CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Judicial

Exsecretario de Seguridad Pública de México Genaro García Luna se declara inocente de cargos por narcotráfico en Nueva York

Por María Santana

(CNN Español) — El exsecretario de Seguridad Pública de México durante el Gobierno del expresidente Felipe Calderón, Genaro García Luna, se declaró inocente este miércoles de todos los cargos en su contra por delitos relacionados al narcotráfico, presuntamente cometidos entre 2001 y 2020.

García Luna respondió así a los cinco cargos que pesan sobre él en una corte de Nueva York. Esto incluye la presunta participación continua en una empresa criminal en la que habría supervisado o dirigido a varios coconspiradores para obtener ganancias.

Otros cargos son conspiración para obtener, importar y distribuir miles de kilogramos de cocaína en Estados Unidos, además de presuntamente haber hecho declaraciones falsas a funcionarios estadounidenses de inmigración.

Los fiscales buscan incautar todos los bienes y propiedades obtenidas por García Luna como resultado de su presunta conducta delictiva.

El exfuncionario del gabinete del expresidente Calderón tendrá una nueva audiencia el próximo 7 de diciembre.

El papel de la pandemia en el caso de Genaro García Luna

El juez Brian Cogan reiteró que se trata de un caso complejo. Y explicó que aún más por los retos y las demoras que plantea la pandemia de covid-19.

Además, la pandemia ha causado preocupación de García Luna y su equipo legal. En abril, Cogan rechazó una petición por parte del exfuncionario mexicano de permitirle salir bajo fianza de la prisión de máxima seguridad en Brooklyn, Nueva York, donde se encuentra recluido. El exsecretario de Seguridad argumentó que supuestamente corría peligro de contagiarse de coronavirus.

La audiencia de este martes, realizada de manera virtual, fue inicialmente interrumpida por un episodio lateral entre el juez y algunos periodistas. El episodio sucedió luego de que algunos de estos desoyeron inicialmente la orden de silenciar sus teléfonos. Una vez que lo hicieron, el juez reanudó la audiencia.