CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Educación

Estudiantes con necesidades especiales enfrentan desafíos de aprendizaje virtual

Por Matt Villano

(CNN) — Ser facilitadora de aprendizaje virtual es un trabajo de tiempo completo en estos días para Alicia Burgstahler.

La mujer de Filadelfia, de 39 años, es madre de dos hijos, un hijo de 16 años llamado Jaydon Scott y una hija de 12 años llamada Oliviah Scott. Ambos niños se refugian en casa debido a la pandemia de coronavirus. Ambos niños están en la escuela pública a tiempo completo, en línea. Ambos niños tienen necesidades especiales que requieren adaptaciones especiales para la educación: Jaydon es severamente autista y tiene síndrome de Tourette, mientras que Oliviah lucha con autismo leve.

En un año típico, los hijos de Burgstahler recibirían apoyo adicional en sus respectivas escuelas: su hijo no verbal con un asistente que está con él todo el día, su hija con un consejero según sea necesario.

Antes de la pandemia, Jaydon Scott, que padece un autismo grave, era asistido por un asistente escolar. Con la educación en línea desde su casa en Filadelfia, su madre, Alicia Burgstahler, debe cumplir ese papel de apoyo.

Pero debido a que este año se desarrolla sobre la tecnología en casa, Burgstahler está asumiendo todos los roles ella misma.

Eso significa que debe averiguar cómo hacer que cada niño inicie sesión en sus clases a tiempo. Significa que la sigue para asegurarse de que los niños se mantengan concentrados. Significa que ella proporciona su única ayuda externa.

publicidad

«Administrar el aprendizaje virtual es difícil, pero administrar el aprendizaje virtual para dos niños que tienen necesidades especiales es mucho más difícil», dijo Burgstahler, quien no tiene otro trabajo. «Mientras le doy apoyo a mi hijo en su clase, me doy la vuelta y veo a mi hija practicando la escritura con los dedos de los pies. Eso es bastante típico».

La estudiante Oliviah Scott, de 12 años, que tiene autismo leve, se distrae fácilmente durante la instrucción en línea, dijo su madre, Alicia Burgstahler.

Dado que muchos niños de todo el mundo regresan de manera virtual a la escuela, Burgstahler y otros padres de niños con necesidades especiales se encuentran en una situación similar.

En total, hay aproximadamente 7 millones de estudiantes con necesidades especiales en Estados Unidos que califican para adaptaciones específicamente diseñadas en la escuela, conocidas como plan educativo individualizado o IEP. A medida que las escuelas comienzan el año con el aprendizaje virtual, muchos de estos estudiantes encuentran que la educación diaria que reciben no cumple con lo que se les prometió y menos de lo que se les prometió legalmente que recibirían.

Selene Almazan, una abogada con sede en Silver Spring, Maryland, que también se desempeña como directora legal del Consejo de Abogados y Defensores de Padres, dijo que esta realidad no solo es problemática, sino que también puede ser ilegal.

«Cuando se trata de educación, algunos padres piensan que algo es mejor que nada», afirmó. «Pero lo que funciona para algunos estudiantes puede no funcionar para aquellos estudiantes con necesidades especiales, y muchos padres sienten que se encuentran en una situación sin salida en el futuro previsible».

La paradoja del aprendizaje virtual

Ninguna discusión sobre el aprendizaje virtual para estudiantes con necesidades especiales puede comenzar sin al menos una explicación superficial de qué son los planes de educación individualizados y cómo funcionan normalmente en un entorno escolar.

Piense en un IEP como un esquema detallado de la instrucción y los servicios de educación especial que un niño necesita para prosperar en la escuela. Cada programa está diseñado para satisfacer las necesidades únicas de un estudiante. Además, cada programa constituye un documento legalmente vinculante que sigue al estudiante durante la duración de su educación, donde sea que vaya el estudiante. Mientras el estudiante permanezca en una escuela pública de EE.UU., la escuela o el distrito escolar deben cumplir con los términos del IEP.

Las reglas y el cumplimiento de los IEP están cubiertos por la Ley de Educación para Personas con Discapacidades. El lenguaje de esa ley dice que los estudiantes con IEP tienen derecho a «educación pública gratuita y apropiada». Expertos en el tema como Almazan se refieren coloquialmente a esta disposición como «FAPE».

Aquí radica la paradoja.

La secretaria de Educación de Estados Unidos, Betsy DeVos, instruyó en marzo a los distritos escolares que la ley federal no debería usarse como una tapadera para evitar que ofrezcan aprendizaje en línea a estudiantes con discapacidades. Desde entonces, sin embargo, el gobierno federal no ha brindado ninguna orientación sobre cómo las escuelas o los distritos escolares brindan servicios críticos a los estudiantes que más los necesitan.

Sobre el papel, al menos según Almazan, significa que el gobierno se ha lavado las manos para garantizar que los niños con IEP reciban la educación y los servicios a los que tienen derecho legalmente.

En la práctica, significa que la mayoría de las familias, y los maestros, se han visto obligados a valerse por sí mismos, especialmente en aquellos casos en los que la familia no puede pagar los servicios externos para ayudar al niño en casa.

«En algún momento, el tema de los IEP, como tantos otros temas durante esta pandemia, se convierte en un tema de equidad», comentó Almazan. «Muchos niños con discapacidades viven en la pobreza. ¿Qué se supone que deben hacer?»

Haciendo su mejor esfuerzo

Como maestra de educación especial en una escuela secundaria pública en Commack, Nueva York, Kristin Liskow ya ha visto cómo se desarrolla esta dinámica con sus estudiantes. Liskow describió el semestre de primavera como una «lucha» para sus estudiantes. Algunos de ellos lograron participar de forma remota, pero la mayoría no pudo participar con consistencia.

La mayoría, dijo, simplemente se quedaron atrás.

Como resultado, para Liskow una gran parte del semestre de otoño de este año evaluará a los estudiantes para ver en qué medida han retrocedido o necesitan modificaciones en sus IEP debido a lo que sucedió con su educación después del cierre de la pandemia.

«Al final del año, se hace recomendaciones y se trata de planificar para el año siguiente, pero el año pasado fue muy diferente, realmente no pudimos basar las cosas en las mismas métricas de siempre», afirmó en entrevista telefónica el mes pasado. «Fue difícil darles un informe sobre cómo progresaron hacia sus metas, porque no los seguimos de la misma manera que lo hacíamos en el aula».

«Todo es diferente», dijo.

Al cierre de esta edición, Liskow reabrió con un modelo de aprendizaje mixto, lo que significa que todos los estudiantes neurotípicos (sin IEP) hacen algún trabajo en persona en la escuela y algunos trabajan de forma independiente en casa, mientras que muchos estudiantes neurodiversos (con IEP) se reportan a la escuela con ciertas disposiciones de salud pública cinco días a la semana.

Para hacer sus clases presenciales más accesibles, Liskow pasó el verano haciendo cuadernos digitales interactivos con componentes de audio.

«Sé que la primavera no fue buena», afirmó. «Intento todo lo que puedo para mejorar el otoño».

Otros se han embarcado en misiones similares, solo que con diferentes enfoques para adoptar el entorno virtual.

LaDonna Curry, gerente de apoyo estudiantil de Communities In Schools of Chicago, ayuda a los niños con necesidades especiales y a sus familias a adaptarse al aprendizaje virtual.

Es el caso de LaDonna Curry, por ejemplo. Curry es gerente de apoyo estudiantil de Communities In Schools of Chicago, una organización sin fines de lucro que ayuda a estudiantes con discapacidades cognitivas, de desarrollo y múltiples en escuelas de toda el área. Desde que comenzó la pandemia, ha pasado sus días recibiendo una carga de casos de 47 niños neurodiversos que se sienten cómodos con el aprendizaje virtual.

Este proceso se ve diferente todos los días. Curry incorpora el movimiento como intervención si los estudiantes pasan por un momento difícil. A veces intenta que los estudiantes se salgan del plan de estudios para hacer un ejercicio de respiración en grupo. En caso de necesidad, les indicará a los padres que den a los niños chicle para mantener la boca ocupada. Si un estudiante admite sentir ansiedad, Curry le pedirá al estudiante que describa cómo se siente y de qué parte del cuerpo del estudiante proviene el sentimiento.

El esfuerzo no se detiene ahí.

Curry también se reúne en privado con los padres (virtualmente, por supuesto) para ayudarlos a comprender el arsenal de herramientas que los maestros usarían si estuvieran trabajando con los estudiantes en un entorno escolar real.

«Revisiones frecuentes con estudiantes y padres. Comunicación abierta. Lo que sea necesario. En este punto todo es virtual, y así es como hago mi trabajo», explicó. «Siempre me he considerado creativo, pero esta situación me ha empujado a encontrar nuevas formas de conectarme con los estudiantes y satisfacer sus necesidades».

La gran incógnita

Por cada historia de éxito como esta, también hay historias de decepción y frustración, comentó Sara Finegan, especialista en educación especial de la Escuela Primaria Hage en el vecindario Mira Mesa de San Diego.

Finegan lamentó el hecho de que no importa cuán buenos sean los recursos, no importa cuán dispuestos estén los maestros a hacer todo lo posible por un estudiante en particular, en muchos casos los estudiantes con necesidades especiales simplemente van a luchar con las deficiencias del aprendizaje virtual.

La razón: los estudiantes con necesidades especiales simplemente piensan de manera diferente.

«Muchos de estos niños tienen problemas para mantenerse concentrados y trabajar de forma independiente, ya sea porque tienen un trastorno por déficit de atención real o porque tienen pocas expectativas de saber qué hacer», explicó.

«Más allá de eso, lo que funciona en la educación general no funciona para los estudiantes de educación especial. Los conceptos nuevos deben dividirse en partes manejables, enseñarse de forma aislada y practicarse mucho. Eso es realmente difícil de hacer en el aprendizaje digital, incluso si un gran maestro».

Lanya (Lane) McKittrick, una madre que vive en Seattle y que tiene IEP en tres de cuatro niños, entiende esto fundamentalmente. Dos de sus hijos del IEP son sordos y ciegos; el más joven también sufre de ansiedad y TDAH, y el tercero tiene graves problemas de aprendizaje y TDAH. McKittrick señaló que al principio ha tenido «innumerables» reuniones con los maestros y el director. Hasta ahora, el año escolar ha sido una gran inversión de energía con poco rendimiento.

Aun así, mantiene la mente abierta. McKittrick y su esposo continúan interactuando con la escuela de sus hijos para tratar de obtener más servicios que necesitan.

La pareja también ha considerado traer ayuda externa para llenar algunos de los huecos en la educación de los niños.

«La individualización es difícil cuando tienes un programa a distancia que trata de servir a todos», dijo McKittrick, quien también es analista de investigación en el Center on Reinventing Public Education. Agregó que ha estado suplicando al distrito que dé prioridad a los planes flexibles para los estudiantes con necesidades especiales y ha buscado la voluntad de la escuela o el distrito para trabajar con los padres para que el nuevo enfoque sea el correcto.

Para la mayoría de los padres de estudiantes con IEP, el nombre del juego es paciencia y aceptar que la naturaleza provisional de la educación virtual no está necesariamente diseñada para ellos.

Jessye Cohen-Filipic, psicóloga de REACH Medical y profesora asociada de psicología en Ithaca College en Ithaca, Nueva York, puso el desafío en perspectiva al describir la situación como «un trabajo en progreso que probablemente nunca será tan bueno como debería ser».

En tiempos previos a la pandemia, Cohen-Filipic dijo que su hija de 7 años tendría de tres a cinco sesiones semanales de asesoramiento, consultas de educación especial y terapia del habla, además de su experiencia en el aula de segundo grado. Ahora que la escuela ha comenzado, Cohen-Filipic y su compañera Katherine Cohen-Filipic tienen suerte si Arya participa en una de estas reuniones cada cinco días.

«Uno de los objetivos principales de su IEP es ayudar con la comunicación y las relaciones recíprocas con los compañeros», explicó Jessye Cohen-Filipic. «El funcionamiento social es clave para su éxito y su desarrollo, pero no sé cómo el aprendizaje virtual puede o facilitará eso en absoluto.

«Supongo que todos los involucrados en esto hacen lo mejor que pueden y quieren mejorar las cosas. Para nosotros, con nuestro hijo, se siente como una pregunta imposible».

Matt Villano es un escritor y editor independiente en el norte de California.