CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | Lo que 56 millones de niños y sus padres necesitan escuchar de Biden y Trump

Por Van Jones, Nisha Anand

Nota del editor: El presentador de CNN Van Jones es el fundador y miembro de la junta directiva de Dream Corps, una organización nacional sin fines de lucro que trabaja en la intersección de la reforma de la justicia penal, la economía verde y la equidad tecnológica para crear un futuro mejor para todos. Nisha Anand es la directora ejecutiva de Dream Corps. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — Si el exvicepresidente Joe Biden y el presidente Donald Trump quieren hablar de manera convincente con el pueblo estadounidense en su primer debate este martes, deben prestar atención a algo preocupante y hermoso que está sucediendo en todo el país.

A medida que los niños regresan a la escuela, los maestros, los estudiantes y los padres se unen para crear e implementar una amplia gama de soluciones para el regreso a la escuela. Más de 56 millones de niños en todo el país se enfrentan a aulas con distanciamiento físico, medias semanas y aprendizaje en línea. Sus padres y maestros también están abrumados.

El consenso preocupante en todo Estados Unidos es que la escuela no va bien. Todo el mundo está luchando. Pero algunos niños están luchando aún más, especialmente aquellos en comunidades negras, marrones y de bajos ingresos. Y todos están lidiando en lo que se siente como una falta de liderazgo en lo que respecta a las escuelas.

Si estuviéramos asesorando a los candidatos, estaríamos gritando sobre esto en cada reunión. Hay tantos problemas que enfrenta este país. La educación es donde todos se encuentran: la pandemia, las disparidades raciales (especialmente en el empleo y la educación) y nuestra economía cada vez de más de alta tecnología. Esto hace que la escuela sea un desafío para todos y simplemente imposible para muchos.

publicidad

El candidato que mejor aborde esta crisis en la educación el próximo martes encontrará millones de padres escuchando atentamente. En una era partidista, podría ser una rara oportunidad de cambiar los votos.

Eso nos lleva a la parte hermosa de esta situación: todas las ideas y el espíritu estadounidense que se puede exponer. Por ejemplo, #BackToSchoolSolutions, una coalición y movimiento amplio del que somos parte, celebró un día de acción nacional el 12 de septiembre. No fue un día nacional de denuncia. Fue un día nacional de soluciones. La mayoría de estas son soluciones que todos podemos apoyar, sin importar a quién planeemos votar el 3 de noviembre.

Un candidato inteligente se lanzaría sobre las grandes ideas nacionales, mientras elogia el ingenio de padres y maestros. En ese sentido, aquí hay algunas soluciones sobre las que nos gustaría escuchar el apoyo de los candidatos el martes:

1. Banda ancha para todos: Según un estudio reciente, 42 millones de personas en todo el país carecen de acceso adecuado a banda ancha, con hogares negros, latinos e indígenas que sufren de manera desproporcionada. Casi el 60% de los padres en hogares de bajos ingresos temen que sus hijos tengan problemas para completar sus tareas en un entorno de aprendizaje digital debido a la falta de WiFi en el hogar o dispositivos de aprendizaje adecuados. No podemos permitir que una generación entera se quede atrás, se le niegue el acceso a herramientas y recursos y se le excluya de las carreras de alta tecnología. El Congreso debe garantizar que todos los hogares en Estados Unidos tengan acceso a Internet en el próximo proyecto de ley de estímulo, a través de un crédito fiscal para el acceso de banda ancha, fondos para computadoras y enrutadores, y una moratoria sobre los cortes de los proveedores de servicios de Internet.

2. Pruebas de covid-19 para todos: un equipo de expertos en salud analizó los números y descubrió que EE.UU. necesita realizar 193 millones de pruebas cada mes para abrir escuelas de manera segura, según un informe de la Fundación Rockefeller. El informe hace una distinción importante entre las pruebas de alta precisión que tardan 12 horas o más en obtener resultados y las pruebas de menor precisión, pero con resultados rápidos. Las pruebas imperfectas de resultados rápidos aún podrían ser útiles para evaluar rápidamente los riesgos escolares, incluso si son insuficientes para los hospitales. El informe también deja en claro cuánto tenemos que hacer, elogiando al gobierno federal por las acciones recientes, pero concluyendo que los esfuerzos federales «aún no equivalen a una estrategia de pruebas a escala nacional». Los casos ya están aumentando en áreas donde los estudiantes universitarios regresaron al campus, lo que deja en claro que se necesita hacer más. En lugar de dejar a los estados por su cuenta, necesitamos una estrategia nacional de pruebas gratuitas, respaldada por importantes fondos federales para expandir nuestra infraestructura de producción y pruebas.

3. Iniciativa Nacional de Tutoría: Los estudios muestran que la tutoría puede mejorar dramáticamente los resultados de los estudiantes. Pero, por lo general, esta intervención intensiva en mano de obra y recursos solo ha sido accesible para las familias más acomodadas. Debido a la pandemia, ahora hay propuestas sobre la mesa para expandir AmeriCorps y otros programas para brindar tutoría a los estudiantes que lo necesiten. Esta solución es tan prometedora que países como Holanda y el Reino Unido ya están financiando iniciativas nacionales de tutoría. En Tennessee, el exgobernador Bill Haslam y su esposa iniciaron Tennessee Tutoring Corps, cuyo objetivo era ayudar a los niños que se quedaban atrás debido al covid-19 y, al mismo tiempo, aumentar las oportunidades laborales para los recién graduados universitarios.

Esta crisis de regreso a clases no es algo que ninguno de nosotros elegiría. Pero es una oportunidad para remodelar nuestro sistema educativo y convertirlo en uno donde el vecindario en el que vive no dicte la calidad de su educación y las oportunidades de su futuro.

Algunas partes de la política educativa pueden ser temas políticos candentes. Pero todos podemos estar de acuerdo en que los niños deberían poder seguir aprendiendo durante una pandemia, sin poner en riesgo la salud de quienes los rodean, y sin que algunos niños se queden atrás por motivos de raza o código postal. Necesitamos comenzar con las soluciones que lo harán posible y generar consenso en torno a ellas.

Estamos orgullosos de que las personas se unan para ayudar a sus comunidades. El pueblo estadounidense ya está dando un paso al frente y continuará haciéndolo. La gente puede seguir compartiendo nuestras #BackToSchoolSolutions y teniendo diálogos honestos y constantes en la ciudad, el estado y los partidos. Pero ahora es el momento de que nuestros líderes estatales y nacionales den un paso al frente también. No nos faltan soluciones ni espíritu de resolución de problemas. Simplemente nos falta liderazgo.