde más de lo que la economía del país puede soportar.

«Uno de mis principales temores es que la gente no regrese», dijo.

Dice que se pregunta si la vida cambiará tanto que la gente nunca volverá al pequeño café de la esquina que ha sido un lugar de reunión para generaciones de argentinos … pero la esperanza es la última en morir.

«Esperamos que cuando esta [pandemia] cambie, la gente regrese, llene las mesas y cante nuevamente. Esperamos que estén dispuestos a bailar un tango nuevamente y volver a lo que fuimos».