CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | Por qué Trump debería preocuparse si se obtiene una vacuna apresurada

Por Kent Sepkowitz

Nota del editor: Kent Sepkowitz es analista médico de CNN y médico y experto en control de infecciones en el Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering de Nueva York. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Esta semana, el presidente Donald Trump volvió a manifestar su esperanza de que EE.UU. tenga una vacuna contra el covid-19 para fin de año. Incluso sugirió que tal vez, solo tal vez, las vacunas podrían estar a fines de octubre.

Han sucedido cosas más extrañas. Rusia ya aprobó y distribuyó su vacuna, llamada Sputnik V. China aprobó la vacuna CanSino para su ejército a fines de julio. Hasta ahora no ha habido informes de ninguno de los países sobre efectos secundarios inesperados o de eficacia.

Pero los acontecimientos en EE.UU. muestran los peligros del optimismo desbocado. El lunes, AstraZeneca anunció que había suspendido los ensayos clínicos de su producto, también conocido como la vacuna Oxford, mientras investiga un posible evento adverso en un receptor de la vacuna.

Además, nueve fabricantes de vacunas se comprometieron formalmente a enfatizar en la seguridad, no en la rapidez, en el desarrollo de sus productos.

La razón de toda esta precaución no es política. No es porque los científicos sean un grupo de débiles y preocupados. Más bien, se debe a que la historia de las vacunas está llena de alarmantes pasos en falso.

Por ejemplo, en 1930, la cepa incorrecta de la nueva vacuna contra la tuberculosis (Bacille Calmette-Guerin o BCG) se administró accidentalmente a niños en Lubeck, Alemania, matando a muchos. Luego, 25 años después, se administró inadvertidamente una vacuna antipoliomielítica no aprobada a miles de niños en el Medio Oeste de EE.UU., lo que provocó muertes y parálisis.

Más recientemente, la desafortunada vacuna contra la gripe porcina se desarrolló y administró con urgencia en un año de elecciones presidenciales. Durante el lanzamiento de la vacuna, se observó un pequeño aumento en los casos de enfermedad de Guillain-Barré, una conocida complicación neurológica de la vacunación. Incluso hoy en día, el vínculo causal sigue siendo incierto. Algunos sienten que esta fue una de las razones que llevaron a la derrota del presidente Gerald Ford en 1976 ante Jimmy Carter.

Estos eventos seguramente son preocupantes, pero la prisa actual por la vacunación recuerda más a otro paso en falso de la vacuna: LYMErix, una vacuna contra la enfermedad de Lyme que fue aprobada por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) en 1998 pero que fue retirada del mercado unos años después. El equipo de la Operación Máxima Velocidad de Trump haría bien en leer el artículo titulado: «The Lyme Vaccine: A Cautionary Tale».

Entonces, como ahora, la enfermedad de Lyme era una infección de enorme preocupación pública. Los resultados de un ensayo aleatorio controlado con placebo controlado, realizado casi entre 11.000 personas y publicado en The New England Journal of Medicine mostraron que los casos de Lyme se redujeron en un 78% con la nueva vacuna y, lo mejor de todo, no se observaron problemas de seguridad.

Pero entonces sucedió la realidad. La primera ola de personas normales, no en ensayos clínicos curados, recibió la vacuna de tres inyecciones. Muchos tuvieron dolores y fiebre después de la primera o segunda inyección. Eso era de rutina para la mayoría de las vacunas, dijeron los expertos. Luego vinieron más vacunas y más quejas. Sigue siendo una rutina, aseguraron los expertos.

Aunque se corrió la voz sobre los dolores y molestias y el público de repente no tenía prisa por probar una nueva vacuna, incluso para una enfermedad temida. Los suministros quedaron sin usar en los consultorios médicos.

El último clavo en el ataúd de la breve vida comercial de LYMErix fue una serie de demandas y la vacuna fue retirada en 2002 debido a las malas ventas.

La afirmación era que algunas personas que recibieron la vacuna desarrollaron artritis dolorosa, una característica conocida de la enfermedad de Lyme en sí. Aunque los vacunólogos y los expertos en salud pública han determinado que la vacuna no causó la artritis, todo el «fiasco» ha hecho que otras empresas se muestren reacias a trabajar en el desarrollo de la vacuna contra Lyme.

En 2003, se resolvieron varias demandas colectivas con el fabricante de vacunas SmithKline Beecham que pagó un poco más de US$ 1 millón para cubrir los costos y tarifas del juicio. Negó que la vacuna haya causado alguna enfermedad y dijo que se demostró que era segura y eficaz en ensayos clínicos. Los pacientes que reclamaron lesiones no recibieron ninguna compensación.

En otras palabras, se retiró una vacuna segura y eficaz debido a una serie de efectos secundarios y mala prensa poco después de su introducción, mucho antes de que se pudiera experimentar la eficacia de la vacuna y los posibles beneficios de una vida más libre de Lyme. LYMErix ha demostrado el hecho inalterable de que, para las vacunas, los efectos secundarios, no el beneficio, siempre aparecen meses e incluso años antes de una demostración clara de beneficio a nivel de población.

Si se apresura, el resultado más probable de las vacunas de octubre de cualquier producto que se use serán fiebres de noviembre y dolor en los brazos y dolores de cabeza, y tal vez incluso demandas y daños reales. Cualquier intento por obtener una solución rápida por motivos políticos, una vez más, se verá obstaculizado por la realidad.

Pero peor que el riesgo de efectos secundarios graves es el impacto de otro «¡aquí viene el milagro!». Hemos visto una serie de «milagros» y «cambios de juego» anteriores a fracasar: la plataforma de prueba original de Abbott y la hidroxicloroquina y un cambio en el clima estacional y el supuesto nuevo suplemento inmunológico del tipo MyPillow. Los «milagros» van y vienen; solo queda la pandemia histórica.

Poner esperanza en lo predeciblemente inútil no solo es desmoralizador, sino que también debilita la aceptación actual de las medidas de salud pública monótonas y difíciles, pero extremadamente efectivas, de lavarse las manos, distanciarse, usar mascarillas y evitar las multitudes en el interior.

Pero este es el único camino a seguir, incluso cuando nos alejamos para dejar que los científicos hagan su trabajo al ritmo que exigen los experimentos. Como mi colega el Dr. Peter Bach y yo escribimos una vez sobre el ritmo científico necesario para los tratamientos de covid-19, la urgencia exige paciencia.